25 de octubre de 2009

Salto vital

Las personas no nos pertenecen; a nadie pertenecemos.
No nos pertenecen sus hechos ni sus palabras.
Tampoco su pasado ni devenir.

Como tampoco el rayo de sol que se filtra entre las copas de los árboles, por más que queramos conservarlo entre las manos.
Sólo las amamos si queremos, nos aman; y así basta.

Aferrarse no sirve de nada.
Van a nuestro lado y, a veces, nos pasan.


Nadie nos pertenece. Nada...
Es tan claro y, a la vez, tan absurdo que creo en la inmensa irresponsabilidad de atreverse a saltar, soltar, para ser feliz.


Imagen: АНДРЕЙ ЗВЯГИНЦЕВ



Intérprete: Brian Crain - Andante Cantabile

7 comentarios:

Camille Stein dijo...

así de claro, nítido e indudable... no hay posesión posible, sólo un sendero común por el que discurrimos, efímeros...

un beso, Isabel

Isabel dijo...

Un gran abrazo, Camille.
No todos entienden esto...
Buena semana,amigo.:-)

Con tinta violeta dijo...

Apabullante la sencillez y la verdad que encierran tus palabras. El amos es gratuito, nuestro amado no es nuestro...así que solo nos queda disfrutar con el gran regalo que colocan en nuestro corazón. La música perfecta.
Un privilegio descansar en esta página. Su belleza es un oasis para los sentidos.
¡Gracias!

Besos.
Paloma.

Isabel dijo...

Gracias a ti,Paloma,por el constante ánimo que ofreces con tus palabras.Un fuerte abrazo.:-)

Aleksander Nagi dijo...

… Isabel,
… síntesis que abarca tanto,
… yo no acabo de leer un texto. No.
… acabo de leer un inmenso océano de letras,
… de sabiduría y una gran experiencia “budista”,
… si viene siendo cierto y muy hermoso lo que expresas,
… también es cierto, que estas almas que cruzan en el camino,
… llegan y acarician nuestras almas,
… resucitan y se tatúan en lo más profundo de nuestro ser.
… no nos “pertenecen”
… pero, nada que hacer con el recuerdo,
… con la caricia,
…con la memoria que vive presentándolos con cada amanecer,
… o apenas los parpados cierran sus puertas.
… “no pertenecemos” y “nadie nos pertenece”,
… pero es duro el desapego,
… y la distancia es implacable con su golpe,
… como siempre, amiga y Maestra,
… es un honor leerte,
… es un privilegio estar entre tus letras,
… un beso y un abrazo

Caminante dijo...

No nos pertenecen, forman parte de nosotros, pero no son sujeto de propiedad alguna.

En el momento en que lo fueran, dejarían de ser ellas mismas.

Besos.

Isabel dijo...

Aleksander,nadie ha dicho nunca que no sea fácil dejar ir,soltar...
No es cuestión de desapego, es ser capaces de reconocer la libertad y el derecho a ser que tenemos.
Siempre es mucho más fácil pensar que los demás nos pertenecen o están en deuda con nosotros.
Si hay que saltar se salta,si hay que soltar se suelta,si hay que ser feliz no podemos perdonarnos no intentar serlo...
Te agradezco tu amabilidad en forma de bellas palabras,amigo.Mi abrazo.

Caminante,en ocasiones nuesto afán de poseer y dominar,nuestro apego excesivo y dependiente pone en riesgo nuestra propia felicidad y seguramente la ajena.Sobre todo los sentimientos mal asumidos...
Somos seres incomprensibles,la verdad. Mis saludos y gracias por tu visita.:-)