5 de mayo de 2009

Aquel álamo blanco

Aquel álamo blanco,
vestido de viento,
susurra con los lunares;
hojas de plata y verde,
bailando por soleares.
Volantes tienen los pétalos,
un revuelo de rosales,
taconeo y castañuelas;
no hay espinas en los compases
del patio donde nací.

Alegre coro de pájaros
cantando por alegrías;
naranjitas y limones
juegan en los balcones
con aromas del jazmín.

Alta sombra cantarina
ese faro de Alejandría
que me creció en el jardín.
No te secó mi memoria,
te arrancaron de raíz.


Imagen: Google




Intéprete: Felipe Campuzano - Melancolías

2 comentarios:

Ligia dijo...

Melancolía... Totalmente melancólico me ha parecido tu poema, y realmente evocador. Besos

Estrella Altair dijo...

Adoro los álamos.. tengo en concreto 4... y me parecen tan majestuososo, tan dignos, tan llenos de vida.. tan grandes...

... me impactan...
... representan muchas cosas en esta vida..

Besos