12 de enero de 2007

¡ No !


Nunca aprendí bien a decir "no"; esa palabra tan importante que separa mi voluntad de la de los demás.

Me juega sucio cuando la tengo en la mente, se vuelve blanda y decididamente difícil cuando intenta salir de mi boca.

Me doy unos cursos para disciplinarla, la ejercito siempre con quien no debo, para quedarse después, airosa, reposando sobre mi lengua.

Siempre estoy otorgándole una segunda, tercera o cuarta oportunidad; pero pago facturas demasiado altas por ellas.

¡Tan pequeña como es y cuánto vale!
No quiero hipotecar mi voluntad, ni ser siempre la afirmación que escuchan los otros.
Voy a cultivar "noes", dedicarme a ello en alma y cuerpo, para no vivir negándome a la evidencia de ir renegándome.

Un monosílabo que dinamita mi rebeldía , me provoca una masacre de rabia, para rendirme después con mi blanca bandera de la condescendencia.
Un misil disparado que me aplasta con su propia propulsión.

Quiero una máquina de fuego saliendo de mi boca para abrasar al contrario, quemando sus ansias dominantes para poder decir ,al fin, mi propio "no" victorioso, manchado con las de cenizas de las voluntades ajenas.

2 comentarios:

el buho rojo dijo...

Toda la razón... siendo tan fácil de pronunciar, que difícil es de decir, aunque la oigamos cientos de veces al día, ¿no???

Precioso dibujo...

Candela dijo...

Y te sientes utilizada, ridicula, tonta por no saber decir "NO".

Y cuando lo logras decir... ay cuando sale un no rotundo el mundo se tambalea y te pueden tachar de rara.

Un beso y gracias por la música.