15 de febrero de 2007

Una larga lista...

Empecé a oír lentamente una voz que nombraba personas, una lista de seres que no conocía; personas que, al escuchar su nombre, no me decían nada.
Una lista de tantas, listas para cualquier cosa, sólo nombres que son desconocidos para mí, ninguno me suena, a ninguno conozco; nombres españoles, extranjeros,ajenos...


Van lentamente repitiéndolos uno a uno; me parecen seres indiferentes, sin embargo ya conozco sus nombres.
Pero sé algo más de ellos; sé mucho más.
Sigo escuchando, presto atención a cada uno de ellos, mientras mi voz se ahoga en mi interior...
¡Son tantos...!
Todos los sonidos que van llenando mis oídos, cada letra, cada palabra, cada apellido que antes no conocía, ahora los reconozco; son todos los que me provocan sentimiento de dolor, de rabia, de indignación.
¡Son tantos!...
Una vez terminada la lista de los nombrados permanezco muda; parece que me hayan contado cada uno de ellos sus vidas y nos conociéramos desde siempre.
Ahora no son seres anónimos, son parte de lo que he vivido, parte de la parte que me toca, parte de unas familias, parte de todos nosotros.
Han sido ciento noventa y una vidas por contar. Fueron ciento noventa y una vidas por vivir...
Ellos son los que, en el primer día del juicio por el 11- M, están aún muy vivos en el pensamiento de todos nosotros.
La única justicia, ya imposible, es que no hubieran muerto.
Casi dos mil personas fueron las afectadas, en realidad los afectados fuimos y somos todos.
Hoy todos empezaremos a revivir de nuevo el mismo infierno junto a sus familiares.

5 comentarios:

nadaquedemostrar dijo...

...sentirnos uno frente al dolor inmenso ...y estrecharnos en un abrazo.

LlunA dijo...

Tan ciertas tus palabras...este tipo de sucesos no dejan indiferente a nadie

Itoitz dijo...

Fatídico 11 M, el mayor genocidio en Europa en este recién inaugurado siglo XXI. Atrás había quedado en la memoria la desolación de los miles de muertos en los Balcanes, y en las guerras mundiales que asolaron el continente.
Ni en Vietnam, ni en Bosnia, ni en Bagdad, ni en Madrid. ¿Por qué siempre los inocentes pagan las guerras de fanáticos y militares?
Occidente ha devastado países a su antojo, la venganza de estas regiones ha asesinado a miles de inocentes en nuestros países, y en cualquiera de los casos siempre los humildes civiles pagan los delitos de sus ejércitos y gobernantes. No mas guerras, no mas sangre.
Solidaridad a todos los familiares y heridos del mundo.

marcia dijo...

un gran abrazo desde el sur del mundo

cariños

pere dijo...

Sólo queda esperar que la justicia cumpla con su papel y pasemos una página de horror escrita con sangre.