4 de abril de 2007

Sonidos,ruidos y silencios...

Las palabras son muy importantes, pero el silencio es insustituible en algunas ocasiones.
Necesitamos el silencio, eso es cierto; no es fácil hallar la serenidad envueltos entre nuestra ruidosa cotidianidad.

A veces pasa demasiado tiempo sin que recordemos su existencia; pero nos basta escucharlo, a pesar de la contradicción de mis palabras, para que nos genere sus rápidos beneficios.
El silencio al que me estoy refiriendo también, no es una ausencia total de sonido, en tal caso hablaría de una privación en la facultad de oír; sin embargo, cuando hablo de silencio, estoy hablando a la vez de sonidos beneficiosos, de sonidos naturales que percibimos de manera agradable y relajante…
Sonidos que pueden provenir de la naturaleza, incluso de una música suave o del personal gusto de cada persona.

En algunas ocasiones, todos hemos podido sentir la sensación de padecer algún tipo de sordera momentánea cuando ,de repente, parece que no oímos nada en algunas circunstancias o lugares..
Hasta es posible que la reconozcamos como una maravillosa sensación, que sin duda se agradece…

La gran mayoría de nosotros vivimos apegados al ruido; vivimos en una sociedad infinitamente ruidosa, donde apenas se pone remedio a dicho mal, a pesar de las leyes que, en teoría, deberían cumplirse.
Tal vez, por eso mismo, siento que nos contaminamos con un ruido, que no sonido, innecesario y peligroso; elevando nuestros niveles de estrés y confusión hasta niveles insospechados y que apenas percibimos ,debido a que ya parece ser un hábito, más que una circunstancia anómala.

Cuando tenemos ocasión de disfrutar del silencio, o de un ambiente sosegado en sonidos, descubrimos que somos capaces de escuchar; nuestro sentido del oído se agudiza y nos permite percibir hasta casi esos imperceptibles y débiles sonidos lejanos, que apenas reconoceríamos bajo otros niveles acústicos.

Yo me pregunto, ¿cuántos nuevos y desconocidos sonidos nos estaremos perdiendo?
Sonidos que nos invitarían a vivir en calma, disfrutando de nuestro entorno, descubriéndonos esa otra realidad que muchas veces sospecho y anhelo; esa realidad que a diario nos recuerda que aún otro mundo podría y debería ser posible…
A pesar de que hoy,más que nunca,existe demasiado silencio entre las personas...



9 comentarios:

Enrique_Rojas_Guzmán dijo...

El silencio es, simplemente, necesario a veces. Como ahora.

Seguro que conoces el proverbio que dice: "no hables si lo que vas a decir no es más bonito que el silencio"

Un saludo

Itoitz dijo...

Algunas personas hablan en silencio; no entre afónicos susurros, sosegados murmullos, o con gesticulados signos; sino en el más absoluto mutismo. Tendidos en la arena observándose mientras el sol broncea sus cuerpos, se contemplan sin mentar palabra; acostados sobre el sofá viendo una buena película, no emiten sonidos, ni ecos sordos; tan solo se miran a los ojos con lenguaje telepático, charlando en silencio.

Los secretos están a salvo en el silencio, las cautelas viven en paz y discreción, omitidas y circunspectas.

El silencio es sigiloso y enigmático, tan prudente como misterioso, tan denso como intenso. Es un lenguaje vehemente, compacto y a la vez extenso. Siempre acompaña a la calma, es tranquilo y reposado; un rumor estrangulado, una conversación sorda, una opinión enmascarada. Hay cosas que solo se pueden sentir y expresar parando el tiempo, ahogando el ruido, sin musitar palabras, sin emitir sonidos; como leer estas líneas, así, en silencio.


http://itoitz.blogspot.com/2007/01/el-silencio.html

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

.. ¿que dices Isabel?.. espera un poco que bajo la música?.. :-) que razón tienes amiga.. tu tema me ha inspirado mi próximo, breve y espero que silencioso poema.. por una vez no voy a hacerte mucho caso y voy a mandarte un beso sonoro.. MUAK amiga..

ahhh dijo...

Cuánto he disfrutado del sonido del silencio que nos has regalado (me encanta esa canción, me produce una sensación de calma muy profuna).
Y qué gran contradicción, ¿verdad? vivir en una sociedad ruidosa que convierte ese ruido en silencio entre las personas, (y no precisamente en ese silencio tan rico que dice tantas cosas sin palabras)

shhhhhhhhhh

:-)

Juan Cosaco dijo...

Qué pocos sonidos y cuánto ruido a mi alrededor!
Salud, auditiva!

El detective amaestrado dijo...

Esa es una de las grandes canciones de mi vida. La aprendí con once años y aún la recuerdo nítidamente

Isabel dijo...

Enrique,busco el silencio entre el ruido de cada día, lo puedo encontrar dentro de mí y eso es lo que importa;entonces es cuando mejor me oígo...Un beso.

Alberto,precioso texto...Qué bien conocemos todos lo que es el silencio y sin embargo qué poco lo hallamos,tal y como desearíamos...

Thoti,me alegro de que suene ese beso entre todo el ruido que nos rodea,eso quiere decir que es sincero...Gracias,amigo.:-)

Ahhh,qué gusto me da oír por aquí este agradable sonido de voces amigas,como la tuya...Un placer cada vez que pasas...:-)

Juan,¿no crees que está entre nuestras posibilidades la capacidad de convertir esos ruidos en cálidos sonidos?Rodéate de lo mejor,amigo...Un besazo.:-)

Detective,me alegro que hayas recordado uno de los mejores sonidos de tu vida al pasar por aquí...
Creo que esta canción es la canción de muchos... :-) Un abrazo.

nadaquedemostrar dijo...

...el silencio a veces tan necesario y a veces tan separador.
Me quedo con el primero.

Si duda leerte en silencio es divino...pero luego te leo con tu música...no sé con cual quedarme!!

Isabel dijo...

Bea,amiga mia,
Gracias por tu simpatía...Un besote.