19 de febrero de 2009

Reflexión

¿Por qué la vida para algunos es dar vueltas y más vueltas, como un tiovivo, sin cambiar nunca de destino y, sin embargo, otros sólo tienen que acomodarse en su asiento, de primera clase, y disfrutar de su plácido viaje?

Quien dictamina lo que es justo y lo que no lo es, ¿es justo?

¿El tiempo nos quita o nos da la razón?
¿Cómo se puede afirmar que todas las personas somos seres “humanos”?

¿Seríamos más felices si no conociéramos el miedo?

¿Somos más libres cuando lo ignoramos?...

A veces son muchos los interrogantes que me surgen, demasiadas las situaciones que no entiendo; pero, sin embargo, no quiero dejar de reflexionar sobre ellas cada vez que sea necesario.
Quizás no sea tan importante conocer las respuestas exactas a tantas incógnitas, porque algunas de ellas, en realidad, no la tienen; sino, simplemente, el hecho de no dejar de preguntarnos cosas, no conformarnos con todo lo que escuchamos o leemos, no sentirnos satisfechos con una sola respuesta…

No podemos olvidar que las mentes mas preclaras de la Historia han sido personas que nunca se conformaron hasta satisfacer la mayoría de sus dudas o comprobar, en la medida de lo posible, sus creencias.

Hoy en día algunas personas opinan que reflexionar es simplemente “calentarse la cabeza” de manera absurda, algo que no sirve realmente para nada.

Yo creo, sin embargo, que los momentos de reflexión son, además de necesarios, momentos altamente beneficiosos para crecer como personas, para aumentar nuestra capacidad de razonar y asimilar lo que nos rodea y, sobre todo, para nuestro propio aprendizaje.
Nada se aprende si no contamos con un tiempo de asimilación.

Me gusta reflexionar, meditar sosegadamente, valorar en qué medida las distintas circunstancias o acontecimientos me afectan o afectan a mi entorno,al mundo en sí.
Nunca he considerado que eso fuera perder el tiempo, al contrario; siempre he pensado que el razonamiento,junto con la observación, nos conduce a una mejor comprensión de nuestra sociedad.
Aunque,evidentemente, el hecho de razonar no nos convierte en poseedores de la razón absoluta.


Imagen:Victori




Intérprete: Jorge Drexler - Hermana duda

22 comentarios:

Camille Stein dijo...

aunque el razonamiento no garantiza el éxito, ni evita lo inevitable, la reflexión siempre es necesaria... aunque nos lleve a la conclusión de lo impredecible... o incluso de lo absurdo

un beso

Isabel dijo...

Camille,qué ciertas son tus palabras; estoy totalmente de acuerdo contigo.
Un fuerte abrazo y gracias siempre.
Que pases un excelente fin de semana,amigo.:-)

sísifo dijo...

Una vez oí que la Biblia rezaba: "El que aumenta su conocimiento aumenta su dolor". No sé si la frase es realmente de la Biblia o de dónde, pero es realmente acertada... siempre he pensado que un montón de preguntas no nos llevan a muchas respuestas, sino ¡a muchas más preguntas!! Y la inquietud de ese estado hace que a menudo me pregunte si tiene sentido. Camús (al que sabes que adoro) lo resolvió con el absurdo, y yo lo comparto.
Por otro lado, la entrevista de la que os hablaba yo en mi último post me responde alguna de tus preguntas; y es que la humanidad sin pensamiento no tiene dirección... Hay muchas personas pero no siempre son humanas... por eso debe haber cierta reflexión por medio, ¡para que no nos volvamos todos amebas!!
Un beso, amiga.

Nobska dijo...

Entre muchas otras, esta es una de las razones por la cuales me encanta regresar a tu espacio y leerte, porque invitas a esta sana reflexion desde muchos puntos, con una vision amplia y abierta.

un abrazo.

Isabel dijo...

Sísifo,una entrevista interesantísima,en la que se abordan varios temas que podrían dar lugar a más de un debate.Es verdad que ,de alguna manera,se pueden encontrar en ella respuestas a algunas de mis inquietudes.
Respecto a la relacion directa entre el conocimiento y el dolor es difícil saberlo;aunque creo que sí están muy relacionados.
Pero también soy de la opinión que el propio conocimiento nos aporta medios para saber manejarnos mejor ante los sentimientos y,por cierto, estoy recordando ahora el libro "El hombre en busca de sentido" de Viktor Frankl,por ejemplo.
Por algo el afán de saber ha sido siempre el mayor motor del ser humano.
Tus comentarios siempre son interesantes,amiga;me encantan.
Aunque pienso,mas bién, que eres tú la interesante,está claro. :-)
Buen fin de semana y un abrazo.

