11 de enero de 2007

Maleducados


No soporto cierta actitud en algunas personas...Esta mañana entré en una pequeña sala de espera de una consulta médica, sólo existían seis asientos, que estaban ocupados por cuatro personas; respecto a los otros dos, uno de ellos lo ocupaba un abrigo, el otro un pequeño bolso de mano del caballero que estaba sentado al lado.

Dicho señor leía tranquilamente la prensa, yo iba acompañando a una persona mayor, imaginé que alguno de los allí presentes quitarían sus pertenencias y dejarían libre alguno de los dos asientos ocupados por sus objetos.

Tras una prudente espera, y al comprobar que nadie se mostraba interesado, decidí preguntar si en realidad estaban ocupados por alguna persona, de manera que uno de los señores ,totalmente indiferente y desinteresado en mi pregunta, sin responder absolutamente nada ,extendió su brazo y de manera desganada quitó su pequeño bolso de mano que ocupaba dicho asiento.

Tras mi pregunta el segundo señor decidió quitar su abrigo también y ofrecerme el asiento correspondiente.
Amablemente le di las gracias y le dije que solo necesitaba uno para el señor que me acompañaba.

Evidentemente, aquí hay dos actitudes distintas, cada uno de ellos actuó de forma diferente.
No digo que tengamos que ser exquisitos en el trato con todo el mundo, pero repito, no soporto la actitud de indiferencia y hasta cierto punto egoísmo de algunas personas.
Quien lo es en lo poco, no quiero imaginar cómo debe ser en lo mucho.

En otra ocasión, durante un trayecto de hora y media en avión, tuvo mi compañero de viaje que soportar a un señor repleto de comodidad y que sobrepasaba su límite de espacio como ocupante de su asiento, incluido un espléndido cruce de piernas;además mientras hacia crucigramas continuaba prácticamente apoyado sobre mi compañero, que estaba sentado en el asiento central de los tres que formaban la fila.

Evidentemente el lenguaje corporal de mi compañero evidenciaba una expresiva actitud de molestia, pero el señor no se daba por aludido de ninguna manera; ni por supuesto cambió de actitud durante todo el trayecto.

Imagino que por no tener unas palabras de más con él durante el corto viaje, mi compañero decidió soportar su exceso durante todo el incómodo trayecto, no sólo por la estrechez forzada, sino más bien por la falta de un comportamiento correcto de quienes no saben que existen más personas además de ellos mismos.

Sobre este tema se podría hablar mucho, porque, por desgracia, la grosería o la mala educación están ahí y ocupan un lugar en la sociedad actual.

Todos hemos podido experimentar actitudes poco afortunadas, pero a pesar de que este asunto se puede estar convirtiendo en algo habitual, a mí, personalmente, me parece sólo cuestión de una mala educación manifiesta.

6 comentarios:

Candela dijo...

Es cuestión de educación solo de sos. De lo que te han enseñado e inculcado en tú educación, en casa, en el colegio...

sofia dijo...

pasotismo total, lo que peor llevo son los empujones y aqui en este pais, como nadie se dan mochilazos, bolsazos, codazos, pisotones, te cierran puertas en la narices,, sigo? recomiendo salgais con armadura medieval, ya vereis como se apartan

el buho rojo dijo...

Cierto, es "sólo" cuestión de educación... cada día nos creemos con más derechos y menos obligaciones... Pero no creo que la paciencia sea una buena práctica para enmendar esto, si no hacer un delicado comentario, como el que has podido hacer tú, de que nuestros derechos como persona, están, por ejemplo, por encima de los de un bolso.
Una utopía más??? me temo que si no lo es, falta poco...

El detective amaestrado dijo...

La mala educación empieza a ser rasgo distintivo de ciertas clases sociales, y no precisamente las mas desfavorecidas únicamente

Juan Cosaco dijo...

Esa es la verdadera educación, el respeto y el tener en cuenta a los demás.
Pero claro, hay muchos que piensan que por saber cuál es el cubierto del pescado o la copa del brandy ya son educados...
Salud!

Isabel dijo...

Creo que todos sabemos de lo que estamos hablando,por suerte.
Hablamos de que la buena educación no está relacionada con la sabiduria o el poder adquisitivo,sin embargo parece un artículo de lujo que pocos puedan adquirir.
Gracias por comprender...