6 de octubre de 2007

Ars amandi

Tal vez, cuando hablamos de amor lo que en realidad hacemos es hablar sobre lo que cada uno entiende por amor.
Un concepto tan amplio y abstracto como es, presumiblemente, no se puede entender de igual manera.
Lo que para unos se convierte en una relación de ida y vuelta, otros, por ejemplo, lo pueden llegar a entender como una entrega magnánima y humanitaria, sin esperar nada a cambio por ello.
En otros casos el amor, como la caridad, empieza por uno mismo.
No es fácil llegar a un acuerdo en el concepto de amor como sentimiento, pero todos estamos, sin embargo, claramente capacitados para sentirlo.

Al fin y al cabo, sí podemos estar de acuerdo en reconocer que se trata del sentimiento que más une y relaciona al ser humano.
Entonces, si es algo tan bueno ¿por qué no siempre funciona como debería?
El amor y la libertad van de la mano y deben coexistir.
Sin el oxígeno del respeto hacia el otro, ningún sentimiento entrará en combustión y arderá dentro de nosotros con el equilibrio requerido.

Hay que concebir el complejo mundo de los sentimientos y la forma de expresarlos como una necesidad humana que, por lo general, no debería quedar bajo la influencia de la educación, la ideología o las circunstancias sociales.

Sin embargo, acaba quedando atrapado, en muchas ocasiones, bajo la tupida red de los juicios personales, como si nos hubiéramos otorgado a nosotros mismos ese derecho voluntariamente.
En realidad, considero que el amor,en fin, no está en nosotros para ser discutido, ni juzgado; sino para tener el placer y la satisfacción de sentirlo libremente.
¡Disfrútenlo!

6 comentarios:

El búho rojo dijo...

Un excelente post, como de costumbre.

El amor, al que deberíamos añadir apellidos (por la pareja, por los hijos, por la sociedad, por la vida, por el mundo... etc, etc, etc) deberías, como bien dices, darse a borbotones, sin medida y sin esperar nada a cambio...

Todos los padres dan ese amor a sus hijos, y me vienen ahora nombres de misioneros, de ayer y de hoy, que han dedicado su vida a entregar amor a los demas (Teresa de Calcuta, Vicente Ferrer, y otros)

Incluso amor que los políticos tienen a su pueblo (creo que es una especie extinguida) donde su esfuerzo debe medirse en el bienestar común...

Pero... cuando esperamos recibir algo... ¿es amor o es egoismo???

Hablamos de amor o tenemos necesidad DE SENTIRNOS AMADOS, y por ello decimos que amamos???

sea como fuere, estoy seguro que eres una mujer que ama, y por ello, estoy seguro que disfrutas dando amor y sintiendo que cae en terreno abonado para la felicidad...

LlunA dijo...

El amor es vida. Y es tan difícil la vida a veces!! y la falta de paciencia que acaba por ahogarlo...pero si el amor tiene fecha de caducidad...es posible que entonces no sea amor...
Y es que el amor es tan complejo, tan completo, tan amplio...tan grande!!! Tal vez sólo es posible rozar a entenderlo cuando realmente lo sientes, lo tienes, es tuyo!

Un besote grande

zel dijo...

Isabel, creo que lo mejor del amor es vivirlo. Las palabras mal lo definen, siempre lo limitan. Amor se escribe con sangre, con lágrimas, con risas...

ahhh dijo...

A disfrutarlo, cada uno a su manera, y sí puede ser que esa manera sea la misma que la del otro, porque si no es cuando comienzan los problemas.

Todos buscamos el amor, pero es cierto, resulta tan dificil encontrar lo que uno busca, o saber qué es lo que uno busca. Quizá hasta que se encuentra, es imposible saberlo...

un beso...

ahhh dijo...

A disfrutarlo, cada uno a su manera, y sí puede ser que esa manera sea la misma que la del otro, porque si no es cuando comienzan los problemas.

Todos buscamos el amor, pero es cierto, resulta tan dificil encontrar lo que uno busca, o saber qué es lo que uno busca. Quizá hasta que se encuentra, es imposible saberlo...

un beso...

Amandi dijo...

Cada vez que pido a distintas personas que me definan qué es "amar" creo que, efectivamente, quizás tengamos muchas perspectivas distintas. Mucho más si hablamos de "enamorarse", una palabra de la que alguna gente huye como si tuviese connotaciones negativas asociadas a la pérdida de uno mismo.

Ah, pero qué semejante parece el desamor en personas aparentemente tan distintas...