22 de abril de 2008

Sin pájaros en la cabeza

Hace unos dos meses empecé a criar un pequeño agapornis con una jeringa y papilla para pájaros; lo que se le suele denominar la cría de un papillero.
Es la primera vez que he tenido éxito, porque en una ocasión anterior el pobre animal no sobrevivió.
En esta ocasión sí puedo disfrutar de la relación tan especial que se establece entre estos psitácidos (agarpornis, loros, periquitos, guacamayos, cotorras, ninfas etc…) y las personas.
En verdad antes había tenido otro agapornis, también conocido como“inseparable” o “pájaro del amor”, pero cuando llegó a casa ya era capaz de comer por sí mismo.

Es evidente que estos apodos no son casuales, debido a la estrecha relación que establecen con su cuidador o con sus compañeros de jaula,si también son agapornis; ya que son pájaros que no conviven demasiado bien junto a otras especies.

Estos animales son cariñosos pero, a la vez, territoriales y dominantes; aunque siempre merece la pena tener la experiencia de convivir con ellos.

Después de comprender sus hábitos, manías y la inteligencia que poseen estos animales, ayer,precisamente, me encontré con un nuevo “inquilino” en casa; mi hija había recogido un pequeño gorrión al que estaban maltratando unos chicos en plena calle(¡cuánto respeto por lo animales nos sigue haciendo falta!)

No sabía si sería capaz de comer solo o no, así que pensé que sería difícil que llegara a sobrevivir,sobre todo por la fama de animales poco sociales y difíciles de criar en cautividad que tienen los gorriones.

Pero hay un refrán que dice "a buen hambre ,no hay pan duro”.En este caso intenté darle un poco de pan mojado con agua,pero nada…
Sólo conseguí que tomase un poco de agua; al rato se me ocurrió darle un poco de magdalena mojada en agua, porque la leche no es buena para los pajaros pequeños.
Parece que eso le gustó más, así que le hice una pasta con eso y un poco de yema de huevo cocido, y bien, ahí se empezó a animar mucho más…
Al ir observándolo,mientras él tomaba más confianza,me di cuenta que picoteaba perfectamente todo; así que ahí sigue ,el muy listo,picoteando todo lo que le arrimas.
Hoy se quedó dormido dentro de una de mis mangas,muy quietecito y cuando le empezó a entrar hambre salió y me picoteó los dedos, así que creo hemos llegado a entendernos muy bien.
Lo curioso de todo esto es que me he dado cuenta que ,incluso entre los animales, existen grandes diferencias desde pequeños.

Los gorriones son mucho más despiertos y vivaces,comen de todo y saben buscarse la vida desde muy pequeñines.Sin embargo la alimentación del agapornis lleva mucho más tiempo hasta que es capaz de comer por sí mismo, además tiene un paladar mucho más exigente.
Es evidente que los gorriones son casi como unos “todoterrenos”, se adaptan a casi todo, mientras que los agapornis son mucho más “señoritos”.
Lógicamente no puedo poner juntos a ambos, porque el gorrión correría peligro, dado que los agapornis tienen un picotazo bastante agresivo y doloroso.
Imagino que cuando el gorrión esté en mejores condiciones lo devolveré a su hábitat, en algún lugar adecuado; entonces recordaré el error de no educar convenientemente a los niños en la necesidad de respetar a los animales, especialmente cuando están indefensos.
A finales del S. XIX, se instalaron por toda Sevilla azulejos como los que ilustran este texto, especialmente en las puertas de los colegios, para la defensa y protección de la Naturaleza,haciendo caso a una de nuestra primeras Leyes verdes de 1896.

Una prueba de que seguimos fracasando en Educación Medioambiental es que necesitamos recordar esto todavía a nuestros niños.


9 comentarios:

JHWH dijo...

La película se llama "primavera, verano, otoño, invierno,... y primavera" del surcoreano kim ki duk.
Feliz semana.

http://www.youtube.com/watch?v=yukm0cyygwE&feature=related

Camille Stein dijo...

No sé por qué, pero cuando hablas de la necesidad de respetar a los animales me vienen a la cabeza unas imágenes que vi hoy por tv. Unos guardias de seguridad aporreando a unos inmigrantes en el metro... Es un hecho que la violencia en todas sus vertientes está cada vez más presente en nuestra sociedad. Y a ella son más vulnerables los niños. Su presencia en medios de comunicación, en el ocio... Queda tanto por hacer...

