18 de marzo de 2007

El pasado contínuo...

La taza me temblaba más de la cuenta esa mañana, pero no deseaba prestarle atención; simplemente lo sabía y eso mismo me calmaba.

Era consciente que había situaciones que era mejor afrontar con serenidad.
A veces había temido que una circunstancia así me llegara, pero cuando hablé con el médico me sentí capaz de controlarme, tan fría como si hubiera ensayado un millón de veces la misma escena; tal vez porque ahora sabía a qué me enfrentaba. Ahora sabía la verdad.

Desesperarse era lo más fácil, pero también lo menos práctico.
Eso no estaba hecho para mí, que solía afrontar con cierta serenidad mi vida; sin embargo, desde ese justo momento, sentí sobre mi cabeza un enorme reloj de arena que iba velozmente dejándola escurrir por ese fino embudo por donde atraviesan mis más dolorosas angustias…

- Sólo unos meses de vida – me repetía una y otra vez, mientras me dirigía de nuevo a la habitación del hospital donde mi madre permanecía ingresada.

No era fácil en ese momento poner cara de póquer y decirle, ante su total ignorancia:
- mamá, sólo he salido a preguntar qué pastilla era la que debías tomar esta noche…-
Dos meses después, la arena del reloj había dejado de caer…





(Mi apoyo y solidaridad para todas esas personas que han vivido experiencias similares a la mía,lamentablemente; ya hace algunos años que la viví,pero esta enfermedad no concede treguas.
Prevenir es nuestra mejor opción.)

15 comentarios:

Itoitz dijo...

Una salud demasiado espléndida es inquietante, pues su vecina, la enfermedad, está pronto siempre a abatirla. de todas formas la investigación de las enfermedades ha avanzado tanto que cada vez es más difícil encontrar a alguien que esté completamente sano.
Un abrazo.

JuanMa dijo...

Es más fácil mantener la serenidad cuando e pasa a tí que cuando le pasa a alguien a quien quieres.
Un abrazo.

nadaquedemostrar dijo...

...tengo la sensación que me produjo saber la verdad y cuidar de que ella no la supiera. Se invirtieron los papeles y yo fui su mami durante aquel tiempo...muy duro. Mucho.

...y yo ahora no puedo ni continuar este comment.

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

.. aunque sepamos que la muerte forma, irremediablemnte, parte de esta vida.. .. por mucho que ensayemos, cuando llega, y sentimos que no podemos detener esos granos de arena, que caen cada vez más velozmente sobre nuestros seres más queridos, sin poder detenerlos.. uff..
.. un abrazo solidario, amiga.. que extiendo a nadaquedemostrar..

almena dijo...

También uno al tuyo mi apoyo solidario.

Y te envío mi abrazo

Gwynette dijo...

si, yo también pasé por la misma experiencia con mi padre..mucho dolor y mucho amor, le pude decir en unos meses lo que no le habia dicho en la vida..cuanto, cuantísimo lo quería..
Cariños de alcachofa

Anónimo dijo...

Querida amiga, sé por lo que pasaste muy bien, tal vez porque como sabes, yo también viví esa situación, y "marca" y hace "madurar" y nos acerca a la persona amada y hace valorar la vida y los instantes de felicidad con las personas que quieres. Y por eso, hoy eres como eres, una mujer excepcional, con unos sólidos pilares en tu vida y en tu escala de valores. Un abrazo de cariño y de apoyo. Tqm. Tu amiga Margarita

Isabel dijo...

Alberto,verdad es que cada día es más fácil encontrar desperfectos en esta humana construcción nuestra,tanto es el avance de la ciencia descubriendo cosas nuevas;pero sin emabrgo la propia naturaleza sigue siendo tan sabia como para no dejarse controlar fácilmente.
La rebeldía de algunas enfermedades son manifiestas e, inclusive ,algunas de las que creíamos ya erradicadas,vuelven a hacer acto de presencia...
No es fácil,nada fácil hallar la formula mágica,amigo.
Gracias y un abrazo.

Juanma,eso que dices depende del caracter de cada uno.
Yo, por ejemplo, llevo mucho mejor lo de los demás que lo mío propio.Será que me se siento demasiado vulnerable..,en fin,esperemos que no tenga que comprobarlo en muchas ocasiones.Un besote.

Bea,lamento haber tocado tu dolor;creo que los que hemos pasado por esa terrible experiencia,llevamos la huella marcada para siempre,pero reconoce que éso nos ha hecho más fuertes,aunque no recuperemos lo perdido,amiga.Un beso sabiendo bien lo que sientes...

Thoti,hay cosas que ocurren de manera inesperada,pero que nos ponen los pies en la tierra para toda la vida...Un beso,amigo y gracias.


Almena,te agradezco tu apoyo,pero recuerda que es algo que nos acecha a todos,asi que ni se te ocura bajar la guardia...
Lo mejor es la prevención,ya sabes.Mientras disfruta todo lo que puedas,como intento hacer yo...Un beso.

Gwynette,qué manera de condensar y comprimir todo lo que hubiéramos querido para toda una vida en unos pocos meses,¿verdad?...
Pero esa misma intensidad nos abrió los ojos para valorar todo lo que vale vivir un sólo día;tal vez sea lo único bueno que pudimos sacar de todo...
Un beso enorme y vive,como seguro sabes hacerlo...;-)

Magarita,te doy las gracias porque aún sabiendo que tú has pasado por el mismo doloroso sentimiento,eres capaz de demostrar todo lo que se puede crecer en circunstancias así.
Siempre derrochando calidad humana,amiga mia...
Eres única.Un besazo enorme y te quiero muchísimo.Cuídate y disfruta mucho;siempre antes que tarde... ;-)

LlunA dijo...

la vida trae a veces duras vivencias...tristemente casi todas las personas, creo, pasamos por situaciones como esta...y no sé si sirven las palabras...
Un beso

El búho rojo dijo...

Me hago una idea...

Pero recuerda que la vida es como un libro. Tiene principio y tiene final. Lo realmente importante, es el contenido, ese grato sabor que te deja de haber sido protagonista de esa historia, ese recuerdo permanente que queda en tí...

Estoy convencido que por mucho tiempo que pase, no sólo el final de la historia, si no lo más hermoso de toda ella, te acompañará constantemente...

Un beso.

ahhh dijo...

sólo un abrazo grande para todos lo que han pasado por ello y para los que, irremediablemente, pasaremos por ello...

No podremos detener el reloj, pero sí disfrutar de cada granito de arena...

Juan Cosaco dijo...

Un beso y un recuerdo.

Lis dijo...

me estremeces, desde lo profundo, a veces tengo miedo...

un abracito

elangeldelasmilvioletas dijo...

me ha encantado el texto...ha sido muy bonito, y muy sentido. muchos besos y un abrazo grande.

Frank Nicotine dijo...

Este post tiene el mismo tono del último que comenté, ¿a qué vienen esos recuerdos?, últimamente andas algo "vulnerable", o al menos es lo que parece. Pienso que despues de estar en las fauces del mundo, lo mejor que podemos hacer es esquivar los colmillos y tratar de que nos trague enteros; ya cuando estemos adentro va a ver el muy hijop...Un beso y medio sandwich de jamón.