13 de diciembre de 2006

K.O.




Me siento como un boxeador, moviéndome rápido para intentar esquivar el golpe próximo.

A veces el ring se vuelve más duro, me siento acorralada contra las cuerdas y caigo esperando perder el sentido.

Mientras, el mundo sigue divirtiéndose alrededor, gritándome que me levante de nuevo, que siga peleando...

Voy imaginando una escena en blanco y negro, sin sonido; mientras la cámara va lenta pasando por las caras patéticas de la gente que me grita, que gesticula exageradamente porque apostó por mí y sólo quiere un triunfo...

Pero yo, con mi cara apoyada, de lado, contra la lona y con el alma sangrando, acabo cerrando los ojos mientras siento que alguien levanta el brazo de mi contrincante...
Derrotada por K.O...

9 comentarios:

Juan Cosaco dijo...

No sé porqué te sientes así, pero ten por seguro que alguien va a venir con agua y tiritas. Se pierden combates, pero no se pierde del todo hasta que se deja de seguir luchando.
Oye! igual tenemos que mejorar nuestro juego de piernas.
Ánimo!

Isabel dijo...

Es verdad,la vida es un combate con muchos asaltos...;perder uno no es importante,Juan.
Tendré que practicar mi juego de piernas ,como dices...
Ando falta de reflejos,vaya...
Esto también pasara...,ya verás.
Gracias por los ánimos y ¡salud para tí! ;-)

Hanna dijo...

Perder una batalla no significa perder la guerra.
Otro mañana vira con más colores y alegrías.
Besos, y a dormir que mañana es otro día.

Corelia dijo...

Llevo varios días leyendo tu blog , y creo que es fantástico.Considero que eres una persona con una gran riqueza personal o al menos eso es lo que transmites al leerte.
Por eso no repares en las heridas sufridas , si no en que, el tiempo todo lo cura y lo que hoy es dolor, mañana será un recuerdo que ya no dolerá.
Un beso

Isabel dijo...

Hanna: Llevas razón, Hanna;aunque a veces cueste asimilar que la alegría la fabricamos nosotros mismos...
Gracias por los ánimos.

Corelia: Gracias por leerme,lo primero;lo segundo gracias por tus amables y motivadoras palabras, y por último tengo que darte la razón,porque muchas veces me gusta recordar esta frase de A. Gala que dice: "la felicidad es darse cuenta que nada es demasiado importante"
Así que "agua pasada no mueve molino"...;intentemos aligerar nuestro equipaje un poco más cada día;aunque no sea facil,no es imposible,¿verdad?
Con personas asi, todo se asimila mejor...Un placer tu visita.

sofia dijo...

nunca entendí el boxeo..encima lo llaman deporte?.. no sé no sé..lo cotidiano está repleto de enfrentamientos, con los que luchamos ..y terminamos peleando con nosotros mismos...que desgaste
:)te pongo una tirita...

Isabel dijo...

Tu tirita me vino estupendamente,Sofía.Muchas gracias;por tu visita también...

Yo solo usé el boxeo como metáfora,evidentemente;no comparto esa afición,pero respeto los gustos...

Voy superándo el bajón...
Gracias a todos los que me ayudáis...
Besos.

el buho rojo dijo...

Las derrotas nos hacen valorar más las victorias...

Si conocemos el bien, es por que existe el mal... si conocemos la luz, es por que hay sombra... si nos derrotan, es por que hay posibilidad de triunfar... pero nadie dijo que fuese fácil... ni tampoco imposible...

Estoy convencido que, sea lo que sea, tú eres más fuerte...

Suerte

Isabel dijo...

Podemos ser como el ave Fénix y decidir salir adelante,valorando lo perdido o lo ganado;porque en la vida nos jugamos todo a una carta...
¿Sabías que la fuerza(de ánimo) es contagiosa?Gracias...
Un abrazo,Pablo.