21 de marzo de 2007

Pasen por caja...

Me pongo en fila para abonar una prenda en un centro comercial, tras haber preguntado, con anterioridad, a la persona que me precedía si ella era la última.
Una vez confirmado, espero pacientemente mi turno, mientras observo a una mujer de mediana edad que se sitúa en paralelo junto a los primeros de la fila.


Rápidamente intuí que no tenía intención de esperar su turno, el cual desde luego ni lo había pedido.
Yo no tenía ninguna prisa, e incluso hay veces que me gusta observar el comportamiento de los demás, porque una aprende, y mucho, con este tipo de cosas sobre las diferentes clases de personas que nos circundan…

Nadie se preocupaba de ella, evidentemente ninguno sentía amenazado el orden que ocupaba, de lo contrario alguien habría hecho algún comentario, como es lo usual en estos casos…

Yo sí me estaba dando cuenta que a cada paso que avanzaba la cola en cuestión, ella se iba quedando justo a mi lado, e incluso me miraba con cierta prepotencia, casi dando a entender que por supuesto yo no iba a “colarme” delante de ella; como si, en ese caso, ella hubiera hecho las cosas como se debieran hacer y tuviera todo el derecho a estar en el lugar donde estaba.

Yo nunca he sido una persona imprudente ni impaciente, me dan igual unos minutos más o menos de espera en estos casos; pero debo reconocer que mientras la cola iba avanzando, entre ella y yo no había nada más que miradas, ninguna palabra…
Ella parecía retarme para no dejarme pasar al llegar a la caja; lo que ella no sabía es que yo, amablemente, le pensaba ceder el paso, sin problema alguno.

Creo que las cosas sólo hay una manera de hacerlas; es hacerlas bien, correctamente y con educación.
No os podéis imaginar todo lo que disfruté mientras la notaba inquieta, pensando que yo pudiera adelantarme a sus evidentes propósitos…
Nada más lejano, por supuesto, de la realidad…

Si indudablemente nos remitimos al hecho de hacer bien las cosas, el primer lugar me correspondía a mí que llegué primero, pregunté y me situé correctamente; ella que llegó después no se percató de tal suceso, ni creo que le importase mucho debido a la habilidad y empeño que demostraba por salir airosa de tal "entuerto"…

En estos casos, que por desgracia son tan comunes, sólo puedo hacer una cosa, y es lo que suelo hacer por norma; dejar pasar a la persona en cuestión como si ella hubiera supuestamente "ganado"; mientras que yo, habiendo disfrutado de dicha observación y sonriendo por dentro, vivo las circunstancias sintiéndome encantada de no ser una persona con tan absurdos retos.

Sin mediar palabra alguna entre ambas, cuando íbamos llegando a la caja ella fue tomando posición preferente para entregar sus prendas con celeridad, y con cara de satisfacción las dejó, antes que yo evidentemente, sobre el mostrador de caja ante la señorita que atendía…
Y yo mientras disfrutando del espectáculo y gratis.
La vida diaria nos ofrece buenos cortos en directo, tanto que ni siquiera Pedro Almodóvar podría lograr tanto realismo costumbrista.



Fue una gozada,en serio...

15 comentarios:

nadaquedemostrar dijo...

...jaja...me encantó. Y la foto acertadísima!!!

...y sinceramente pienso que la actitud que adoptaste fué la mejor...con diferencia!...si hubiera estado en tu lugar, con lo fosforito que soy, no habría podido contener un bufido de los mios...jaja...

...lo dicho, genial por tu civismo.

El búho rojo dijo...

Afortunada tú, amiga, que sabes disfrutar de "el tiempo muerto" que algunas veces nos regala la vida, en lugar de agobiarte para intentar rebañar un par de minutos...

Haces bueno el dicho de que dos no discuten si uno no quiere, pero sobre todo, corroboro contigo que la educación es la llave que abre casi todas las puertas...

Race Point dijo...

Isabel,
Te admiro por mantener una actitud tan serena. Con las personas desconsideradas, simplemente no se puede razonar; no entienden. Y lo mejor es no ponerse al mismo nivel de ellos.

un abrazo.
anna.

pd. gracias por tu visitas!

LlunA dijo...

jijijij es triste, pq esta historia se repite tantas veces!! yo soy como tú, no me estresa la idea que se cuelen...y me divierte ver como se comporta la gente en estos casos, increible!!!

Isabel dijo...

Bea,creo que ese "fosforito" que tienes encendido te alumbra muy bien el camino;tanto como para darte cuenta que hay cosas que no merecen la pena de consumirnos la paz que poseemos,amiga.

Pablo,no entiendo de "tiempos muertos",sino de las formas que estan a nuestro alcance para ganar un poco de más calidad en la vida...
Es evidente que si uno no quiere, no se acaba enfadando...Buenas noches,amigo.Tómatelo con calma...