Anna,en realidad,amiga, no soy yo la que invita a la reflexión sino el mundo que nos rodea; tan sólo hay que abrir un poco la mente cada día y dejarse empapar por la vida. Siempre eres muy amable,amiga.Gracias por volver y disfruta de unos días buenos.:-)

thoti dijo...

.. que filósofa que estas amiga!!! así me gusta!!!.. jeje.. a ver a bote pronto se me ocurre contestar a tanto interrogante ;-)

.. yo creo que lo justo y lo injusto necesita una referencia..
.. no se si el tiempo nos quita o nos pone la razón.. lo que si se es que todos terminamos de la misma forma y creo en que más lejos del ahora nos coloca a cada uno en nuestro lugar..
.. todos somos humanos aunque algunos hallan perdido el corazón por el camino..
.. el miedo al que temo es precisamente a no conseguir ser feliz..
.. somos más libres siempre que somos conscientes de las cosas verdaderas..
.. me da que la razón absoluta no le pertenece a nadie de esta guisa, "absolutamente" a nadie..

.. besitos felices para tu finde, amiga..

sísifo dijo...

Muy bueno, el libro de Viktor Frankl! Me has recordado que debería "reojearlo". Besos amiga.

Pere Chuliá dijo...

Como tú bien dices pararse a reflexionar nunca es perder el tiempo. Como tampoco lo es el pararse sosegadamente a leer tus textos. Un saludo.

Isabel dijo...

Thoti,tú, que has reflexionado tanto y tan bién,ya encuentras respuestas; al menos para algunas,claro. ;-)
Yo aún voy de camino...
Gracias por tu sinceridad, la cual agradezco,como siempre.
Un besazo.:-)

Sísifo,me has recordado que la mayoría de las veces las segundas lecturas son ,en realidad, las mejores...
;-)Besos nuevamente.

Pere,cuánto me alegra leerte,amigo;y "verte" a través de tus imágenes siempre.Ya sabes que cuentas con mi voto,¿acaso crees que no te lo mereces por todo el esfuerzo por aprender, tu creatividad en el trabajo y tu trayectoria?
Vamos,no me queda ninguna duda...
Un besazo y gracias por tus amables palabras.:-)

Gwynette dijo...

Como sería un mundo sin filósofos que nos actualizaron tantas preguntas?. La más sencilla y la más difícil ante cualquier situación en que la vida nos ponga en una disyuntiva: Ser o no ser?.
Vale para cualquier compromiso.
Ahí estaba Hamlet haciendose esta interrogacion en el 1.500 y pico.
Las preguntas son eternas y las respuestas, personales, verdad? :)

Un besito, Isabel

Fernando dijo...

llaga a ti misma y vuelve cuantas veces puedas...te espero.

José Luis dijo...

Por supuesto no estoy de acuerdo con que más conocimiento=más sufrimiento. Siempre hay un consuelo en saber que ciertas cosas no dependen de los dioses o del capricho de un ente inteligente. Cuando hay un terremoto y mueren muchas personas, no pensamos en que hemos pecado, sino en que estábamos cerca de una falla o una placa tectónica en movimiento. Eso no quita el dolor por la pérdida, pero sí el sentimiento de culpabilidad, lo cual es muuuuuuucho. Y así todo.
El punto de vista de Camús de que es absurdo, sin duda viene porque el filósofo lo plantea desde un punto de vista utilitarista, o sea, ¿todo esto sirve para algo? eeeeck! pregunta equivocada! No es más que caer en la perspectiva del diseño inteligente, de la "causa" por la que el ser humano está aquí, cuando es algo que no podremos resolver, muy probablemente nunca. Sería como si una bacteria, puesta en el platillo de un microscopio, quisiera también mirar por el objetivo.

sísifo dijo...

Por alusiones contestaré (Isabel, espero que no te importe) que el conocimiento entraña más sufrimiento porque te haces más preguntas, tienes más dudas, surgen más conflictos... No es por el conocimiento que adquieres, sino por el que te das cuenta de que te falta.
Respecto a lo de Camus... se trata de reconocer el absurdo de la vida, no de su utilidad.
Un saludo a todos, y disculpad mi intromisión.

José Luis dijo...

Corrígeme si me equivoco, Isabel, pero los comentarios, además de para desear muchos besos, abrazos y buenos rollos, también sirven para hilar interesantes debates. Si no es así, pido mil disculpas.

Isabel dijo...

