29 de noviembre de 2006

Nuestro tiempo







Cuando nos encontramos casualmente con antiguos amigos o compañeros y han pasado demasiados años sin saber de ellos, rápidamente nos apetece saber qué ha sido de su vida.

Mientras nos cuentan, vamos descubriendo lo implacable que es el tiempo.
A veces cruel, a veces pasando de puntillas por la suerte, no todos logran la felicidad que en nuestra juventud buscábamos de manera soñadora e impaciente.

Nuestra vida se convierte en un flash momentáneo mientras intentamos resumirla; contando nuestra fotográfica historia como hojas que pasan de un viejo álbum que el tiempo ha dejado abierto entre nuestra memoria y los sentimientos.

Y al final nos damos cuenta de que hemos vivido muchas más cosas de las que creíamos, muy distintas; y sin embargo no es el tiempo el que ha pasado, sino nosotros mismos.

1 comentario:

Roberto dijo...

Estos últimos meses han sido de muchos encuentros, gente de la Universidad, del colegio!, de una empresa donde trabajé 7 años, no sé bien por qué. Nos estaremos poniendo viejo supongo. Es una reencuentro siempre grato. Un viaje por el túnel del tiempo.
Tengo ganas de escribir de eso, poner un par de fotos, no sé. Algo haré.

Saludos Isabel.