26 de diciembre de 2008

No empujen el río...

Después de unos días sin escribir cuesta desentumecer las ideas, las manos, las ganas…
Tal vez tomarse un respiro es, en ocasiones, tan necesario como un buen desayuno por las mañanas, unos rayos de sol calentándonos el cuerpo en invierno o un abrazo en silencio ante el desconsuelo…

Los días que nos sacan de la rutina también son importantes, pero siempre que seamos nosotros los que tomemos las riendas y no nos dejemos llevar por la presión de los acontecimientos.

Siempre hay que dejar un espacio y un tiempo para nosotros, para no sentirnos desbordados por el estrés, el cansancio o los planes ajenos programados contra nuestros deseos.

Creo que siempre hay tiempo para compartir y disfrutar, pero también para la intimidad, el silencio y el placer de la desconexión.

Ambas cosas son posibles si no nos dejamos avasallar por todo lo que la sociedad nos demanda en fechas como éstas; al fin y al cabo, sólo deberíamos organizarnos de acuerdo a nuestros propios deseos y conveniencia.

Olvídense de contentar a todos, la realidad siempre nos demuestra que la mejor manera de que así sea es que cada cual se conceda el tiempo que necesite ,sin presiones externas; porque no hay recetas mágicas.
El día sólo tiene veinticuatro horas; el relax no sólo es una necesidad, también puede ser una diversión.

Ya saben,cada uno es dueño de sus propios tiempos; no empujen el río porque fluye sólo…


Imagen: the-jesster



7 comentarios:

Ligia dijo...

¡Cuánta razón tienes! A veces tenemos que olvidarnos un poco de los demás y dejar un tiempo para nosotros mismos... Abrazos

Cecilia Alameda Sol dijo...

Se puede conseguir eludir ciertos compromisos que, a cambio de un par de risas, te dejan el cuerpo machacado y la sensación de haber perdido el tiempo. Estos días provocan tensiones que desaniman y empalagan. Si hacemos balance y nos preguntamos si ha merecido la pena el esfuerzo por estar en todas parte, con todas las gentes, comprando tanta cosas, ¿qué diremos?

glauca dijo...

Cierto amiga, dejemos que fluya sin prisas. Volveré...a su tiempo. Te deseo lo mejor en estos días, y que cuando el año que está a punto de comenzar se nos haga pequeño, nosotros nos hayamos hecho un poquito más grandes.

Un cariñoso abrazo.

amor dijo...

qué ansia tan inmensa tengo de que mi río fluya solo, de aprender a dejarlo fluir

un beso

thoti dijo...

.. el río fluye sólo.. y la sensatez de las personas como tú también..

.. tienes mucha razón en lo que dices..

.. te deseo lo mejor para esta semana y el año que, en nada, empieza..

.. un abrazo..

ahhh dijo...

Que el rio siga fluyendo a lo largo del 2009 con el mismo relax y que no nos falte el tiempo necesario para disfrutar de ello....

(sigo aquí, poco, pero lo suficiente como para desearte un feliz fin de año y un espléndido 2009)

un beso

Isabel dijo...

Ligia,no a veces,sino siempre que podamos,amiga.Un abrazo y gracias.

Cecilia, yo te diría que no me merece la pena,al menos yo soy de las que piensa así.Hay otras cosas que valen mucho más...:-) Besotes.

Glauca,gracias por tus palabras y deseos;estoy en total acuerdo contigo,y me encanta la última frase que has escrito.Qué buen reto,amiga.Besos.:-)
Felicidades a ti también.

Santi,tu río ya está fluyendo, lo que importa es que no te ahogues en él...
Un abrazo grande,amigo y gracias. :-)

Thoti,ufff la sensatez... nadie tiene la patente,amigo;cada cual tiene la suya y sólo animo a que mejore,incluso la mía. ;-)Un beso grandote y gracias siempre.

Rafa,mil gracias por estar "un poco" de tiempo valiosísimo para mi,aquí conmigo.También te deseo todo lo bueno que sea posible,incluso más tiempo para tus cosas,que te vendrá bien, como a todos. Muchos buenos deseos y feliz año,amigo,hasta pronto.;-)