16 de mayo de 2008

Prohibiciones

En más de una ocasión me he preguntado cómo pueden permitir instalar aseos públicos en lugares como bares, restaurantes, tabernas, etc, cuando físicamente no hay espacio real disponible para que una persona se pueda mover libremente dentro de él.

He tenido la desagradable experiencia de entrar en alguno de esos y quedarme, prácticamente, de pie pensando la complicada estrategia a seguir para poder salir indemne de una situación que, normalmente, requiere cierta urgencia.

Entiendo que esto no le sucede a la gran mayoría de los hombres, ya que no es tanta su necesidad de espacio para tal asunto y con esto no estoy afirmando ese, ya clásico, mito de que las mujeres necesitamos ir al baño de dos en dos, por lo menos.

Una acaba sintiéndose, prácticamente, emparedada;casi con los brazos en alto, como si de un atraco se tratase y sin saber dónde colocar el bolso.
Además, como colofón, ante la usual inexistencia de papel higiénico, acabas teniendo que hacer uso de tus socorridos pañuelos de papel que yo, por fortuna, no uso mentolados; que los hay...

Una vez que te encuentras ante circunstancias similares y has podido rematar la faena, no sabes cómo, sin grandes desperfectos, siempre acaba provocándote una inexplicable sonrisa un pequeño letrero que acabas descubriendo en el lugar más insospechado y visible de la pared o detrás de la puerta; en el que se define, ampliamente y con exactitud, la comodidad del lugar donde te encuentras.
Y así queda expuesta,para honrar con simpatía a las supervivientes de tal hazaña y también con el más amplio sentido del humor, que no de espacio,esta gran frase para la posteridad: “Prohibido correr por los pasillos”


Imagen: Educima


8 comentarios:

Isabel dijo...

Feliz fin de semana a todos y, ya saben,no corran demasiado.;-)

Unika dijo...

Querida Isabel, los baños publicos... y si, toda una hazaña, ahora, lo bueno de los tisú, es q no todos son mentolados...y si de prohibiciones se trata, x suerte la prohibicion... sin ella, no tendriamos necesidad alguna.
la saluda,
La U.

El búho rojo dijo...

Lo cierto es que debe existir gente especialmente hábil por que seguro que también lo habrás visto en lugares donde no cabe ni un alfiler, chiquillos que saben abrirse paso y ajenos al gentio, cruzan cualquier lugar de forma alegre...

Claro que seguramente, sea por que han salido de casa con "todo" hecho, j,ja,ja,ja...

Un beso y disfruta del fin de semana.

Cecilia Alameda dijo...

Esos cubículos están diseñados por varones, seguro. Por eso es tan necesario que las mujeres nos metamos en todas las profesiones e intevengamos en todos los asuntos. Sobre todo, en los que nos afecten.

Saludos

LlunA dijo...

jijijiij cuanta razón tienes!! Y algunos a parte de pequeños...vaya, que da miedo entrar! Buen finde!

Nobska dijo...

Cierto Isabel, son momentos muy incomodos que a veces requieren de mucho ingenio ante una urgencia fisiologica, pero que luego se convierten en anecdotas muy graciosas. Y hablando del poco espacio para los baños, me recuerdo una vez que fui a una casa en donde el baño se encontraba dentro del armario ?!?!?!?
Un abrazo y buen fin de semana para ti tambien.

Gwynette dijo...

En uno de estos espacios: urgencias + bolso + cámara..se me perdió un pañuelo precioso el día que lo estrenaba, por allí se quedó entre tanto ajetreo mientras me dába codazos con el lavabo y la asa del bolso en los dientes! jajaja

Besitos

thoti dijo...

.. jajaja.. que suerte que tienes Isabel.. al menos el baño que describes, tenía pestillo.. ¡que esa es otra!..

.. besos, con calma, para la vida estresante que vivimos, y feliz finde amiga..