9 de enero de 2008

Fascinación

Cuando dio su entrada para acceder al teatro esa noche todo le pareció distinto; la atmósfera que la rodeaba le emocionaba mucho más que en otras ocasiones.
Las luces del patio de butacas parecían más tenues, como preparadas para un mayor recogimiento;los palcos se iban llenando de expectación y sonrientes miradas .

Mientras permanecía sentada observaba el pequeño, pero hermoso, teatro; parecía lucir todas sus mejores galas ante la inminente representación.

Tuvo que respirar profundamente para amortiguar dentro de ella tanta emoción contenida.
En otras muchas ocasiones había esperado que las luces del teatro se apagasen y el telón comenzara lentamente a abrirse, mientras el escenario se iba iluminando con suavidad.

Sin embargo, esta vez, su corazón le latió mucho más fuerte al anunciarse que en breves momentos iba a dar comienzo la representación.
Un escalofrío le recorrió la piel cuando se apagaron las luces; cerró sus ojos, sabía que uno de sus sueños empezaba a hacerse realidad…
Cuando volvió a abrirlos el espectacular escenario apareció ante ella, un exótico paisaje oriental la sorprendía; comenzaron a sonar los primeros acordes...
En ese instante, el mundo fuera de aquel escenario dejó de existir para ella…
Era la primera ópera que veía,pero su fascinación por ella continuó durante toda su vida...

4 comentarios:

LoveSick dijo...

A veces olvidamos el maravilloso milagro que supone la contemplación de algunos espectáculos (en el buen sentido de la palabra espectáculo) artísticos, y nada mejor que tus palabras para recordarlo.

nadaq dijo...

...leerte mientras escuchaba a "la Callas" ha sido un regalazo...(pelos como escarpias ahora mismo, nena)

..."ella" dices y sin embargo (deben ser cosas de la perspectiva) yo te ví a ti.

Un abrazo ...

Gwynette dijo...

Ostras no puedo oir a la Callas, mi "idola" !!. :-)
Voy a probar otra vez...grrrrr

YAAAAA !!!!! :-)

Fuiste a ver "Madame Buterflay?

Besitos electrizados por la voz de María

Isabel dijo...

Lovesick,grandes espectáculos hay a diario ante nosotros,pero efectivamente, artísticos y buenos nos caen con cuentagotas;por eso hay que fascinarse ante ellos.
¡Son tan pocas ocasiones!Un abrazo y me alegra leerte aquí también.
;-)

Bea,tu agudo sentido de la perspectiva siempre crea imágenes inconfundibles.;-)
Un gran besote, mi intuitiva amiga... :-)

Gwynette,qué gran voz ¿verdad?Maria Callas,única e irrepetible.
Bueno en mi relato estoy recordando el día que, efectivamente, vi Madame Butterfly,mi primera ópera ;confío que no sea la única,claro, tal y como están las cosas no es fácil acceder a ellas.Un besazo y me alegro que también te guste la voz de Callas.¿A quién no?;-)