26 de mayo de 2008

Pase sin llamar...

Hay días que siento como si llevara escrito un letrero en mi cabeza que pusiera “alta tensión”, y otro sobre mis labios, “cerrado por inventario”.
Sin embargo, nunca supe escribir en mi corazón “no pasar”.
Tengo miedo de leerme tantas tonterías; pero acabo creyendo ,afortunadamente, que siempre hay alguien que puede pensar “tonto el que lo lea”,como yo misma.
De este iluso modo,como puede suponer, sigo esperando que ”vuelva usted mañana”, y que me siga leyendo; porque mañana será otro día, y volveré a dejar “abierto el plazo de admisión” para nuevos propósitos, insospechadas ideas y flamantes esperanzas;para que alguien, por suerte, a lo largo del día, conocido o desconocido,“pase sin llamar”...

Imagen: Guby

12 comentarios:

memoria dijo...

Pues ya ves, aprovecho esta invitación para saludarte, aunque otras veces, en silencio, también he pasado sin permiso... y sin llamar.

brujaroja dijo...

Las palabras que escribes abren las puertas. Quienes te leemos, sabemos que al hacerlo, entramos en el espacio diáfano que, si no es tu corazón, se parece mucho...
Muchos besos

almena dijo...

La sensación al entrar aquí, es siempre la de escuchar un cálido: "bienvenido"
:)

Besos

El Secretario dijo...

Hola Isabel.

Tengo sensaciones parecidas, pero sin letreros.

Hay días que me levanto y parece que llevo una pértiga de esas que llevan los chinos al cuello con una carga a cada extremo.

Me cuesta ir levantando la mirada, ir abriendo la boca, mirar cara a cara.

Y lo bueno de eso es que, cuando empiezo a abrirme, voy encontrando personas como tú, aquí en este espejito espejito, que merecen la pena (???) de la visita y de leerlas y de escribirles alguna cosita y de dejarles un fuerte abrazo.

Y "24 hours open".

Abrazo con todas las letras.

LlunA dijo...

Pues aquí estoy! Sin llamar a la puerta, sin pies descalzos, pero sin hacer demasiado ruido para escuchar tu música y leer tus palabras!!!!

Isabel dijo...

No os podeis hacer una idea(¿o si?) de todo lo que me gusta que entreis aquí como quien entra en su hogar;con confianza,con comodidad,sin máscaras ni hipocresía,tal y como sois en realidad.
Esto de abrir las puertas a unas personas como vosotros sólo da alegrías y me hace sentir "en casa",en la "casa" de todos vosotros.Gracias amigos por ser tan entrañables como sois.:-)
Pasad ,pasad; cada uno de vosotros tiene su "rincón especial".Besos repartidos.;-)

ynarud dijo...

Toc, Toc, entro y me acomodo, leo palabras de otr@s tranquilamente, mientras me tomo un café con leche o una cerveza o quizás un té... como su estuviera en casa.
Tod@s tenemos días, los mios son como si llevara el peso de mi propia sombra recien salida de la piscina, sobre mis hombros. Y salgo a la calle... buscando el sol.

;)

El búho rojo dijo...

Vaya... ho hago más que toparme con puertas, abiertas o cerradas... tiene cerrojos la cosa!!!

ROSA dijo...

Me colé.Espero que sea por una puerta que deseaste abrir.
Desearía que siguiera abierta.
Un abrazo hermanita.

Cecilia Alameda dijo...

Si le pusieramos carteles al corazón, ¿te crees que no entraría nadie?

arrebatos dijo...

Encantado de conocerla, ha sido un placer. Saludos a franquear en destino.

José María Díaz dijo...

Entré sin llamar y me puse a tomar una copa mientras te leía. Chin chin!