8 de septiembre de 2007

Un angel...

Mientras miraba la pared pensando en cosas sin importancia me topé con la vista de un pequeño cuadro que colgaba en ella.

Éste me hizo sonreír al instante porque se trataba de un angelito pensativo que, apoyando la barbilla sobre su regordeta manita, alzaba la vista de forma reflexiva.
En verdad se trataba de la misma postura y actitud que yo también mantenía.

Rápidamente mi voz interna se preguntó qué es lo que podría estar pensando él.
Allí nos encontrábamos ambos,sin saber lo que pensábamos mutuamente, pero mientras yo le prestaba toda mi atención él me ignoraba inexorablemente.

Tal vez -pensé - su pensamiento también tenga alas...
Me temo que voy a tener que practicar más con las mías.




5 comentarios:

thoti dijo...

.. jeje.. este angelito estaría por ahí por las Abutardas.. conozco bien ese lugar..
.. a veces vivimos en la seca y cotidiana realidad, como si ella no incluyera la necesidad de una parte soñadora, poderosa, inocente, al alcance de lo que "parece" imposible.. a veces nuestra alma necesita desempolvar esas alas, mirarse al espejo nuevamente y sonreir..
.. te mando, amiga, un besito alado.. :-)

El búho rojo dijo...

Un bonito punto y final... "usar tus alas"

Siento el retraso...

Un beso

Isabel dijo...

Thoti, me alegra leerte nuevamente,voy a hacerte caso y voy a desempolvar mis alas nuevamente,ya toca... ;-)Un besazo en vuelo...

Pablo,tú siempre llegas a tiempo...
Gracias por pasar.
Otro besote. :-)

ahhh dijo...

Las alas hay que usarlas para que no se atrofien, y si nos acostumbramos a volar, cada vez nos cuesta más caminar sobre la dura tierra.

Seguro que las tuyas están en plena forma, por lo que veo....

un beso

elena dijo...

Isabel, me gusta saber que tienes alas. Mucha gente cree que no pueden ser hombres o mujeres alados. De osotros está el poder volar lejos de lo malo para llegar rá`pido donde nuestro corazón se encuentra. Vuela alto diempre, sim miedo.
Besos elena