Race Point,es evidente que no es fácil tomarse todo con calma,pero siempre he pensado que no merece la pena alterarse por cosas sin importancia;eso sí que provoca una pérdida de cosas mucho más valiosas,como la serenidad,la conciencia tranquila,el sentirse bien con uno mismo,etc.
No renuncio a nada de eso con facilidad,aunque no soy perfecta,claro...Gracias a ti por leerme. :-)

Isabel dijo...

Lluna,por suerte sé que son una gran mayoría los que se toman la vida con un poco de sentido del humor,amiga;y eso me alegra aún mas...
Ni se te ocurra cambiar eh..;-)
Un beso.

Pere dijo...

Reconozco que no esperaba este final para la historia. A medida que iba leyendo comenzaba a situarme en tu lugar y a pensar en mi propia actitud frente a una situación como esta. Yo soy bastante más visceral, y posiblemente tengo menos paciencia. Todo ello me priva de pequeños placeres como el que tú disfrutaste y que yo, seguramente, me habría perdido.

itoitz dijo...

Buena entrada Isabel. Y una foto muy apropiada a tus lineas. me has hecho sonreir en esta gélida noche de recién inaugurada primavera.
Un abrazo.

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

.. a veces me sale la vena: ¿pero esta señora que se cree? ¿que somos tontos?.. unas veces pienso que alguien debería enseñarles, porque si nadie les dice nada siempre abusarán de otras personas más débiles que ellas.. y me debato entre estos pensamientos, pero si me pilla bien, me pasa como a ti Isabel.. a veces hasta pienso ¿que vida tendrá esta mujer, como le habrá tratado la vida, que para sentirse algo o "importante" tiene que hacer esta cosa?.. en fin que cuando me pilla de buenas, también hago como tú: y me diviertoooooo! :-)
..besitos, pacientes, Isabel..

Gasper dijo...

La verdad es que yo algo le hubiera dicho, pero bue...

De todas maneras la reflexión final es que las colas en los supermercados son un mundo aparte, en el que todos quieren avanzar primeros pero sin saber hacia dónde quieren ir.

Besos entre góndolas

JuanMa dijo...

Pues tengo que confesarlo: yo no soy capaz. Los listos y los caraduras me ponen malo. No se trata del tiempo, sino del hecho de que cuenten con que siempre van a salirse con la suya. Que abusen de la buena voluntad ajena.

Yo cuando me pasa algo así, no suelo ser capaz de callarme. Procuro estar tranquilo y ser educado, pero no les dejo pasar.

Isabel dijo...

Pere,es cierto que tras leer los comentarios que han ido dejando, una gran mayoría opta por decirle algo y somos los menos los que cedemos de alguna manera ante circunstancias así.
Es curioso,a mi no me produce placer salirme con la mía,sino que no hubiera gente de esa clase...
Un beso

Alberto,se que estas envuelto en una gélda noche,pero espero que la sonrisa que te ha provocado mi escrito de calidez a tu ánimo.
Gracias por tus palabras.

Thoti,todos tenemos días y días;pero paciencia muy pocos...
Espero que esto cambie alguna vez,seguiré soñando en voz alta... :-)Buenas noches.

Gasper, todos queremos decir algo,pero nadie soporta que se le diga...;absurdo,¿verdad?
No sé a dónde nos lleva la prisa,ciertamente...
No creo que mucho más lejos que dos minutos después..Besotes tranquilos..

Juanma,a mi no me ofende su actitud,simplemente me da pena que por esa simpleza se crean más listos...
En fin,si así son felices,allá ellos,que lo disfruten;yo ya lo hago con cosas mejores... Besos.

Creo que el que es intransigente en lo poco,también lo será en lo mucho,y así nos va...

Gracias a todos por vuestros sinceros comentarios...

Candela dijo...

Me ha gustado la historia, no creo que hubiera tenido la misma paciencia. Me molesta mucho la gente que va "de lista" por la vida.

Lo peor de esto es que luego alardean de estas cosas (en mi famosa oficina se han escuchado ciertas historias)

Un beso

Isabel dijo...

Candela,estoy por encima de ese tipo de comentarios que hacen algunas personas que "van de listas";como se suele decir...:yo paso de eso..."
Pero de las cosas que me motivan no paso en absoluto...
Creo que tengo,más que paciencia, tolerancia.Un besazo nuevamente.

niyah dijo...

Hola Isabel!!Me metí en tu blog hace poco, y viendo esta entrada no podía irme sin firmar ;)

La gente por qué tiene tanta prisa?Yo no lo entiendo, de verdad. Ahora la gente se cree muy superior, creyendo que siendo el primero van a ser más importantes...no sé, qué importancia estar antes o después en una cola? La verdad, es que creo que tomaste una muy buena decisión y, sinceramente, me ha pasado un par de veces, y me costó la vida callarme, más que nada por no armarla en el sitio. Y la foto acertadísima ;-p
Un gran abrazo!!!(K)