17 de junio de 2008

Demasiado ruido

¿Y si todos callásemos y, de repente, las personas olvidásemos la palabra?.
Un atronador silencio habitaría el mundo.

Un vacío sonoro se apoderaría de nuestras casas, nuestras calles, nuestras vidas.
Un mundo sin voz nos haría más iguales; dejaríamos de oír las altisonantes voces de los poderosos, dejaríamos de escuchar las miles de palabras insignificantes que pronunciamos al día, dejaríamos de gritarnos unos a otros, dejaríamos de dar órdenes y recibirlas, de insultarnos, de contradecirnos, de criticarnos…

Un mundo para escuchar la voz de los que no tienen voz.
Ni una voz más alta que otra,sólo un silencio ecuánime y justo.
El silencio nos iguala a todos, como la muerte.

Siempre pensamos que es importante hablar, no callar; quizás nos estemos equivocando y la única solución a este conflictivo y caótico mundo sea que todos nos callemos de una maldita vez.
Hay tanto ruido en esta jaula de grillos que ya nada se escucha.

Si desapareciera el don del lenguaje y, con ello, la palabra, ¿seríamos capaces de aprender a pensar de otra forma?¿Inventaríamos una manera más sensata para comunicarnos o, posiblemente, acabaríamos inventando más nuevos y desquiciadores "ruidos"?...
Aprendí que el lenguaje es lo único que nos diferencia de los animales; pero, a estas alturas, estoy empezando a dudarlo.


Imagen: Ariel-Giorgini


Ruido - Joaquin Sabina

17 comentarios:

Efecto 2000 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Efecto 2000 dijo...

Si olvidáramos las palabras...

no expresaríamos sentimientos, pensamientos, detalles, chistes, ocurrencias, deseos, sueños...nuestra personalidad se esfumaría entre silencios...

El silencio nos iguala como la muerte, pues la vida son las palabras.

Alberto dijo...

Dicen que muchos de nosotros encontramos el silencio insoportable porque tenemos demasiado ruido dentro de nosotros mismos.

Un abrazo!

Nobel prize blogger dijo...

Querido Blogger

Nuestro equipo ha considerado su blog para integrar el Top 100-Blogs ESPAÑA
Si acepta esta designación favor pasar por nuestra web y dejar sus datos en la zona de comentarios.
Está atento de las Novedades y Rankings.

Toma nuestro banner y pégalo en tu magnifico blog desde ahora. Tus amigos y visitantes se irán familiarizando con este tu nuevo hogar.

Atento saludo

NPB-Team

Eucheoh dijo...

te has topado ya con Ensayo sobre la Ceguera? del Genial Saramago,
en ése Estupendo Libro hay mucho de lo que escribes en este post.


y, si olvidásemos las palabras, quedarían los muchos otros lenguajes, entonces, el casi olvidado Sentir sería el puente usual.


un saludo.

Camille Stein dijo...

la desaparición de la palabra sería un excelente pretexto para ensayar nuevas formas de comunicación... quizá no mejores, pero sin duda la verbalización por sí sola es un medio incompleto para comunicarse

un beso

38 grados dijo...

Pués no sé si tanto silencio durante mucho tiempo sería bueno...pero yo con cinco minutitos ya me conformo.

Ligia dijo...

Que nunca perdamos el don de la palabra. Lo que debemos aprender es a respetar el orden en la palabra y a escucharnos unos a otros. Esa facultad es la que se está perdiendo. Besos

brujaroja dijo...

Tendríamos que inventar algo. No podríamos soportar el silencio. Por no hablar de lo sumamente mal que íbamos a sentirnos las que no nos callamos debajo del agua...

memoria dijo...

Yo soy de las que adoran el silencio, de las que puede pasar días enteros sin hablar. Y, a pesar de ello, algunas veces leo en voz alta para escuchar mi propia voz.

El ruido no tiene mucho que ver con las palabras, sino con el tono en que éstas sean dichas. Y bueno, si nos quedamos todos mudos, todavía nos queda el recurso de la escritura. Aunque así permanece más tiempo, y algunos no están dispuestos a que se les recuerde continuamente lo que dijeron. O no.

Gracias por la canción. Un beso.

JHWH dijo...

Demasiado ruido, si.
xxxooo.

Angela dijo...

Incluso el llanto, alguna vez, es también silencioso...

Algunas veces las lágrimas caen por el propio peso de la emoción contenida: caen por las mejillas, como caudales silenciosos, leyendo textos tan hermosos como los tuyos...

Manantial Isabellísimo...

José Luis dijo...

Hola Isabel.

La música toma su sentido de sus silencios. Quizás sí deberíamos dar más sentido a nuestro discurso dotándolo de convenientes silencios.

Gracias por acordarte de mí.

Un beso.

Inuit dijo...

Totalmente de acuerdo en la necesidad de silencio. Mucho ruido que sólo conduce al vacío lleno de más ruido.Hay que dejar hablar al silencio. En el mes de julio estaré toda una semana practicando el silencio más absoluto. Hace años, que dos veces al año ,ejercito esta práctica.
Auroras silenciosas.

Emig dijo...

Soberbio escrito. Me has dejado en silencio, pero lleno de pensamientos que no lo son.
Hablas de silencio, ecuanimidad. Hablas del silencio no como un contraste, sino como un todo necesario... ¡estupendo!
La verdad es que adoro la palabra, pero últimamente también el silencio con la misma medida forma parte de mi adoración personal, que intenta ser una práctica no abusiva pero si presente. El silencio habla, lo tengo claro. Creo que es como volver a las raices de lo perenne, lo que siempre está, ahora debajo de la expresión múltiple y desmesurada. Supongo que para encontrar la verdadera medida, un poco de silencio puede ser un primer paso estupendo.
De nuevo te mando mi agradecimiento por tus letras.
Un abrazo.

Emig dijo...

Eucheoh, me ha encantado especialmente tu apunte.
Un saludo

Enredada dijo...

con o sin palabras... los sentimientos están...y fluyen..
besos