30 de agosto de 2008

Deseos dormidos

Tras nosotros, contra el viento, no tienen la misma fuerza para elevarse.

Atados a nuestra nostalgia permanecen a nuestro lado, como pesadas indumentarias que no se desprenden con facilidad.

A contracorriente, cuando vamos de frente por la vida, parecen olvidados como sombras del pasado; sin rastro, sin peso, sin destino.

Son nuestros deseos dormidos; los que apartamos, los que escondimos…
Esos que un día nos aligeraban el paso, ahora parecen desinflados globos que fueron perdiendo su fuerza con el tiempo.

Mirar atrás es descubrir el ramillete de ilusiones que sigue ahí y que,aparentemente, fuimos dejando en el camino, borrando parte del brillo en nuestra mirada.
Sin embargo, mientras las recordamos, descubrimos que, aún hoy, muchas de ellas son capaces de elevarse por encima de nuestras desilusiones…


Imagen: Амика Лаферина

13 comentarios:

amor y libertad dijo...

quizá cuando despierten los deseos despertemos nosotros

un beso

brujaroja dijo...

Claro que aún pueden. Podemos. Los deseos dormidos permanecen ahí. Y un buen día descubrimos que es el momento para huir a esa isla, para iniciar esa aventura, para enfrentarnos a ese dolor, para aprender otras cosas, para recuperar un afecto, para desprendernos del miedo...
No se han quedado en el camino. Es que casi nunca miramos lo que llevamos a la espalda...
Gracias por recordármelo, Isabel...

Ligia dijo...

Yo también creo que casi nunca miramos para atrás, con el afán de llegar a nuestro destino, nos olvidamos de nuestras ilusiones. Habrá que hacer "recapitulaciones" de vez en cuando. Besos

Isabel dijo...

El caso,Santi,es no dejar que vuelvan a dormirse,quizás porque cada vez nos quedan menos oportunidades para realizarlos.Gracias por pasar y dejar tus palabras,amigo.Un abrazo.

Brujaroja,gracias a ti por transmitirme esa fuerza natural que llevas por dentro y me anima a continuar...Un besazo,amiga.

Ligia,esa es la cuestión ,que dejamos en el cajón objetivos que no deberíamos olvidar y que, sin embargo, aún nos están esperando.¿Pero cuánto nos cuesta ponernos manos a la obra?
;-)Buen día,amiga.

Enredada dijo...

Sabés? pienso que en ese momento que miramos hacia atrás, esos deseos reviven y nos dan fuerza para mirar hacia adelante.
mil besos

Isabel dijo...

Roxana,si algo hay que nos haga avanzar en nuestros proyectos es prestarles toda la atención posible.Y si retomamos con ganas esos deseos, ¿quién dice que no los podemos hacer realidad?;-) Un besazo,amiga.

Emig dijo...

Hola Isabel!
Un pequeño, gran post. Lo digo así por lo que transmite y lo que mueve y remueve a pensar. Invita a escribir como ocurre tantas veces te leo.
Me imagino que voy conduciendo, lógicamente es porque voy a algún lugar y durante el trayecto, no tengo ninguna duda de mi destino. Por el camino puedo parar, refrescarme la boca, descansar, distraerme con algo o alguien... vivir nuevas sensaciones, incluso hacerme olvidar mi destino, por considerar que es opcional a lo que vivo en ese momento. Puedo decidir continuar y, por el tiempo, llegar a ver esto que "dejé" como un deseo ya dormido, no obstante me engrandece que sigo mi particular viaje hacia mi particular destino.
En la vida creo que esto no es del todo así, es decir, vives pero el destino, si lo hay, no lo vislumbras y únicamente sobre la marcha encuentras puntos que son o pueden ser destinos, deseos que impulsan... Para mí, los deseos dormidos son aquellos inconclusos, los que aparecieron y por el tiempo no he sabido su porqué. A veces la vida nos ofrece "lo mismo" de otras formas y volvemos a "tropezar" con la misma piedra.
Sinceramente, veo más lo que duerme como su mejor estado, porque despertar deseos es como querer encontrar un referente y, prefiero ir con el coche hacia mi destino, pensando que tal destino es moverse hacia delante, pues el peligro de lo dormido es que, como tu imagen de los globos, frena el caminar y si las vueltas de la vida me devuelven hacia algún deseo dormido, bienvenido sea, pero yo debo de ser quien está siempre despierto, porque así la luz llega a cualquier recodo y así vivir lo más real que tenemos que es el presente.
Este estos son mis pensamientos gracias a tu mensaje. Gracias.
Pd.
Un abrazo

El búho rojo dijo...

Hay sueños olvidados que han sido, simplemente sustituidos por otros nuevos... pero hay otros, imposibles, que duelen...

Tienes razón... a veces se elevan por encima de nuestras desilusiones y nos colocan una sonrisa...

Un beso

LlunA dijo...

Hay deseos que se pierden, que se duermen...pero no sin motivo, lo hacen para dar paso a nuevos deseos, a nuevos sueños...la vida, el camino...

Un besote

thoti dijo...

.. parte del secreto de los sueños quizás no sea la satisfacción que puedan darnos, una vez que creemos haberlos podido alcanzar, sino posiblemente el impulso que nos dan mientras intentamos perseguirlos..
.. muchos besos, amiga.. y sueña todo lo que quieras..

Isabel dijo...

Emig,eres una mente inquieta que nunca descansa,no creo que leerme sea el motor de encendido para tus reflexiones,porque ya de por sí, tú mismo, nunca dejas de preguntarte cosas y reflexionar.Pero creo que estamos de acuerdo que el presente es lo mejor que tenemos,amigo.Gracias por tus palabras siempre interesantes.Un beso.:-)

Pablo, espero que si te queda algún sueño pendiente sea de esos que encienden la luz en la mirada y no de los que provocan dolor.Un fuerte abrazo,amigo.


Rocio,tú siempre de frente,valiente y animosa.Que lo pases muy bien y disfrutes mucho,amiga.Cuídate.Besotes y gracias.


Thoti,sabias palabras las tuyas;no es la vela lo que importa,sino el viento que la impulsa,¿verdad?Amigo,la experiencia es un grado...
Un beso y que pases una buena semana.:-)

JHWH dijo...

Para caminar de cuando en cuando hay que mirar al horizonte.
Bso.

Isabel dijo...

Jwhw,¿pues sabes que eso es algo que me encanta hacer?Siempre me motiva a continuar.
Gracias por recordármelo,amigo.Un abrazo.:-)