16 de enero de 2010

Escaparates

Los escaparates son el fiel reflejo del mundo y su diversidad.
Son espacios reservados para la indiscreción, la curiosidad, la distracción, el irrefrenable deseo…

Espacios que nos convierten en enfermos voyeuristas; endemoniados crónicos sin posibilidad alguna de exorcismo que nos libere de tanta atracción fatal.
Son pequeños paraísos donde exhibir todo lo que, en realidad, no necesitamos comprar.
Donde puedes mirar, pero no tocar...

Escaparates donde clónicos e inertes maniquíes esperan algún día, bajo la tiranía de sus formas, una imposible sublevación.
Con detallistas exornos y delicados géneros, insospechadas sorpresas, suculentos objetos que ruegan en silencio ser liberados de su cautiverio; todos ensamblados en la cadena de montaje de la Incansable Fábrica de los Deseos.

Colores, brillos, luces y sombras; interminables vitrinas conteniendo magníficos tesoros que tornamos por posesiones.
Tan sólo nos separa de ellos una transparente luna, que brilla sin plenilunio al alcance de nuestras manos...

Ya sean lujosos y humildes, inmensos o discretos, sólo nos muestran, como efímeras pompas de jabón, la opulencia y el vano reflejo del mundo.
Escaparates, esas pequeñas jaulas de oro, que esclavizan por siempre nuestras miradas.
No existen en donde no hay riqueza.
Probablemente porque hay deseos que no se pueden comprar ni vender...


Imagen: emmeelle75





Intérprete: Tord Gustavsen Trio - Wide open

18 comentarios:

Emig dijo...

Estimada Isabel. De nuevo me tienes con el sombrero quitado y la mirada postrada ante tus palabras escritas. Un ejemplo magnífico, genialmente plasmado, imagen incluida de lo que vivimos y cómo lo vivimos. Sigo creyendo que en el "cómo" está el meollo de la cuestión.
Gracias por tu compartir, maestra :)

Un beso

Fernando dijo...

el mundo no deja de ser un bazar...besos

Camille Stein dijo...

sembrar la necesidad de posesión, como si la espuma o el espejismo pudieran ser vendidos...

un beso, Isabel

simply blue dijo...

Espejismos de "felicidad" que colman instantes, todo tan efímero, cuando lo más hermoso, lo que más deberíamos intentar lograr tener algún día, tocándolo, sintiéndolo, es la paz interior, la plenitud, el equlibrio, la armonía, estar bien con uno mismo y los demás....

bonita reflexión Isabel,

un beso

moderato_Dos_josef dijo...

me quedo con tus últimas palabras: hay deseos que no se pueden comprar ni vender...
UNn abrazo.

zolmex dijo...

Que buena definicion has hecho de este mundo.Este mundo en el que me muevo o me ha tocado vivir.Tus palabras me acompañaran por siempre en cada escaparate que muestre al mundo.Un saludo amiga Isabel.

thoti dijo...

.. sin luces, escaparates, carteles de reclamo, "oportunidades", planificación, ambición desmesurada, sutileza.. todo ese mundo que forma la creación de necesidades-innecesarias.. no habría capitalismo.. ni posiblemente tanta injusticia, ni piscinas excesivamente lujosas en chalets particulares, ni cruceros estrambóticos, ni joyas, ni coches de alta gama, ni tanta tontería..

.. tu lo has explicado mejor y con más belleza..

.. un abrazo amiga..

Con tinta violeta dijo...

Impecables palabras, para un "escaparate" de verdades...
Imposible contarlo mejor. Esa es la explicación de porqué esta sociedad tiene a veces (¿solo?)los valores algo confundidos.
Besos.
Paloma.

Enmascarado dijo...

A veces los deseos no son más que sueños que nos ayudan a caminar...que hacen que podamos dar un paso... y luego otro..y así poder recorrer el camino

y debemos distinguirlos de la ambición, del egoismo...y desear que todo el mundo tenga su "escaaparate" en el corazón y que nadie sea tan pobre que no pueda tener ni siquiera un sueño..un deseo.

Se que suena a utópico..pero que mejor escaparate que aquel en que todos los maniquies sean iguales..sin importar si son de un color u otro, si son hombres o mujeres...un escaparate sin cristales...donde poder entrar y salir libremente.

besos

Caminante dijo...

Supongo que hoy en día ya no concebimos un paseo urbano sin escaparates, sea por que vamos buscándolos, sea por que sin darnos cuenta nos están llamando mientras caminamos, pensamos o conversamos, y siempre, aunque sea un segundo, captan nuestra atención... y, sobre todo, por que nosotros somos parte de otro escaparate con o sin marcas.

