1 de noviembre de 2009

Subterráneos

A veces el vacío me ocupa y me aturde, desorienta mi norte y nubla mi horizonte de cordura.
Deja mis ojos tibios y mis manos insensibles.

Una invisible cortina de tiempo me oculta tras su recio tacto, tejida con años perdidos.
Me acecha el letargo de emociones que hibernan a distancia del daño y los sentimientos.

Acurrucada en mis brazos me tengo, desprovista de escudos y flechas, al desamparo de mis miedos.
En las esquinas de mi calle me encuentro, llena de recovecos, de fracasos y deseos que tiemblan a cada paso que no acierto.
Más sola que sólo conmigo, cuando no me acompaño ni me aliento.

Las nubes oscurecen de repente mi camino; no es el miedo, es la misma indiferencia que posee un furtivo.Me da igual esta ajena letanía de lamentos que no escucho.

Siento frío de mi frío, del ancho paréntesis de mis manos.
De la distancia con la que miro para no tener que verme.

Mantengo a distancia mi reflejo, distante del mundo y su realismo.
Un surrealismo profundo donde, acaso, siempre habito.

Sólo me quedan mis subterráneos y oscuros abismos; ahí donde siento todo lo que va conmigo, pasillos del alma donde nadie se explica cómo sobrevivo.
Ahí donde ni yo misma puedo evitarme ni olvidar.

Imagen: Paola Sebal



Intérprete: Madredeus - Destino

9 comentarios:

Camille Stein dijo...

abismo, subterráneos pasillos de nuestro propio reflejo...


un beso, Isabel

Le Mosquito dijo...

No me pregunto cómo sobrevives, pero lo celebro.

Un abrazo.
:)

Caminante dijo...

Esos subterráneos son un retrato de la soledad.

Besos.

India Ning dijo...

Igual es necesario, para endurecerse. Sólo a base de esas cicatrices salimos de la inmersión.

Un beso grande.

ROSA dijo...

¡Hey, hermanita!
La gripe te ha dejado peor de lo que creía.
Estás tan baja ( de defensas) que acabaste en un subtwerráneo.

Es que hay que tomar vitaminas.
¿Pero cuál?

Besos hermanita

JuanMa dijo...

No hagas caso. Eso que sientes cuando así te sientes es una cortina de humo.

El sentir, vivir, con pasión y sin indiferencia es lo que sí es real.

Rasga pronto la cortina, ¿vale?

Muchos besos.

Isabel dijo...

Hay momentos en la vida en que una se siente justo así, pero de todo se sale y a todo se sobrevive. Y la vida simplemente sigue. Besos, hermosas y tristes palabras.

Anónimo dijo...

Las nubes oscurecen el camino...pero al final espero ver y disfrutar contigo del sol!
un besito

Norberto dijo...

Hola Isabel, hermoso relato, porqué suponemos que la oscuridad siempre es mala, a veces es necesaria para encontrar claridad, de hecho esta no existe sin ella.
Gracias. Un abrazo
Norberto