Dios premia a los niños que protegen a los pájaros... Qué bonito azulejo...

Me ha encantado tu post.
Un beso.

Unika dijo...

sabe algo, no puedo decir mucho sobre este post, solo cierro los ojos y me dejo llevar, adore la musica q colgo, pero debo confesarle algo, soy fobica a todo lo q tiene plumas, sobretodo si sobrevuela cerca, pero jamas dañaria una mosca.
saludos unikos!
La U.

José María Díaz dijo...

Bonito blog e interesantes temas. Desgraciadamente nuestro instinto animal salvaje lo seguimos conservando en su vertiente agresiva. No entendía y no entenderé ciertos actos, pero hay que ver el lado bueno, y siempre he pensado que por un desgraciado sin cables hay 10 iluminados

Saludos

brujaroja dijo...

Sin llegar a ser fóbica, sí que me dan un poco de repelús los pájaros. Quiero decir, lo que supone tenerlos cerca, y en casa sobre todo. Pero me encanta verlos volar (de lejos) y escucharlos por las mañanas en el campo...
¡¡Y me encantan esos azulejos!!!
Un abrazo

Nobska dijo...

Isabel, gracias por cuidar y perpetuar el círculo de la vida. Fijate que hace dos semanas atras, recuerdo que era de viernes, me despetó el cantar de un pájaro que se posó en mi ventana del cuarto. Me vino a anunciar la llegada de la primavera, la vida! Te digo que fue un muy hermoso despertar. Cómo les extrañé su cantar durante el invierno! Ya disfrutaré verles tomar un baño en la fuente de mi jardín.
A ver si nos muestras una foto de tu agapornis.
Un beso.

Isabel dijo...

Jwhw,me ha encantado el trailer de la película;tanto que ya estoy manos a la obra para ver la película completa.Gracias nuevamente.Eres toda una caja de sorpresas, por suerte para todos.
:-)Ya te cuento cuando la vea,¿de acuerdo?Un besote.


Camille,precisamente hoy las he visto yo también y siento vergüenza ajena,además me parece muy cruel e injusto.No son formas,nunca la violencia es la mejor opción,creo yo.Pero en este caso es totalmente injustificada y gratuita.La verdad, no sé cómo se acabará con todo esto que me provoca tanta impotencia.Te dejo un abrazo,amigo.

Unika,al igual que tú,muchas personas temen a los pájaros,a mi me provocan, mas o menos, lo mismo los insectos,ya ves;pero bueno en gran medida los miedos van por un lado y el respeto a los animales por otro.Una cosa no quita la otra.Un beso,amiga.

José María,bienvenido a este blog,además debo decirte que es cierto lo que dices;creo que son muchas más personas las que actuan con sensatez que las que acaban perdiendo los estribos,en general.Inclusive con los animales.Espero que vuelvas en otra ocasión.Un abrazo.:-)

Brujaroja,me alegro que te guste el canto de los pájaros al menos,porque cuando no cantan hay un silencio que me da escalofrío,casi.De todas formas cada uno tiene algo que le gusta y le hace disfrutar,hay que respetar no sólo a los animales,sino también los gustos y miedos de las personas.Un beso,espero que todo te vaya mejor y te encuentres más animada.:-)

Anna,amiga;toda mi vida me he despertado con los pájaros que cantaban en el patio de mi casa al llegar la luz del día;especialmente en primavera y verano,oyendo el canto de gorriones, golondrinas y vencejos que siempre andaban revolotenado.La luz les da vida,eso es...Como a todos.
Por cierto, mi agapornis es el que sale en la foto del post que escribí el 27 de marzo.;-)Posaba muy "carnavalero",aunque no se ve demasiado jaja.Un besote,amiga y disfruta de los animales siempre que puedas.

thoti dijo...

.. vaya lección que me has dado de veterinaria practica.. :-) .. pues si, creo que deberíamos educar a los niños en el respeto y amor a los animales.. pero si no tenemos ese respeto, ni lo conocemos, ¿como vamos a enseñarlo?.. ayyy..

.. besos, amiga..

Isabel dijo...

Thoti,siempre puede haber alguien que nos enseñe,aunque sea uno, y con suerte muchos más los que aprendan.Habrá que seguir intentándolo,amigo.Un besote.:-)