19 de febrero de 2007

El hombre en busca de sentido (Fragmento)

Aceptando el ofrecimiento que me hace Sofía en su blog para que publique en este espacio algún fragmento de un libro,he decidido extraerlo de esta obra, titulada “El hombre en busca de sentido”,de Viktor E. Frankl.


Tal vez porque es un libro que me impactó y donde aprendí un sentido distinto del concepto de “libertad humana”.

A veces lo mejor de un libro se reduce, tan sólo, a unas pocas palabras que nos enseñan, sin embargo, algo válido para toda nuestra vida.

Por eso, especialmente, algunos libros nos dejan una huella difícil de borrar.

El fragmento es éste:

"Los que estuvimos en campos de concentración recordamos a los hombres que iban de barracón en barracón consolando a los demás,dándoles el último trozo de pan que les quedaba.
Puede que fueran pocos en número,pero ofrecían pruebas suficientes de que al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas- la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias- para decidir su propio camino.

Y allí siempre habia ocasiones para elegir. A diario,a todas horas,se ofrecía la oportunidad de tomar una decisión,decisión que determinaba si uno se sometería o no a las fuerzas que amenazaban con arrebatarle su yo más íntimo,la libertad interna;que determinaban si uno iba o no iba a ser el juguete de las circunstancias,renunciando a la libertad y a la dignidad,para dejarse moldear hasta convertirse en un recluso típico."

5 comentarios:

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

.. la fuerza y la lucha humana resistiendo para no perder lo más valioso que quizás tiene, la libertad y la dignidad, es algo que siempre me ha impresionado y que me conmueve..

almena dijo...

No conocía este título, pero es realmente ilustrativo el fragmento que acompañas.
El hombre, sus luces y sus sombras, la forma en que administra su libre albedrío...

Un abrazo!

marcia dijo...

"El hombre en busca de sentido", como tu bién dices un libro que deja huellas profundas. Cuando lo leí cambio mi paradigma tanto personal como profesional. fué tan profunda la huella que dejo en mí que desde entonces comence a aprender a construir mi realidad desde este paradigma, y debo reconocer, que fué una gran elección


cariños

Pere dijo...

La imagen es impresionante, como también lo es la capacidad del ser humano para generar horror. El texto me ha parecido conmovedor y me ha recordado un libro de Primo Levi que leí hace algún tiempo: "Si esto es un hombre", primero de la trilogía que escribió sobre los campos de exterminio. Un saludo.

Juan Cosaco dijo...

Efectivamente, el hombre puede llegar a ser tan grande como para que no le arrebaten lo más humano: la libertad.
Y yo pienso que no tendremos libertad hasta que dejen de existir los esclavos y los campos de concenctración.