7 de septiembre de 2007

Tormenta de verano

El aire me llega húmedo,el romero mojado tras la lluvia exhala un aromático aliento que me regala esencias campestres.

El cielo desgarra su voz con un trueno lejano y gris; la mar calma refleja la plata del cielo mientras permanece sumiso al viento,tan domado como un perro fiel.

La tormenta mece las copas de los árboles, como nerviosas manos alzadas, ansiosos brazos que suplican el agua pura que a ratos castiga pero alimenta el verde de sus ramas.
Un día como éste apacigua mi alma inquieta.
Cuando la naturaleza habla lo mejor que
puedo hacer es escucharla detenidamente...



6 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta sentir la lluvia, el olor a tierra mojada, parece que descarga el ambiente, que renueva la vida y nos renovamos nosotros.... Feliz lluvia!!! me gusta que vuelvas a renovarte y que nos permitas compartirte. Un besote amiga. Marga

nadaq dijo...

...tu blog vuelve a ser un cura de relax.

...te dije lo mucho que me alegra que vuelvas a estar por aqui??

...no???

...desastre soyyyy

Gasper dijo...

"Cuando la naturaleza habla lo mejor que puedo hacer es escucharla detenidamente..."

Pero en las ciudades hay tan poco lugar para ella, que por las noches me relajo y trato de soñarla, y al otro día, cuando el sol comienza a asomarse por mi ventana, siento el aire en mis pulmones, la lluvia en mi boca, el viento que me lleva a disfrutar de cada día.

Besos al natural

thoti dijo...

.. felices los que saben escuchar porque además de que están vivos aprender a estar en consonancia con el entorno en el que viven y en definitiva con ellos mismos..
.. un beso Isabel, en los segundos después que amaina la tormenta..

Isabel dijo...

Querida Marga,tú si que renuevas mi optimismo con cada palabra que me dices...
Me encanta compartir,eso ya lo sabes,de lo contrario nada tiene el mismo sentido.Un besazo enorme,amiga. :-)

Bea¿te dije todo el vacio que sentia sin tu fuerza vital?Gracias por tu presencia,guapa.

Gasper,seguramente debe haber algún rinconcito por esa ciudad donde tus sentidos se calmen con la voz de la naturaleza...
A veces la absorbemos tanto que la llevamos dentro...Un besote.


Thoti,escuchar es permanecer abierto,receptivo ante todo lo que comunica y creo que es algo que no debemos dejar de hacer nunca...:-)
Un abrazo receptivo y atento...

Race Point dijo...

Creo que si cada persona se dedicara a oler, palpar, escuchar a nuestra naturaleza aunque sea por unos 5 minutos diarios, entonces estariamos en camino de enterder el significado de la palabra "paz" y "trascendencia".
Te abrazo.