17 de enero de 2007

En blanco y negro...




Me encantan las películas antiguas,llenas de estrellas que vimos envejecer,con encanto y estilo propio;que amaban como nunca,besaban como nadie y miraban con ojos que dejaban la respiración entrecortada...

Primeros planos llenos de sombras,cigarros que se consumen,bocas que se unen y personajes que aguardan,nieblas que nunca se despejan,sombreros que cubren las caras...
Siempre quiero volver a ese cine de mi recuerdo,a esas escenas que nunca acaban porque quedan en las salas de cine perdidas,en los carteles de estrenos almacenados,en los archivos de imágenes eternas,en las miradas que las vieron una y otra vez.
Amo ese cine porque inundó mi vida de estrellas que no sólo estaban en el cielo que solía mirar,sino en cada escena que tan intensamente vivía y que hoy ,por suerte,sigo descubriendo...

2 comentarios:

Candela dijo...

Sobre todo porque fueron vistas en un tiempo que soñar, por la edad, seguramente, era maravilloso ¿verdad?

De todas formas el cine en blanco y negro pone a las historias un puntito de nostalgia, de ayer, de ensoñación, melancolía y ¿por que no? de miedo; nada como una película de intriga en estos dos colores.

Con cariño

Isabel dijo...

Candela ,para soñar no hay edad concreta;yo aún pretendo seguir haciéndolo durante mucho,mucho tiempo...
Pero seguro que muchas veces lo haré en blanco y negro... :-)