19 de abril de 2009

La casa habitada

Un pequeño edificio, a medio construir, en las afueras de un gran pueblo, desarrollado y multicultural; el espacio que aspiraba a ser vivienda se quedó abandonado antes de su finalización.

Hoy, después de muchos años, continúa siendo una construcción de ladrillos rojos, con una cubierta que permite el lujo de un techo y que dispone, sencillamente, de una sola pared; tiene dos alturas y su planta superior también quedó cubierta, aunque sin rematar.
Al igual que todo lo que permanece a la vista de cualquier transeúnte que pase frente a ella.

Pasan los años, y esta estructura firme, pero sin final, siempre vuelve a llenarse de vida, aunque no sea lo suficientemente digna.
Se sucede una estación tras otra y, como si de un inmenso escaparate se tratase, la “mercancía” de la nueva temporada se repone rápidamente, a la vista de todos.

Sí, es nuestra casa - parecen decir los ojos, brillantes y negros, que miran desde arriba todo lo que sucede.

Mantas, cartones y plásticos sustituyen a las paredes que faltan.
No se pueden cerrar las ventanas que no existen, como tampoco nuestros ojos al pasar.
Ellos conversan y ríen junto al fuego encendido sobre el rugoso suelo de cemento, ajenos a lo que siento; ahí tienen un techo, un lugar momentáneo donde vivir.

Siempre andan buscándose la vida, un trabajo, un sustento para cada día...
Son más afortunados que otros; ellos duermen bajo un techo que muchos de sus compatriotas no tienen.
Sus pieles son tan negras como el futuro que dejaron en sus países de origen.

Aquí ríen y viven con casi nada, incluso se permiten jugar al fútbol algún que otro día de sol.
Ya caminaron mucho; aún hoy continúan por el largo camino de su necesidad.

Parecen vivir ahí, pero siempre están de paso.
Esa casa vuelve a ser habitada una y otra vez; por los mismos, por otros distintos, por nuevas personas anónimas y sin destino cierto…
Vuelve a ser habitada por todos los que sueñan- soñamos- con un mundo mejor...

Imagen: Emilio Morenatti



Intérprete:Youssou N'Dour - So Many Men

8 comentarios:

thoti dijo...

.. ¡que pena de mundo que hemos creado!.. ¡que poca sensibilidad a la miseria humana y al dolor ajeno!.. a veces siento una enorme vergüenza de ser humano y tener que compartir escenas de tremenda injusticia con lo más necesario con mis hermanos y hermanas los seres humanos..

.. un abrazo, buen domingo y buena semana que viene, Isabel..

manu dijo...

comparto lo que dice thoti.

la realiad es muy cruda, la vida debería ser más sencilla, debería tener otro fin y no el que tiene en la actualidad...hoy nuestro fin no tiene forma alguna, pero se busca con desesperación, sin importar nada ni nadie.

un besito!

Estrella Altair dijo...

La vida.. es muy complicada para mucha gente.. somos privilegiados de tener lo que tenemos... y hay que saber agradecerlo, en cada instante...y plantearnos que nuestro pequeño grano y aportación, sea tambien de ayuda.

Un beso

Ligia dijo...

Esperemos que nuestros sueños de un mundo mejor se conviertan algún día en realidad, una realidad más alegre que la que describes en tu texto. Abrazos

mj dijo...

A veces me pregunto si alguna vez dejaremos de ver escenarios como los que describes y otros que existen peores..pero mi pregunta se queda en el viento sin respuesta...los gobiernos son los causantes de todo esto y no ponen voluntad para que cada ser humano pueda vivir con la dignida que merece...
Te felicito por el post
mj

Isabel dijo...

Gracias por vuestras palabras ,amigos.
Gracias por comprender que la vida no es fácil para ninguno de nosotros,pero para otros es, además, mucho más compleja.

KePaNuK dijo...

Lindo blog, con mucho significado...
dejo mis saludos,
KePaNuK

Isabel dijo...

Kepanuk, eres bienvenida y te
agradezco mucho que hayas decidido acompañarme por este camino virtual.
Nos leemos en lo sucesivo,amiga.Un gran abrazo.:-)