23 de febrero de 2008

Mientras llueve...

Mientras la lluvia tocaba su continua melodía, me limpiaba por dentro la pena, empapando mi anhelo imposible.
Su constante golpeo me recordaba que tengo que ser insistente y no dejarme invadir por la sequía de la desesperanza.

La vida es lo que es, y aunque quisiéramos atraparla con las manos y no dejarla escapar siempre volverán a nacer hijos, para recordarnos que aún queda futuro y que algún día habrá que delegar, que depender con humildad ante nuestra propia impotencia.

Enseñanzas de la vida que, bajo la lluvia, percibo más claras.
Estar de paso significa no pararse en el camino, sino continuar hasta donde nos lleguen las fuerzas y, entonces, aprender con sabiduría a ceder y aceptar.

Sin embargo, amiga lluvia, tú que haces renacer tanta vida, limpia también esta desesperanza que me embarga y haz crecer la vida más allá de mi, arrastrando tanta maldita fatalidad.


9 comentarios:

Meiga en Alaska dijo...

Presiento que aunqeu sea un proceso natural el que describes, no es de ningún modo uno fácil.

Me gustan tus reflexiones. Ponen al descubierto uan sensibilidad extraordinaria.

Un abrazo de oso polar y unos cuantos besos en fila india dentro de un carámbano.

Mandarina azul dijo...

Isabel, todas mis gotas de lluvia para ti, para que te reconforten, aunque sea un poquillo.
Saldrás de la desesperanza, lo harás. Y además fortalecida. Así es la vida...

:)Un beso.

thoti dijo...

.. que así sea..
.. un torrente de lluvia hasta el corazón de tus Mutuas Palabras para ayudar un poquito.. ;-)

LlunA dijo...

La lluvía...a mi me entristece pero siempre quise pensar que me acaba por limpiar el alma...lo más profundo...que renueva la vida...y mi vida!

Un besote

Umma1 dijo...

La vida, siempre impredecibles, nos hunde en partes del camino, y nos eleva sin aviso. Ninguna emoción se eterniza, ningún dolor, ni aún la desesperanza.
Aún, cuando hay etapas largas, que exigen demasiado de nosotros.

Pero la vida, también nos reclama la suficiente rebeldía, para combatir las penas que no nos sueltan la mano. Y, en ocaciones, hay que pedir ayuda, para ganarle la partida.
Y hay que ganarla, porque no estamos destinados a padecer.

Que la lluvia sea fecunda para tus anhelos. Que lave y arrastre los dolores que hoy están.

Te lo deseo, desde lo más profundo de mi corazón.

También la vida, entre tantas cosas, te premió con una sensibilidad exquisita.

josé dijo...

Buen domingo este, 10.53 de Argentina, recién llegado de "rutear" en bici, luego de haber palpitado campo, pasar por la compu ver el correo y nobleza obliga, recorrer palabras amigas. Estás entre mis favoritos Isabel, desde la primera vez que leí algo tuyo, y hoy, tan solo esta frase ratificó mi fidelidad...
"Estar de paso significa no pararse en el camino"

Javier dijo...

La desesperaza es algo pasajero, pero no esperes que la lluvia inunde tu corazón de alegría.

Saludos

Isabel dijo...

Meiga,gracias porque siempre que llegas ,a pesar de los carámbanos,siento un calor especial. ;-).Un besazo grandote.

Manda,amiga,me llega todo tu cariño y esto sí que me reconforta inmensamente.Eres estupenda.Un besazo.:-)

Thoti,recibí tu "torrencial" ayuda, amigo, y por ello te estoy muy agradecida,como siempre que pasas por mi blog.Un abrazo.:-)

Rocio,yo pienso como tú,tras la lluvia me siento renovada,como la atmósfera,cada uno sabe lo que le va bien sin dudas.Muchas gracias por dejarme siempre tu optimismo,amiga.;-)

Umma,todo lo que dices es muy cierto,sucede que a veces la desesperanza se debe a razones que están fuera de nuestro alcance humano, y es ahí cuando la impotencia fructifica,amiga.Muchas gracias por tus reconfortantes palabras.Un fuerte abrazo hasta mi querida Argentina.:-)


José,tengo que demostrarte todo mi agradecimiento porque cada comentario tuyo es una palabra amiga que guardo con cariño,puedes estar seguro.Gracias por tanta amabilidad.Un beso.:-)

Javier,gracias por dejar tus palabras porque así puedo decirte que la lluvia además de inundar campos y embalses,inunda mi alma con una sensación fructífera;por eso, al fin y al cabo, me provoca alegria ;a pesar de que a otros les ocurre lo contrario, que les deprime un poco.Me encanta la lluvia ,amigo.;-)
Gracias por todo.Un beso.

El búho rojo dijo...

Lamento las palabras finales...

Al igual que a ti, la lluvia me devuelve a un estado de reflexión mucho más profundo... Dices bien.. "la vida es lo que es". No hay trajes a medida ni hay opciones que podamos cambiar... el viaje de la vida no tiene más dirección que hacia el horizonte perpetuo...

Confio que el paisaje de tu viaje pueda ser más agradable...

Te deseo lo mejor Isabel

Un beso