17 de octubre de 2007

Intramuros

Me atrae lo que no vemos, ese mundo que no percibimos con la mirada, aunque deseemos mirarlo detenidamente.
Ese ente subcutáneo, invisible y escurridizo que somos sin ser vistos.

Nuestro oscuro subterráneo, donde transitan los pensamientos más temidos, deseados, desconocidos, verdaderos…

El sótano misterioso que ningún otro visita; donde la luz está de sobra y, sin embargo, nos vemos.
Lo oculto que permanece inaccesible; la incógnita que nos habita intramuros.

Lugar bendito o maligno, donde existimos como ausentes, donde sólo escuchamos el sonido mudo de nuestro esquivo pensamiento.

Quiero introducirme en la mente, deslizarme por mi subconsciente, mirarme frente a frente, y llegar a comprender, de una vez, que esa extraña que no reconozco, soy yo misma.

9 comentarios:

Nobska dijo...

Un yo en búsqueda de sí mismo. Son muy pocos los que emprenden este viaje y te admiro por tu valentía. Abrazos.

thoti dijo...

.. normalmente nos asusta vernos como hemos ocultado por temor a ser juzgados o por aprendizajes culturales.. pero también tengo claro que allí dentro, intramuros, está lo mejor y lo más valioso, de nosotros mismos..
.. te mando un besito desde mis colinas..

Isabel dijo...

Creo,Ana,que desde que tengo uso de razón estoy esforzándome en completar y disfrutar ese viaje que en realidad nunca llegamos a terminar.Un abrazo y te deseo lo mejor.Me gusta como piensas,¿lo sabias?;-)

Thoti,"tus colinas tienen ojos"..jeje,y desde allí siempre ves el interior de las personas, a través de un cristal transparente.No cambies eh... Besos.

itoitz dijo...

Creo que en muchos momentos comparto tu reflexión intimista.
Abrazos.

Isabel dijo...

Alberto,me alegra que compartamos algo más que palabras,a veces nuestras ideas las vemos reflejadas en los escritos de los demás.Un beso y gracias por pasar por aqui.:-)

nadaq dijo...

...ese misterio...esa cara oculta...ese leer entre líneas...intramuros.

...genial y me uno a nobska...se necesita una gran valentía para conocernos a nosotros mismos.

Candela dijo...

El yo interior, esa otra vida dentro de la misma vida.

La otra cara, la otra forma. Pero a veces, ese interior, esa vida, que es como el espejo de Alicia, puede dar mucho miedo.

Besos

Isabel dijo...

Querida Bea,nada de lo que descubra en mí misma me hará mejor ni peor ante los ojos de los demás... ;-)
Eso no es valentía,entonces...
Un besazo.:-)

Candela,miedo no, sino certeza...
Un abrazo,amiga.:-)

aminuscula dijo...

Escribiendo se llega a conocer poco a poco ese sitio, que sin duda vale la pena conocer.

Un beso