15 de enero de 2007

¿A quién le importa?



Hoy me he puesto a observar a las personas que nos cruzamos: son distintos, dispersos, conocidos, reunidos, difusos, distanciados; perdone, por favor, espere un momento, pase, gracias, hola, adiós, hasta luego...

Apenas nada que ver unos con otros; nada nos importan, en verdad, si no nos afectan a nuestros sentimientos.
Vamos paralelos, oblicuos, opuestos, en contra, a favor.

Convivimos típicamente, soportamos lugares comunes; simpatía, empatía, antipatía, indiferencia, afectos.
Comunidades donde nos vemos a diario, transportes en donde confluyen nuestros trayectos; miradas desconocidas preguntándonos de dónde vienen y hacia dónde van,
¿Acaso nos importa?

Como un hormiguero gigante donde cada cual cumple su función, como una colmena diferente donde no toleramos que nos impongan una abeja reina.
Casas, pueblos, comarcas, ciudades, estados...; para terminar con otra frontera más.
Sabemos unirnos, sabemos separarnos. Ponemos reglas que nunca se cumplen. Tratados que nunca leemos. Pactos que son olvidados.

Abrimos puertas y las cerramos.
Nos agregamos, asociamos, nos defendemos, organizamos, nos evitamos, manifestamos, nos acercamos y distanciamos...

Todo ocurre entre nosotros; somos una civilización cercana o tirana.
Todos vivimos en el mismo planeta y, sin embargo, ¿a cuántos, realmente, le importamos?
¿Cuántos nos importan?
¿A quién le importa?...

14 comentarios:

Capitán Ahab dijo...

Es lo de siempre estamos acompañados pero a la vez solos. Está bien que no te importe mucho, o por lo menos no te tortures con ello. Lo importante es preocuparse por al gente que lo merece porque te lo ha demostrado.

saludos

OneJordan23 dijo...

Tal que autómatas y como bien escribes nos desplazamos por caminos y senderos establecidos. Sean los que conducen a otro destino o en lo contrario los que te hunden más en tus problemas, pero, ¿a quién le importa ?
Un saludo.

Isabel dijo...

Bienvenido a bordo,Capitan Ahab.
En verdad, me importa bastante que nos importemos tan poco,pero de vez en cuado me tengo que bajar de mi utopia y pisar tierra,gracias los que me importan...

Igualmente sea bienvenido a mi casa, Onejordan23;importarle a alguien más cada dia es ya una recompensa...
¡Vuelvan cuando les apetezca!
Gracias por vuestros comentarios:-)

el buho rojo dijo...

Discrepo... Por fin una nota discordante, aunque sé que tienes razón, pero imaginemos una cosa... dentro de toda esa monotonía, dentro de toda esa inderencia anodina, de repente, alguien tropieza y cae... instintivamente todos se dirigen a esa persona con el propósito de ayudar (al menos la mayoría)... No, nos importamos por que no hay nada que, en principio necesitemos, pero estamos ahí y nos sentimos, algunas veces, acurrucados entre la desconocida multitud... por que nosotros formamos también parte de ella.

Un saludo

sofia dijo...

si, yo también he notado esa colaboración...a mi si me importan las personas...si he visto unidad en momentos necesarios(no se me olvidará el 11M como importante ejemplo)

Isabel dijo...

Bien ,nos importamos cuando algo nos hace reaccionar.
Eso es lo que demostramos.

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

..de forma practica cada día creo más en lo que puedo hacer en mi pequeño mundo.. el otro, aunque me importe, me queda como muy grande..

Candela dijo...

En el articulo tuyo de tu visita a ese pueblo y la calidez de sus gente te demuestran que todavía nos importamos. Estamos demasiado encerrados en esta sociedad fría y calculadora. Demasiados relojes, poco tiempo para la charla intrascendente, para preguntar por el tiempo o acariciar el perro del vecino.

Pero si se comienza a charlar en la cola del súper, en el bus, o en la peluquería nos llevaríamos más de una sorpresa; el ser humano está demasiado solo para perder alguna oportunidad de hablar.

Con cariño

Isabel dijo...

Poeta de las colinas solitarias: Creo que tu actitud es la más lógica;el "otro" mundo nos parece un ente que no podemos abarcar sólo con dos brazos;tal vez por eso mismo,porque la medida de nuestras posibilidades se marca con la distancia hasta donde ambos brazos alcanzan.
Más allá parece estar fuera de nuestras posibilidades.Gracias por tu comentario.Hasta otra.

Candela: ¡Cuánta razón llevas!Tal vez no nos hace falta mirar tan lejos,sino mucho más cerca...
Prestar un poco de más atención a los que tenemos delante tampoco es tan difícil.
A veces miramos tanto el bosque que no distinguimos los árboles que lo componen.
Un beso y ,nuevamente, gracias por estar aquí opinando.

Juan Cosaco dijo...

A mi me importa. Mucho.

Isabel dijo...

Tal vez tú no seas de este mundo,Juan,sino del próximo. :-)

Hanna dijo...

Me importa, me importa y mucho, por eso me da rabia como algunos tiran partido de eso.

Juan Cosaco dijo...

Me importa lo que me importa, porque no quiero que sea cualquier cosa.
Me importa lo que importamos de otros, y lo que exportamos, porque nuestras ideas no son mis ideas, son nuestras.
Me importa que haya tantos a los que no les importen muchas cosas, porque dentro de esos tantos hay amigos, familiares e inocentes lejanos.
En resumen, me importa!!!!

Gwynette dijo...

Hay una cosa curiosa que pasa en las grandes ciudades, sales a pasear al perro y olisquea a una perra que se cruza, y allí están ellos dos en su mundo de olores. las correas se entrelazan y los dueños de los perros se azoran y si pueden...no se cruzan palabra..es raro, no ?

abracitos de alcachofa