9 de abril de 2007

Más miserable que los pobres...

Hambre de justicia; mi estómago sufre intensas punzadas que me mantienen insomne durante el día y gran parte de la noche.
Me duermo con las ofertas de conciencias tranquilas del día y me despierto con escaparates llenos con saldos de almas que se vendieron al mejor postor.

Mis ojeras, tan negras como el vacío, destacan mis ojos sin descanso.
Leo la prensa y mi ceguera progresiva se consuma frente a las malditas columnas que vociferan nombres altivos de personas influyentes; seres que necesitan existir para personificar nuestros odios, nuestras venganzas, nuestras lamentaciones…

Mi hambre no tiene cura; vivo con una enfermedad crónica en el cuerpo que nunca se calla.
Cada cucharada que tomo se regurgita y atraganta, lentamente, con el dolor del que tiene algo que atraviese su seca garganta.
En cada sorbo que bebo encuentro una voz dentro del vaso; una boca escondida me grita y la oigo día y noche: ¡agua, necesito agua, quiero beber…!
Y esa misma boca va enmudeciendo de sed,mientras me la provoca…

Cada noche la misma pesadilla…
No tengo techo que me cubra, la luz se va apagando con mi última vela, mientras un gélido frío paraliza mi cuerpo…
Pero se queda mi corazón latiendo, entre desordenadas palpitaciones que no sucumben ni se acompasan…
Sigo sintiendo que todo es real, que vivo dentro de todo este caos que me rodea, que sigo viviendo a pesar de tanta agonía.

Hambre de justicia que no puedo saciar con un bocado, una limosna, un vaso de agua, ni una oración…
Tengo para llevarme injustamente a mi boca, pero no hay pozos suficientes para saciar esta sed que me agoniza.

Mi casa es el cielo raso de la noche del frío y del tórrido calor del sol…
Mis pies infectados con sucias pústulas transitan por este barro que me atrapa, del que quiero liberarme para sentirme limpia; pero no sé con qué limpiar ni refrescar este cuerpo amargo que vive, siente, se sacia, calienta y goza, y que nunca vio morir a nadie de inanición por tanta hambre de justicia...


15 comentarios:

nadaquedemostrar dijo...

...un relato estremecedor y magnífico. Se siente la injusticia entre imágenes nítidas.

Escalofriante. Esta claro que no deja impasible.

Umma1 dijo...

A esta altura de la vida, después de muchas frustraciones, no sé si los actos individuales no son los únicos que logran algo en la via de la justicia.
Un acto de "un" solidario, repercute en otros, y así se van sumando opiniones y acciones.

Lo que no hay que hacer es aflojar en la mirada, que n deje de dolor, porque en tanto duele, estamos alertas para el cambio y actuantes.

Un buen relato, amargo, como amargo es el tema

Saludos y buena semana (F)

Frank Nicotine dijo...

¿Actos individuales?, claro que no. Si se trata de algo así como "paga a un tercero", ya está visto que eso no funciona (el niño que lo practicó termino apuñaleado por otro rapaz de su edad)..

En cuanto al post, es cierto, luce amargo, pero por eso mismo, suena sincero. El asunto es que el fuego de la injusticia tiende siempre a apagarse con venganza, lo cual, a su vez, repercute en más injusticia. Y si vas a decirme que tu famelia justiciera no se calma así, te diré que tu justa avidez no es otra cosa que una glotonería humanista o una gula inconformista. Éso en caso de que no me equivoque...me equivoco con bastante frecuencia, je.

Isabel dijo...

Bea,tengo miedo de que este escalofrio que me recorre el cuerpo tantas veces se quede sólo en eso...,un escalofrio pasajero por la costumbre...
Cada vez que como,que bebo,que enciendo la luz o abro un grifo se que estamos en la parte del mundo equivocada...
Todo está tan mal repartido...Gracias,amiga;me gusta que seas tan sincera.:-)

Umma,es absurdo pretender cambiar el mundo,pero no lo es tanto intentar cambiar nuestro pequeño mundo, en la parte que nos toca...
Gracias por tu amable opinión...

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

.. tenemos la suerte de poder disfrutar lo que tenemos y así debemos valorarlo, cuidarlo y agradecerlo..
.. pienso que de lo básico hay en el mundo para todos y si falta.. se nos han dado los medios, la inteligencia y los recursos para remediarlo y/o comparirlos.. ese es nuestro deber como humanos..
.. nadie debería sufrir por cosas tan básicas para mantener los mínimos necesarios para la supervivencia, pero no siempre está en las manos de todas las personas concretas, poder realizar esos cambios esenciales, para tantísimos millones de seres humanos, que sufren estas tremendas injusticias..
.. lo que esté en nuestra mano, imaginación e inteligencia, pienso que sí que es nuestro deber y obligación el hacerlo..
.. un abrazo generoso, Isabel..

