12 de enero de 2008

El terrible defecto

La pequeña muñeca nunca llegó a saber lo que era tener un corazón; una malvada bruja lo había encerrado en una jaula,lanzándole antes de que lo introdujeran en su diminuto cuerpecito un conjuro eterno; permaneciendo allí, para siempre, olvidado, frío y sin vida.

En realidad, la bruja sentía una inmensa envidia al imaginar que una simple muñeca pudiera tener un corazón con más poder que el suyo.

La muñequita había sido creada con un terrible defecto; la vieja bruja no podía consentirlo,no fuera que se extendiese su dulce efecto, como una incontrolable plaga, por todos los ignorantes súbditos que habitaban aquel reino.

Cuando la muñequita abría dulcemente sus ojos se podía oír una tierna voz que decía: “te quiero muchísimo”,provocando un enorme sentimiento de bondad y cariño entre todos los que la oían.
Y eso, la malévola bruja no podía permitirlo; una simple frase no podía causar más efecto en las personas que todos sus poderosos maleficios y conjuros reunidos.

Pero estaba segura que mientras ese corazón permaneciera aislado y gélido bajo su conjuro, sabría que seguiría teniendo en sus manos el poder sobre los tiernos sentimientos humanos…
Por eso, cuenta la leyenda que hay que ser muy valiente y amar muchísimo para poder ser capaz de liberar un corazón tan frío y aislado como ese...

2 comentarios:

Isabel dijo...

Amen,sueñen y sean tiernamente felices,amigos.
¡Felíz fin de semana!

Candela dijo...

¡Que pena! El sentimiento no está en un corazón, el sentimiento proviene del yo interior, del alma, no es una víscera ¿verdad?

Pobre bruja, que nunca fue abrazada, que nunca fue amada, que no amo, tal vez ¿por miedo? a entregarse.

Buen fin de semana para ti también.

Besos