25 de enero de 2010

Y seré...

Quién soy yo
sino esta sangre cautiva
que llevo dentro.

Soy este cansado
latido que escucho
en cada silencio.

Soy la extraña que
me guía cada vez
que no me encuentro.

Soy estas manos vacías
y su futuro
imperfecto.

Soy mi lengua
que bien sabe
el sabor de
lo que pienso.

Y seré…
Seré mi ausencia
desde el día que haya
muerto.


Imagen: misal



Intérprete: Michael Hoppe - Farewell

9 comentarios:

Caminante dijo...

A menudo las ausencias ocupan un espacio mucho mayor que el que ocupan los cuerpos. Por suerte o por desgracia, el recuerdo es siempre más poderoso y más real que nosotros mismos.

Precioso poema Isabel.

Besos.

Ligia dijo...

Por ahora, eres presencia, y además total, con los poemas que escribes. Abrazos

Con tinta violeta dijo...

Wow!!! Querida Isabel, esto se avisa...
Eres...y seguirás siendo, porque lo mas profundo del ser nunca muere, solo cambia su forma y como lo apreciamos o percibimos con nuestros (humanos) sentidos limitados.
Mas allá seguirás siendo...tú.
Besos.
Paloma

Walden dijo...

Hermoso poema y estupendo acompañamiento musical.

ROSA dijo...

Nunca serás ausencia si hay un recuerdo.
Siempres serás mientras yo sea, siempre serás, lo sé, es cierto.
Besos hermanita.

Camille Stein dijo...

somos incluso la presentida ausencia...

exquisito poema, Isabel

un beso

thoti dijo...

.. yo espero que falte mucho para eso.. :-)

.. besos, amiga..

simply blue dijo...

puedo sentir esa ausencia.....en cada punto, en cada coma, en cada punto suspensivo....en esas notas de adios y ausencia....

El búho rojo dijo...

Eres historia y recuerdos, belleza generosa, dulzura y sonrisas... lágrimas y dolor, sueños e ilusiones... eres tú, eres mucho

Un beso