7 de octubre de 2009

Por azar

Se encontraba tan perdida que sólo deseaba dejarse aconsejar por los libros; de alguna manera era mucho más cómodo que pararse a pensar cuál sería su siguiente paso.

Había decidido abrir un libro distinto cada mañana y leer al azar alguno de sus párrafos; después, leyendo entre líneas, intentaría sacar alguna conclusión válida que le sirviera de estímulo ante el estado casi letárgico en el que se encontraba su vida.

Como si estuviera frente a una echadora de cartas, y con cierta incredulidad, pensó dejarse aleccionar por las imprevisibles sentencias que el caprichoso destino tuviera previsto desvelarle.

En su primer intento cerró sus ojos frente a su limitada biblioteca, extrayendo con suavidad un libro; al tacto notó su grueso lomo.
Su rostro permaneció absorto ante el título del volumen extraído: “Nada es azar”, de Richard Bach.

En ese instante pensó que su idea no había sido tan descabellada y, de repente, sintió cierta inquietud por saber qué le depararía ese libro abierto por cualquiera de sus delgadas páginas.

Fijó su atención sobre el primer fragmento donde se habían posado sus ojos y leyó en voz alta…


- “Los problemas son para solucionarlos,
la libertad para comprobarla,
en tanto tengamos fe en nuestros sueños,
nada sucede por simple azar." -


Con cierto escalofrío cerró el libro, colocándolo nuevamente en su lugar.
Aún no terminaba de creer lo que le estaba sucediendo.
Empezaba a dudar de que las casualidades existieran.
Ese texto había removido en su mente todo un puzzle de posibilidades.
No se tomó demasiado tiempo para reflexionar; en esta ocasión estaba convencida de que nada sucedía por puro azar…

Unos minutos le bastaron para ser consciente que, con los años, había ido perdiendo la fe en sus sueños…

Era una mañana gris, el día amenazaba lluvia; pero ella, sin embargo, sentía una gran serenidad, como si se hubiera liberado de la confusión que la paralizaba.
De repente comprendió que tenía mucho por hacer y que, por suerte, aún estaba a tiempo…


Imagen:Etoile06



Intérprete: The American Dollar - Anything you synthesize

11 comentarios:

edmundo serna ruz dijo...

El azar, amiga, buscando consejo en un libro ignoto,no es diferente del de salir a la calle cada nuevo día a ver que nos depara la vida.
La sorpresa, como en tu fascinante texto, viene al comprobar como la interpretación de las señales termina dejándonos, de forma poco azarosa, otra vez en el buen camino.
Como "nada es azar", tu galana paradoja provocó este comentario,que cierra un círculo y un rato agradable.
Salud y suerte.

manu dijo...

las señales se encuentran, pueden aparecer pero uno debe orientarse a buscarlas, queriendo o sin querer. la suerte puede aparecer, pero hay que estar preparados para poder sacarle provecho.

muchos tiene suerte, sucede que no se dan cuenta.

un abrazo
atte. manu

pd: me gustó la música

nadaq dijo...

Hoy encendí el pc. De mi lista de favoritos elegí un blog al azar. Y...

"...el día amenazaba lluvia; pero yo, sin embargo, sentía una gran serenidad, como si se hubiera liberado de la confusión que me paralizaba"

Gracias, Isabel.
Un fuerte abrazo.

manolotel dijo...

Un libro siempre nos dice algo sobre el universo en el que nos movemos y, a veces, es como si nos miráramos a través de los ojos del escritor.

Yo creo que los sueños solo son un objetivo, una referencia. Lo interesante en realidad es el camino. Como decía Cavafis, mientras más dificil sea alcanzarlos más tesoros hallaremos y más disfrutaremos con su búsqueda.

Muy logrado el relato. Establece una relación muy intimista con el lector exponiendo a la luz pensamientos y sentimientos. Muy adecuada también la música.

Un saludo, un beso.

Con tinta violeta dijo...

Leer tus palabras es siempre una apuesta segura. He comenzado el día con tu blog, y hoy camino dispuesta a recibir todo lo que me depare, con los ojos del corazón bien abiertos para descubrir con qué nueva aventura me sorprende... No creo en el azar...me gusta descubrirle el propósito a las experiencias.
Un abrazo.
Paloma.

thoti dijo...

.. ¿sabes que te digo?:

:-)

Ra dijo...

Me encanta Richard Bach. Estoy deseando comprarme su nuevo libro. Ha hecho muy larga la espera....

Enmascarado dijo...

Como dice el Gran Zafón...Nosotros no escogemos a los libros, son ellos los que nos escogen a Nosotros....si yo fuera libro no hay duda que a tu paso me caería del estante para que tus manos me recogieran y tus ojos se posaran sobre mi.

Besos

Iseult dijo...

ah! las causalidades de la vida son maravillosas!!! nada ocurre por azar. Todo tiene un sentido, y es el que nosotros le busquemos y el que nos propongamos. Levantarnos cada día es buscar un camino a través de cada señal recibida.
bellas palabras, Enmascarado.

Caminante dijo...

Y yo que con el tiempo he llegado a la conclusión de que la vida es una suma de casualidades... nos pasamos la vida eligiendo, decidiendo, pero al final casi nada depende de nosotros mismos, si no de la suma de las decisiones de aquellos que, por casualidad, pasan a nuestro lado.

No sé si eso es el azar, pero a mí se me parece.

Besos.

Francisco dijo...

Paso después de mucho tiempo por acá, poniendome al día poco a poco. Excelente texto y música como siempre.

"Por suerte, aún estoy a tiempo…"