30 de mayo de 2008

La verdad hay que contarla...

Un hombre, una mujer que callan son el soporte de alguna injusticia; encierran en sus calladas bocas sumisas historias de causas perdidas.
Deshojan en silencio cada posibilidad, otras salidas; echando cerrojos con sus apretados labios.
La verdad hay que contarla, no es justo ser mudo; triste es que calle el que bien puede decirla.
Mirad como muchos callan y bajan los ojos…
La miseria humana es un pozo de cobardes sordos y ciegos.
Pasen de largo, señores; ignoren lo que han visto.
Al fin y al cabo sabemos que la vergüenza es corta de vista.
Tullidos en desgracia, amputados en resignación; van arrastrando su injusticia, mientras piensan en silencio que la justicia, algún día, pasará factura a los culpables.


13 comentarios:

Emig dijo...

Hablas de que la verdad hay que contarla. Cierto. Supongo que así pensamos la mayoría. Me pregunto, sin embargo, ¿la vivimos? Lo pregunto pues veo mucha apariencia. ¿Qué es la verdad? A veces el silencio es lo más cierto pero preferimos hablar. Otras veces disfrazamos la verdad según la conveniencia, creo que hasta nos engañamos a nosotros mismos...
Gracias por este tema. En verdad me gusta :)

JHWH dijo...

La verdad es evidente, verla es otra cosa.
Buen día.

brujaroja dijo...

La verdad es la primera forma de hacer justicia.
En qué cosas me haces pensar tan tempranito... Ultimamente sabes cómo pellizcar la conciencia...
Muchos besos, Isabel

Cecilia Alameda dijo...

Nos callamos por temor, porque no asumimos el compromiso, por la creencia de que no debemos injerirnos en otras vidas. Y con ellos ayudamos, a veces, a que la injusticia cunda.

El búho rojo dijo...

De nada le sirve a quienes lo sufrieron, pero se ha dado un paso muy importante para frenar esta locura de las bombas de racimo.

Pero tienes en cuanto dices... seguimos siendo cómplices de injusticias de todo tipo por vergüenza o miedo, y nos callamos esperando que sea otro el que asuma la responsabilidad de toda la sociedad a la que exigimos algo, o simplemente gritamos aquello tan socorrido y con lo que quedamos tan bien "que alguien haga algo"...

Un beso

troyana dijo...

Ya me contentaría yo con que habláramos en torno a las injusticias más próximas y cercanas,sin salir de este país,sin salir de nuestra comunidad, de nuestros trabajos,nuestros barrios...callamos por pereza,por inercia,por cobardía y egocentrismo,y si movemos ficha sólo es porque algún interés propio entra en peligro....la sociedad nos empuja a que nos preocupemos sólo de lo nuestro y cada vez más "lo nuestro" es una porción más pequeña y limitada....no dejemos que el sistema nos atropelle y empecemos a posicionarnos desde lo más cercano a lo más lejano,al fín y al cabo,en este barco que es el mundo,estamos subidos tod@s!
un saludo!

Camille Stein dijo...

la verdad hay que contarla
y mirarla a la cara, de frente

la indiferencia y el silencio nos hace cómplices

porque no hay dolor individual:
la totalidad del dolor del mundo repercute y se propaga entre todos nosotros

... un video impresionante

un beso

Unika dijo...

Amiga que tema este de la verdad... decirla y creer no decirla... harto complejo, pero como dice serrat, "...nunca es triste la verdad, lo q no tiene es remedio..."
q lindo visitarte, siempre me llevo algo... gracias!
saluditos unikos!
La U.

amor dijo...

y que la verdad nos abra los ojos

amor

aminuscula dijo...

Es que si hablas te llevas un golpe en los dientes, para que aprendas a callar. Por eso muchos tienen los labios apretados. Hablar es de valientes y de locos, pero es cierto, no es excusa para no hacerlo.

Un beso

Ligia dijo...

Es muy fuerte las situaciones que viven algunos, y está bien denunciarlas, porque muchas veces las tenemos delante de los ojos y no lo vemos. Un abrazo

ROSA dijo...

Aunque conocía el video,siempre me impresiona.
Mientras haya dolor e injusticia
tod@s tenemos tarea, unos gritar, otros resolver, otros educar, otr@s...; que cada un@ se pregunte qué; yo me lo pregunto cada día cuando entro en la escuela y procuro ver la realidad de mis alumn@s,incluso si tengo que olvidarme de enseñar y compensar otras necesidades.
Muchos niñ@s nos gritan con la mirada, muchos ancian@s nos gritan con su silencio.
Debemos, al menos, prestarles la palabra.
Hermoso gesto, hermanita

Lorena dijo...

Me aferro a tus palabras. Deben pagarse todas las injusticias, deben tener su lugar los inocentes que fueron heridos. Y lo primero para ello, es dejar de ignorar la realidad, enfrentarse a la verdad, no mirar para otro lado.
Un besazo