21 de noviembre de 2007

Palabras



9 comentarios:

ERMAGO dijo...

¡¡¡¡Qué bien has descrito los espacios en blanco!!!! Es justo eso, que no haya espacio ni tiempo entre el pensamiento y la mano, que fluya de continuo...
Besos sin espacios.

Isabel dijo...

La importancia de las palabras es que cumplan su función,amiga...
De lo contrario,como bien sabes, aparece un silencio espantoso que todo lo ocupa.Un besazo.:-)

Umma1 dijo...

Qué impresionante, muy bueno.
La palabra no garantiza la comunicación, no, lamentablemente.

Un abrazo

thoti dijo...

.. a veces entre post y post, y entre palabra y palabra, queda algo que no está nada mal: la amistad.. :-)
.. un besito de jueves, Isabel..

Isabel dijo...

Umma,es cierto lo que dices;no perdamos de vista lo más importante.Sin un receptor no sirve de nada un emisor.Que fluya siempre la buena palabra y la comunicación.Un beso y me alegra leerte de nuevo.

Thoti,entre una cosa y otra,me quedo lo que nos aporta más:la amistad,pero siempre gracias a las palabras.Un besote,amigo, y gracias por tu amistad.:-)

nadaq dijo...

...wow ...nena

...lo has bordado.

Precioso manuscristo, Isabel.

Bellísimo pensamiento. No me canso de leerlo.

Es un regalo.

Isabel dijo...

Bea,pareces andaluza,eres una exagerada...;-)
Pero permíteme, ya que yo sí lo soy,que te exagere mis "muchas gracias" por tus siempre amables palabras.
Oye ,me apunto al club, eh,¿lo dudabas? ;-)
Un fuerte abrazo,amiga.

mandarina azul dijo...

Qué buen texto, Isabel. Me ha encantado. Y también su presentación.
¡¡Comunicación conseguida!!

:)

(Y Presuntos implicados... siempre es un gusto escucharlos).

Nobska dijo...

Isabel, que texto tan hermoso que nos has regalado. Me encantó. Mi abrazo fuerte para ti.