20 de octubre de 2009

En algún lugar de la memoria....

(Como estímulo y muestra de mi cariño para M.Carmen A.)


Guardamos; siempre guardamos…
Papeles, fotografías, ropas, documentos, dinero, zapatos, recuerdos…

Fragmentos de nuestra vida que vamos acumulando por si fuera necesario montar, pieza a pieza, el puzzle de nuestra historia.

Siempre sentimos necesidad de guardar ante futuras o imprevisibles carencias; como intuyendo que nuestra memoria o estado, acaso, no siempre será el mismo.

No siempre es el afán de poseer lo que nos mueve, sino la certeza de que en algún momento algo pueda faltarnos o fallarnos; visto así cada cual intenta afrontarlo como puede.

Sentimos miedo generalizado ante las carencias; ya sean materiales o afectivas.
La falta de algo que, de algún modo, podamos necesitar nos crea desasosiego, intranquilidad, inseguridad…

A lo largo de nuestra vida intentamos no ir dejando ningún cabo suelto, por lo que pudiera pasar…

El miedo al vacío, la ausencia, la incertidumbre e inseguridad nos hace aferrarnos a cosas que, de alguna manera, nos hacen sentir mucho más seguros.
Guardamos en los armarios,en las cajas fuertes de los bancos, en los cajones del recuerdo…

Cuando, al fin, todo parece estar bajo control algo empieza a fallar.
Algo en lo que siempre habíamos confiado: nuestra memoria.

Inesperadamente empezamos olvidando pequeñas cosas.
Poco a poco todo aquello que era tan importante se va nublando y permanece escondido en alguna parte de nuestro cerebro.

Es cuando el hecho de "guardar" crudamente se muestra innecesario y carente de sentido.
Cuando, no sin dolor, los que nos rodean comienzan a darse cuenta de que vivimos para ser amados.


Imagen:KonradC





Intérprete: Ketil Bjornstad - Places,people,moments and years

11 comentarios:

maria magdalena dijo...

Pasamos toda una vida, sin valorar lo que realmente es valioso, yal final nos damos cuenta que solo debiamos sembrar amor, por que nada vamos a llevarnos, solo eso, el amor nos acompañara hasta el final. Muylinda lectura, un beso

Camille Stein dijo...

al final prevalece la misma desnudez del inicio, como si los fragmentos materiales hubieran sido completa vanidad...

un beso, Isabel

thoti dijo...

.. de momento no me olvido de mandarte un fuerte abrazo.. ojalá que nunca nos olvidamos de las personas a las que queremos..

.. besos, amiga..

edmundo serna ruz dijo...

El miedo es la mayor fuerza que hay en la naturaleza humana, le debemos la supervivencia de la especie, y el amor es un dios difernte, otra cosa.
Lo terrorifico es que al final nos demos cuenta que hemos hecho más cosas por miedo que por amor.
Haciendo balance, un abrazo nada temeroso.

ROSA dijo...

VIVIR JUNTOS, AMAR JUNTOS, SUFRIR JUNTOS, OLVIDAR JUNTOS...

Un beso hermanita

Con tinta violeta dijo...

Quizá lo único que de verdad debiera ocuparnos es en dejar un hermoso recuerdo guardado en el corazón de los que amamos, de los que tenemos cerca o de los que guarden alguna relación con nosotros...el resto, me parece prescindible.
Me convierto en depositaria de la belleza de tus palabras.
Un abrazo.
Paloma.

CANTO EN FLOR dijo...

Miré tu imagen y se des-ataron muchos recuerdos.

Una narración llena de verdad, poco poco vamos perdiendo nuestros recuerdos hasta quedarnos sin ellos.

Lo vital es mantenernos cerca de quien nos necesite para recordar juntos.

Un abrazo.

Caminante dijo...

Guardamos muchas cosas, sí, aunque yo no sea muy hábil en ello, no estoy especialmente predispuesto al orden y soy dado a perder demasiadas cosas, intento conservar algunos cuantos tesoros que me atan a personas y lugares que ya no están..., pero desgraciadamente, todo ese esfuerzo llegará el día en que el tiempo lo vuelva vano.

Besos.

manu dijo...

buen mensaje, la vida es demasiado corta como para perder tiempo en cuestiones banales, los lazos son los que conforman (finalmente) lo que realmente somos.

un saludo
atte. manu

Ligia dijo...

Es muy duro llegar a esos momentos. Perdona, pero a veces me pregunto si vale la pena. Abrazos

nadaq dijo...

...qué vida tan extraña esta. Tenemos el deber de buscarle sentido. Y debe haberlo, tal vez porque quiero creer que es así.

...pero a veces es tan dificil saberlo ver.

...lo siento, tengo un ataque de realidad.

Un abrazo, hermosa.