De todas formas, igual que tengo fijos los escaparates de diseño de hoy, de las tiendas de lujo o de Zara, recuerdo más los del viejo ultramarinos o el decomiso de mi infancia (ahora lo más parecido son los de las tiendas de los chinos), donde más que ese "arte" del escaparatismo, nos llamaba la acumulación.

Besos.

Besos

Walden dijo...

Hola, soy nuevo en esta casa. Primero tengo que decirte que nada más entrar he sentido esa sensación agradable de estar en un sitio conocido en el que uno se relaja para quedarse sin prisas. Me ha encantado la selección musical que le has puesto a este post.
A mí particularmente, casi todo lo que sea contemplable me atrae irremediablemente y eso incluye, a los escaparates y a las promesas que anuncian.
Voy a pasear ahora tranquilamente por tus habitaciones.
Un saludo.

Isabel dijo...

Hermosa manera de describir los deseos tras el cristal, hermosa música que los acompaña. Besos.

Ŧirєηzє dijo...

muchas vidas tambien son escaparates...
un post magnifico que invita ala reflexion...
saludos desde el sur

(estremecedoras las imagenes de haiti)

almena dijo...

mmm qué cierto, ver los escaparates como "fábricas de deseo"

me viene a la memoria un viejo refrán que en absoluto tendría cabida en nuestros tiempos, aquello de "el buen paño en el arca se vende"

:)

Besos!

El búho rojo dijo...

Mi querida amiga...

Siempre que miro escaparates, me pregunto quien está realmente dentro y quien está realmente fuera...

Un beso

Pilar Tomás Valero dijo...

Hola Isabel
He venido a caer en tu casa de casualidad, buscando una imagen de escaparate para mi blog y, me encuentro un maravilloso post que habla de escaparates. Primero decirte que tus palabras resultan maravillosamente profundas y, a pesar del planteamiento materialista, que han suscitado todo tipo de comentarios, he de defender dada mi profesión (interiorista y docente del escaparatismo) que independientemente de lo consumidores que queramos ser, (nadie nos obliga y es una elección personal) os pregunto: ¿no es más atractivo pasear por calles engalanadas de imágenes creativas?
El escaparatismo es un arte efímero, independientemente que esté derivado del marketing. Todos vendemos algo (hay quien desgraciadamente, vende hasta su alma) todos necesitas adquirir algún producto de vez en cuando. Yo vendo servicios, tú vendes pan, aquel vende verduras, el otro vende medicamentos, coches, casas, ropa…
Quizás mi amor al arte no me deje ser objetiva. Un saludo a todos y encantada de conoceros. Me hago seguidora, bien ha valido la pena perderme por estos Lares.

Pilar Tomás Valero dijo...

Hola Isabel
He venido a caer en tu casa de casualidad, buscando una imagen de escaparate para mi blog y, me encuentro un maravilloso post que habla de escaparates. Primero decirte que tus palabras resultan maravillosamente profundas y, a pesar del planteamiento materialista, que han suscitado todo tipo de comentarios, he de defender dada mi profesión (interiorista y docente del escaparatismo) que independientemente de lo consumidores que queramos ser, (nadie nos obliga y es una elección personal) os pregunto: ¿no es más atractivo pasear por calles engalanadas de imágenes creativas?
El escaparatismo es un arte efímero, independientemente que esté derivado del marketing. Todos vendemos algo (hay quien desgraciadamente, vende hasta su alma) todos necesitas adquirir algún producto de vez en cuando. Yo vendo servicios, tú vendes pan, aquel vende verduras, el otro vende medicamentos, coches, casas, ropa…
Quizás mi amor al arte no me deje ser objetiva. Un saludo a todos y encantada de conoceros. Me hago seguidora, bien ha valido la pena perderme por estos Lares.

Isabel dijo...

Bienvenida,Pilar a este rincón que, a fin de cuentas, es un escaparate más de palabras y sentimientos míos.Te agradezco tus palabras,tu punto de vista desde la profesionalidad,que evidentemente yo no puedo tener porque suelo estar al otro lado del cristal.

Mis palabras son reflexiones que comparto en voz alta y que, en algún momento algo que observo me provocan. Si te soy sincera, todos y cada uno de nosotros somos escaparates vivos,no tengo dudas al respecto,algunos con mayor creatividad que otros; pero por encima de todo la finalidad es exponer y embellecer lo que se muestra.Sí,sin duda, es un arte.

Me alegra que hayas decidido pararte a ver el mio y ,aunque últimamente no escribo demasiado,ojalá encuentres la belleza,la creatividad o la simple reflexión en él.

Es un placer contar contigo y tus amables palabras. Sigue amando el arte,porque se necesitan muchas personas que lo valoren, en todas sus facetas, y llenas de sensibilidad.
Gracias de nuevo por comentar.Un fuerte abrazo. :-)