Gwynette,es cierto que las preguntas son eternas y las respuestas,además de personales, son limitadas.Hay muchas más razones para seguir preguntándonos que respuestas tenemos,está claro.Pero no por eso vamos a dejar de preguntarnos menos cosas...
Un besote,amiga mia.Me encanta que vuelvas.Cuídate.Besos. :-)

Fernando, debes ser un hombre infinitamente paciente si dices eso...jeje.
No tendrás que esperar demasiado porque te leo,aunque no siempre te deje comentarios,porque lo hago desde el Reader.Es estupendo poder contar con tus comentarios;todo un placer,amigo.Gracias.:-)

José Luís estoy encantada con el debate,por supuesto,no te quepa duda;esto nos mantiene las neuronas activas, jeje.
Respecto al tema pienso que aunque el conocimiento nos aporta,como ya he dicho antes,mejores recursos para afrontar el sufrimiento,no quiero decir que uno dependa del otro;es posible que un mayor nivel de conocimiento revierta en una mayor preocupación, inquietud o angustia,tal vez.
Hay cosas que son inevitables,cierto; pero la manera cómo manejemos las emociones que nos provoquen sí creo que tiene mucho que ver con el conocimiento,la inteligencia...

Sísifo,yo al menos no quiero pensar que todo esto es un absurdo,puede que tal vez lo sea al final,que no lo sé por supuesto;pero prefiero pensar respecto a la vida, al final de mis días, que "fue bonito mientras duró".
Tal vez todo es cuestión de perspectivas;hay quien se motiva al mirar más allá y otros, en cambio, simplemente se alejan del precipicio...
Lo mejor de todo es que somos capaces de debatir,de enriquecernos con las distintas opiniones,amiga.
Para mí siempre es un placer.
Gracias Sísifo,gracias José Luís por hacerlo posible.Un fuerte abrazo para ambos y pasen un buen fin de semana.

José Luis dijo...

Bueno, como Isabel da su licencia:

Camús no será utilitarista, pero una visión acerca de si algo tiene sentido o no, siempre implica al observador y el uso que pueda darle a esa información. O sea, ¿sirve para algo la existencia?. No digo que uno no se pueda formular la pregunta, pero dada nuestra posición dentro del interrogante, y la amplitud del concepto, es una pregunta, a mi entender, demasiado "reducida". Alguien dijo que lo importante no son las respuestas sino las preguntas. Pues bien, supongo que hay que formularlas con más determinación, con más definición. El suicidio no es una opción de vida. La vida es el espacio que hay entre el nacimiento y la muerte. Independientemente de su sentido.

Isabel dijo...

José Luís,¿podemos vivir la vida sin encontrarle sentido?,me pregunto...
En tal caso la vaciamos de contenido,de motivación; simplemente la vegetamos.
Tal vez es que yo prefiero encontrarle nuevos sentidos cada día;por si acaso no nos quedara nada más, que la haya vivido un poco mejor,al menos.
Aunque en mis peores momentos ,los más críticos,tal vez me cueste encontrarle un sentido suficientemente válido... :-)

José Luis dijo...

isabel, sin duda alguna necesitamos un sentido. Pero un sentido "personal", que puede ser un proyecto, una ilusíon... El filósofo va más allá y se pregunta, ¿Para qué sirve todo eso en un término global? ¿Para qué sirve que yo tenga sueños y ambiciones, si acabo muriendo? ¿Qué pasa si morimos todos?, nada, la verdad. Y estoy de acuerdo con él; es absurdo. Es absurdo si no lo miras desde una punto de vista científico, biológico. La evolución nos ha hecho así, en un mundo que se ha formado así a base de causas/efectos encadenados. Y ya está.
Un abrazo.

sísifo dijo...

Parece mentira, José Luis... estoy totalmente de acuerdo contigo... ¿Eso es que no he entendido el significado exacto de lo que querías decir?
Yo, efectivamente, creo que no tiene un sentido que nosotros le podamos ver. Imagino que es culpa de nuestra finitud; no podemos ver más allá, y el más acá no tiene sentido para mí.
Creo que Camús se debate en el mismo escenario que Hamlet, con su "ser o no ser"...

El búho rojo dijo...

Qué nos impulsa a dar el primer paso de recorrer un camino cuyo destino desconocemos???

Sí... lo sencillo es la pregunta en la mayoría de las ocasiones... lo complejo no es saber la respuesta, si no comprenderla y asimilarla...

Escelente reflexión Isabel

Ra dijo...

Tou ché (aunque no sé si se escribe así o no)
Como dicen los/as jóvenes y jóvenas: "Ahí las dao"!

Isabel dijo...

José Luís,Sísifo,al fin y al cabo seremos polvo;nuestro fin más preciado es vivir lo que tenemos mientras lo tengamos,¿no creéis?
Si es algo absurdo que lo sea después,nunca antes. :-)

Pablo,pues creo que no nos dan ocasión de pensar por qué damos el paso siguiente,simplemente es nuestro instinto de vivir..Un besote,amigo y gracias por pasar por aquí. :-)

Ra,espero no darle a nadie,jeje;sobre todo porque mi punto de vista nunca da en el blanco,amiga. ;-)
Tengo mala puntería,será que no me gusta disparar contra nada ni nadie...Un abrazo.