13 de diciembre de 2007

Libres emociones

Hoy es uno de esos días en los que me gustaría caminar entre las hojas secas de algún bosque, exponiendo mi rostro y mis manos al aire frío, casi cortante.

Caminaría con pasos lentos, mirando las copas de los árboles con envidia, porque aprendieron a mirar hacia abajo sin desprecio y hacia arriba con humildad.
Me dejaría envolver por el murmullo del viento entre las hojas revoltosas de las ramas.

Posiblemente me pararía a contemplar alguna flor minúscula, casi inadvertida, que hubiera crecido sobre la tierra, para satisfacer su pequeño sueño de ser admirada.

Hoy es uno de esos días en los que escucho la vida pasar con más atención;me siento capaz de oír crecer mucho más que la hierba entre mis pasos.

Mientras mis manos, casi inmovilizadas por el frío,se esconden bajo mis bolsillos con la misma rapidez que mi alma se inflama con el calor de sentir que soy capaz,aún, de emocionarme con la vida…


6 comentarios:

Candela dijo...

El bosque en este tiempo, silencioso, el olor de tierra húmeda, de las hojas secas que se van mezclando con esa tierra. Los árboles medio desnudos, el ruido de los pájaros, agua cayendo, fluyendo hacia un riachuelo...

¿Te das cuenta? Estas hablando de vida, la vida alrededor tuyo que fluye.

Hermoso, ¿me dejas ir contigo?

Besos

mandarina azul dijo...

Isabel, pues claro que eres capaz de emocionarte con la vida, ¡eso se te nota a la legua, niña!

Me ha encantado lo que dices de ser capaz de mirar hacia abajo sin desprecio y hacia arriba con humildad. Me encanta la metáfora.

¡Un beso! :)

El búho rojo dijo...

Hoy, eres protagonista de ese paisaje que no te desmerece en absoluto, y donde la sencillez de la hermosura, desborda la paz que el frío viento se encarga de mantener cobijada a nuestro amparo...

No dejes de invitarnos a compartirlo contigo...

Un beso

José Luis dijo...

¿Y el olor que impregna esos caminos? A humus, hongos y tierra mojada.
A veces necesito sentir ese aroma, que está formado por otros muchos.
Sí, hoy es un buen día...

Nobska dijo...

"porque aprendieron a mirar hacia abajo sin desprecio y hacia arriba con humildad" ... entre árboles así, me encantaría caminar y que la emoción no se quede escondida en los bolsillos.
Hermosísimas palabras, qué inspiración!!! Un gran abrazote de buen fin de semana.

ahhh dijo...

Yo admiro esa pequeña flor casi inadvertida que nació para ser admirada, para poner su pequeña gota de belleza en el mundo...
por eso te leo ;-)

un beso