21 de marzo de 2010

Salindé

Históricamente la mujer ha sido considerada como un ser inferior, limitado, sometido; maldito, ignorante e impuro…
Han tenido que pasar siglos y largos años de lucha para que le fueran reconocidos sus derechos de igualdad.
Sin embargo, muchas de ellas aún padecen sometimiento, incultura, mutilaciones, malos tratos psíquicos y físicos, humillaciones, explotaciones, lapidaciones etc…

En muchos países aún existe el concepto de superioridad del hombre y, por ende, de dominación sobre la mujer.
Países en los que se comete la mayor de las aberraciones contra la mujer, como es la "salindé" o la tradición de ablación femenina; siempre bajo excusas como la impureza, el control, el sometimiento…

En estos días se ha estrenado una película que trata específicamente el tema de la ablación femenina, se llama Flor del desierto ; está basada en un libro autobiográfico de la modelo Waris Dirie , en el que cuenta su propia experiencia tras haber sido una de tantas mujeres que han sufrido la ablación y de cómo empezó su lucha por intentar abolirla.

Otra película, del escaso cine africano que nos llega, muy recomendable para ilustrarse sobre el tema o, simplemente, para aquellos que deseen verla es Moolaade , del director Ousmane Sembene.

Muchas de las mujeres que han sido sometidas a este rito han muerto desangradas, han sufrido y sufren infecciones y terribles dolores de por vida, continuos problemas durante el parto, que también ponen en alto riesgo sus vidas y las de sus hijos; mujeres que han sido desprovistas de la sensación de placer sexual y, en resumen, de su dignidad como mujeres.
Muchas son las voces que se alzan contra esta práctica, pero nunca son suficientes...

Hay que hacer entender a las mujeres de estos países que aún conservan estas prácticas, entre otras muchas igual de injustas, que se trata de una aberración, una mutilación innecesaria y muy peligrosa, una creencia sin fundamento...

No es tarea fácil cuando sus creencias y sus mismas tradiciones culturales continuan sometiéndolas...
Por eso hay que alzar la voz, hacer que llegue hasta ellas y lograr que los países en los que aún sigue vigente esta cruel práctica llegue a prohibirse por ley; y que, esa ley, se haga cumplir.
Queda mucho camino por andar aún, pero que no sea en silencio...


Imagen: Stop ablación

8 comentarios:

Ligia dijo...

Las tradiciones son difíciles de erradicar, hay que seguir enseñando, sobre todo a las mujeres, para que tengan conocimiento de la realidad. Abrazos

LlunA dijo...

Buffffff tema complicado...por eso mismo...por la "tradición", maldita tradición en este caso...espero que un dia ninguna mujer tenga que pasar por tal experiencia...
Un besote Isabel

Con tinta violeta dijo...

Isabel, he entrado varias veces y en cada una he vuelto a leer tu post. Lo que mas me duele es que aquí sucede y hay quienes las envían a sus países de "vacaciones" para cumplir con una salvajada (tradición le llaman, ja)
Un buen tema de reflexión...¿no habrá por ahí algún ministerio con competencias para hacer algo al respecto? Seguro que todas les apoyaríamos.
Besos.
Paloma.

Sakkarah dijo...

Sí, aún queda mucho camino...

Un beso.

Mar dijo...

Una barbaridad a todas luces. La pregunta que les haría yo a esos "individuos/as" que practican semejante salvajada: ¿Te vas a poner TU a cuestionar POR QUÉ la naturaleza nos ha hecho así? ¿Vas a intervernir a una persona perfecta porque TUS TRADICIONES LO DICEN? ¿No tienes una tradición que diga que te cortes los testículos? Aaaaaaaaah! No. Habría que ser un majadero para hacer eso, se pierde la hombría, ya ves. ¿Y la mujer no pierde nada?

Disculpad, pero es que me indigno con esas mentes tan acérrimas que no entran en razón apelando a que se yo que motivo o circusntacia. Ahora, si ellos fueran las "víctimas" ya se vería.

Veo muy interesantes los temas que planteas. Vi Mutuas Palabras en Andalucia Bloguera, entré, ví y comenté.

Un cordial saludo, Isabel

Mar.

thoti dijo...

.. el hombre sólo es superior a la mujer en brutalidad.. inferior en sensibilidad y ternura.. y en tantas otras cosas..
.. ¿donde hay que votar, o que hay que hacer, para suprimir tanta injusticia?..
. te dejo un fuerte abrazo, amiga..

simply blue dijo...

es un tema que escuece, quema, golpea, duele, entristece....de muy difícil solución....se han alzado voces, mujeres valientes han dado el paso adelante y luchan por intentar cambiar esto, pero algo tan arraiagado en una cultura tan machista, algo tan normal y aceptado en estas culturas, es prácticamente imposible cambiar, erradicar....es lamentable y triste....

El viejo farero dijo...

Es complicado convencer a esas mujeres de hoy en día de que esas prácticas son injustas, salvajes y van en contra de sus derechos, se han criado en esas tradiciones y las tradiciones con cadenas que no dejan avanzar; tal vez por ello el trabajo a realizar no está en esas mujeres, sino en sus hijas, en las futuras mujeres a las que, antes de que lo sean, hay que enseñarles nuevas formas de vida.
No se si soy el único hombre que ha dejado un comentario a este tema, pero problemas como éste, aunque lo sufran solamente mujeres, nos afectan a todos.
Un saludo.