El búho rojo dijo...

Puff... necesito más tiempo... se lo merece... te lo mereces.

Isabel dijo...

Frank,la venganza no es el primer recurso contra la violencia,sí es algo casi instintivo, es el primer recurso, digamos, primario...
Pero creo que tenemos otros muchos y mejores recursos, y no tan drásticos,aunque se siga lamentablemente utilizando éste.
Mi escrito nace de mi inconformismo,de mi natural humanismo y de mi negación a quedarme resignada y con los brazos cruzados.
Algo hay que hacer,digo yo...
Por lo menos no conformarse nunca...Un abrazo.

Thoti,gracias por tus palabras;ciertamente no podemos permitirnos el lujo de relajar nuestras conciencias...
Dentro de nuestras posibilidades siempre podemos hacer algo,aunque no podamos evitar estas injusticias sólo con nuestros deseos...
Un beso enormemente solidario...

Race Point dijo...

Isabel,
entiendo muy bien ese sentimiento de impotencia, frustración y descontento. Ojalá estos mismos pensamientos le pesaran en la conciencia a aquellos mandatarios que por ocupar un lugar priviligiado deberian ser capaces generar cambios.
Muchos saludos.
Anna.

Isabel dijo...

Pablo,tómate todo el tiempo que quieras,pero no lo olvides ningún día...
Un beso grande. ;-)

Anna,creo que todos lo entendemos,pero qué pocos acabamos siendo útiles...
Que no olvidemos estas circunstancias cuando podamos serlo un poco más...
Un abrazo desde la distancia,pero muy cercano,amiga. :-)

Fugaz dijo...

Tus palabras me dejan hoy a mi sin ellas.

Un besazo I


S

JuanMa dijo...

Sí se pueden hacer cosas, cada uno desde su posición.
Esto que ya has hecho hoy (despertarnos hoy un poco a los que te leemos, de manera sincera aunque duela) seguramente nos afectará, y marcará una diferencia para algunos de nosotros.
No nos escondamos detrás de mandatarios o entre la masa. Cada uno que mire dentro y actúe en consecuencia.

Gasper dijo...

La injusticia nos ha visitado en estos días en la Argentina de la peor manera, con el asesinato de un docente en una marcha en la que se pedía un sueldo digno para la Educación.

Un beso...

Isabel dijo...

Fugaz,sin palabras es facil y conveniente quedarse en algunas ocasiones,para poder reflexionar en la intimidad...Un besazo y gracias por pasar...


Juanma,lo mejor que has podido decir lo has resumido con tu última frase;perfecta,amigo mio...Un abrazo enorme.


Gasper,estoy al tanto de lo que cuentas porque con amigos allá sigo todo lo que puedo las circunstancias de esa querida tierra.
Me parece lamentable que los docentes,por nombrar una profesión por ejemplo,ya que son demasiadas en las mismas circunstancias,puedan vivir y sentirse motivados para la educación.
Y por supuesto llegar hasta el punto de atentar contra sus vidas es la mayor injusticia que se les puede hacer...
La mayoria de las veces el poder equivoca el camino,ésa no es la solución...
Mi solidaridad con todas las personas que ,aun trabajando,viven casi bajo el umbral de la pobreza.Es indigno e injusto;pero la actitud del gobierno es totalmente vergonzosa y de evidente impotencia...
Mis mejores deseos para que tantas cosas como se perdieron desde la última crisis se puedan recuperar justamente y sin desgracias personales,sino con diálogo y justicia.
Mi abrazo y apoyo para todos los argentinos, a los que siento tan cercanos...
Un beso y que no se repitan más injusticias como ésta, tan triste,Gasper.

El búho rojo dijo...

Sabes??? esto, más que una mesa camilla, necesita toda una convención.

Has tocado una herida que generalmente no nos duele, a menos que alguien nos lo recuerde...

Hemos tenido suerte de estar de este lado de la ventana... y mientas comemos, las noticias nos hablan de ello...

Tenemos una parte de responsabilidad que no todos somos capaces de asumir... por mucho que queramos, la mayoría formamos parte de este engranaje al que nos hemos acomodado...

Habría que parir el mundo de nuevo para reinventar la justicia.

Isabel dijo...

Pablo...,tú lo has dicho con tu última frase,pero qué desesperanzador nos suena...
Otro abrazo.