14 de marzo de 2007

El triste recuerdo del exilio...


Pau Casals


NOSTALGIA


Como río que pierde sus riberas
mi corazón invades. Yo te siento
en cuanto se repliega el pensamiento
hacia sus más recónditas laderas.

Quema tu paso, queman tus hogueras
y la razón se queda sin sustento.
El alma la modela el sentimiento
y se exaltan las viejas primaveras.

¡Oh ciega fuente de melancolías
que se lleva tan sólo nuestro olvido
y nos deja tan sólo la tristeza!

¡Cómo mueres en mí todos los días
y en tu niebla recobra su sentido
la España a la que vuelvo la cabeza!

(Adolfo Sánchez Vázquez)

9 comentarios:

Itoitz dijo...

El hecho de ser habitados por una nostalgia incomprensible sería, al fin y al cabo, el indicio de que hay un retorno del exilio.

Race Point dijo...

Isabel, aqui te envío este poema:
EL PUEBLO QUE TE LLAMA de Consuelo Hernandez, con el que me identifique mucho.

Más lejos
distante allí me tocas,
me sigues me invitas al regreso.
Resisto lucho contigo cuerpo a cuerpo contra tu llamado.

Me ofreces campos de salvajes potros
árboles que no tocó la nieve
ni castigó el otoño
espacios más amargos que el sabor a peligro
y seres que beben catástrofes y deseos.

Esa tierra me lleva en sus entrañas
donde están mis raíces
donde fui plantada y ahora esta locura de Nueva York
me circunda,
me asfixia,
me enloquece...

Confundida quiero gritar...
las luces agotan mi vida
los edificios me ahogan
las sirenas hieren los oídos
las calles plagadas de ambulancias...

Aquí deambulo
Extraña, atomizada
rama cuyo árbol está lejos
liquen que me cruza flor sin savia.

Oigo tu voz que me llama
desde el fondo del océano
"¡vuelve a casa!"
(y el miedo agrieta la piel bronceada luna)

Allí te espera el árbol que te habita
quizás nunca brille en tu morada
nunca fuiste a la India ni al Perú
no fue verdad España o Suiza
nunca vieron tus ojos Torre Eiffel
ni te aficionaste a la zoofagia
con los pobladores del mar
en los restaurantes de Lisboa
Estambul nunca estuvo bajo tus pies
y no es cierto que vivas en Nueva York.

Sigues allá plantada
acacia en tu pequeña aldea
madera que cruje en las manos de tu padre envejecido
enorme laurel donde la abuela fijaba sus secretos.

Estás triste de sombras y recuerdos
este mundo jamás te ha sido cómodo
los hados no dieron razón de tu existencia
interrogas
escuchas los gallos
miras los astros
calculas los números
lees tu diario
las intrincadas líneas de tus manos
y sólo oyes el silencio
gritando al fondo de tu sangre
que nunca quisiste venir a este mundo.

Has dado tanta vuelta buscándote a ti misma
y sólo migajas recoges de esa infinita errancia
tanta arena masticada para tan poca cosa
tan largo camino de nubes polvorosas
y no te has movido del pueblo que te llama.

Un abrazo.
anna.

Frank Nicotine dijo...

¿Es un momento lírico o te pasa algo...usualmente estas lanzando loas entre cánticos y sonidos de la selva a todo lo que se mueve..
Y en cuanto al tema no planteado pero tal vez sugerido, pienso que la melancolía es útil, tal vez, para dotar de belleza una décima o un endecasílabo, pero, en últimas, es una carga para la batalla diaria.

Isabel dijo...

Alberto, de alguna manera cada vez que uno siente esa nostalgia por tantas cosas dejadas atrás uno vuelve a sus orígenes con el alma...Un abrazo.

Anna,tú debes conocer bien ese sentimiento tan vivo;yo pienso en él porque no deseo que nadie tenga que conocerlo a la fuerza...

Frank, no me pasa personalmente nada,por suerte;pero estos últimos días he vuelto a ver y oír cosas que me han hecho recordar una triste época ¿ya? pasada en España.
Me hiela la sangre todo esto...
La añoranza de la propia tierra puede ser una carga ,pero a veces es el único estímulo para vivir lejos de ella...
Yo me siento afortunada,pero no creo que vea la vida sólo color de rosa,¿no?.Un abrazo.

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

.. Isabel, creo que tienes derecho, como cualquiera, a sentir como te parezca y a expresarte como te sientes en este, o en cualquier momento.. en esos mínimos, creo que estaremos de acuerdo todos..
.. cualquier sentimiento es digno de ser expresado..
.. seas de donde seas, mi deseo es que aquí te encuentres tan gusto como en casa, y si no es así que te acerques lo máximo posible..
.. besitos..

Isabel dijo...

Thoti,gracias por tus palabras,lo primero;también decirte que yo nací aquí en España,pero eso no me impide tener la satisfacción de recordar a tantos que tuvieron que abandonar su país por causas ajenas a su voluntad;incluso hoy tengo el orgullo de relacionarme con nietos de aquellos que un día , muy a su pesar,tuvieron que marcharse a otros paises.

El búho rojo dijo...

Sigo estando en la misma rama... siempre hay un lugar para la charla...

Sería bueno cambiar el otoño por la primavera... es más afín con el tiempo, no crees???

Candela dijo...

La nostalgia surge y te asalta por cualquier cosa: el roce de unas manos, el olor del viento, allí en tu patria lejana; el olor del agua del mar del último verano, la línea de un verso recordada; una abuela, en la lejanía que no puede abrazar a su hijo y su primer nieto...

Nostalgia, nombre de mujer que te agarrota de vez en vez el alma.

Un beso

Isabel dijo...

Pablo,te ha gustado mi cambio climatológico? ;-)
No cambies de rama,de acuerdo?:-)
Un abrazo.

Candela,qué bonito todo lo que escribiste y describiste...
Se nota que a veces también la sientes tú...
Por cierto,¿tuviste problemas para dejar el comentario?Aparecieron cuatro iguales...,borré los sobrantes.Un besote y gracias.