27 de enero de 2007

Eva


Tengo miedo de encontrarme con una manzana podrida, de mezclarme con ella.

Lo único que me enorgullece es haberte ofrecido mi bocado exquisito, mi dulzor para saciar tu hambre, ácida y ávida de dentelladas que colmaran tu vida.

A veces me dejaba colgar al sol de tu mediodía; mientras tus palabras me maduraban y enrojecían mis mejillas.

No he conocido más sombra que la tuya; ni más primavera que tu fuerza.
Mi fruto germinó mientras tus palabras me llovían mansamente.

Como el alma madura ya estoy a punto de caer y soltarme de las ramas.
Quiero ser la única fruta que haya logrado tentarte.

9 comentarios:

palabras con ningun sentido dijo...

quien pudiera ser fruto maduro para saciar el hambre y la sed de la persona amada!
Te dejo mi saludo cariñoso.
Bello poema

sofia dijo...

puff, verdaderamente generosa tentación

Amor dijo...

Lo que os pasa a las frutas es que cuando os ponéis delante dan ganas de morderos. El que avisa no es traidor, es
Amor

Isabel dijo...

Amor: Dicen que "el espíritu está pronto,pero la carne es débil";aunque eso nunca es excusa para morder nada...
Gracias por la visita.

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

.. es como un misterio éste de la exclusividad en el amor.. y sin embargo, ¿no es cierto que queremos ser amados así?..
.. saludos

Isabel dijo...

No soy una ilusa,pero confieso que me gusta ser amada así,Poeta...
Buen domingo...Un beso.

nadaquedemostrar dijo...

...sorpresa es decubrir tu blog...hermosísimo!

Que tengas un buen domingo!

Gwynette dijo...

Ostras, acabo de leer: "Blog sin humo"..y perdón ! ya he apagado el cigarrillo :-)

Pues si, una cosa es la poesía o la prosa poética -que suerte tenemos que esté inventada!- y la otra la puñetera realidad..que no decaiga, hermosa !
Cariños de alcachofa

Isabel dijo...

Gwynette: Gracias por contribuir a una atmósfera más limpia y salubre..jeje.Gracias.:-)

La puñetera realidad ,casi siempre nos da con la puerta en las narices,no siempre,por suerte ;por pedir que no quede,¿no? ;-)
Besos para tí también.