9 de agosto de 2007

Evocación otoñal

En algunos momentos se me enciende una sonrisa interna, tan plácida, que me hace sentir eso que yo defino tan a menudo como “mis pequeñas alegrías”; no suelen estar provocadas por cosas importantes, sino más bien por leves sensaciones o aromas que percibo mientras admiro algún casi desapercibido regalo de la naturaleza.

Me sorprenden esos días de verano en los que la tarde guarda la tibieza de una luz solar más otoñal que veraniega.
Cuando percibo esos cambios de luminosidad que me acercan levemente en el recuerdo a mi querido otoño, las ideas se me refrescan y se concilian con mis deseos ante la impaciencia de un día de lluvia, o con el aroma maravilloso de una tierra preñada de aguacero.

Es mi inconformista y atenta sensibilidad, siempre dispuesta a evocar pasados o imaginar futuros posibles, donde mi imaginación rivaliza con el presente y termina mezclando una tibia luz de verano con el recuerdo ,siempre cercano, de cualquier día de otoño , de ésos muchos y hermosos que conservo en mi memoria y mis deseos.

13 comentarios:

Servalabari dijo...

Me alegro de leerte, andaba hoy ocupando un poco mi ocio cuando me dió por pasearme y verte. No te esperaba.

Un beso

Candela dijo...

Me agrada saber que las pequeñas cosas, los momentos, la risa, un no se qué te hagan soñar y sonreír.

Un beso

almena dijo...

Comparto tu fascinación por el otoño.
:)

Un abrazo

Gasper dijo...

Y es que esas "pequeñas alegrías" tienen la inmensidad de llenarnos de una especial calidez el alma.

Besos con buena luz

LlunA dijo...

Y es que son esas pequeñas cosas...esos detalles son los que nos hacen sentir vivos, los que nos dejan soñar, volar..

La vida está llena de pequeños grandes detalles que alimentan nuestra alma y todos nuestros sentidos. Que bueno poder verlo, poder sentirlo!

Un gran besote

El búho rojo dijo...

Me alegra que como bien dices, las estaciones estén formadas por sensaciones, recuerdos y deseos, y no por el mero y cíclico cambio de temperatura...

El otoño, que pronto asomará su nariz como chambelan del invierno, será le época donde florezcan las notalgias del pasado verano que se llenó, posiblemente otra vez, de muchas cosas pendientes, y será el parto de los sueños de todo lo que el invierno debería, posiblemente otra vez, convertir en realidades nuestros sueños

Pero te quedas con una excelente parte... texturas de colores, aromas de frescor y la calidez de una sensación dificil de imaginar si no se sabe disfrutar

Un beso

ahhh dijo...

Que maravilla de foto!
Tienes una hermosa forma de mirar el mundo y de encontrar su belleza...
Que la disfrutes con toda la intensidad posible.

un beso

Fugaz dijo...

Si hay algo que adoro es el otoño y sus colores que parece que calientan el corazón.

Un beso Isabel


S

Lorena dijo...

Qué descripción tan bonita, me encantan tus palabras, tienes magia en cada una de ellas. El otoño me trae nostalgia...pero, de todas maneras, es una evocación preciosa. Un gran beso y un abrazo muy fuerte!

Race Point dijo...

En el aire ya se siente el venidero otoño, ayer el viento trajo con su frio rozar todas esas sensaciones indescriptibles del otoño. Acá yo también le espero para darle la bienvenida. Te dejo un fuerte abrazo de fin de verano.

thoti dijo...

.. qien sabe apreciar y sonreir por las cosas "pequeñas" quizas ha encontrado algún secreto camino a la felicidad posible y real..

.. besitos cargados de aromas y colores otoñales, amiga Isabel..

Bohemia dijo...

Me ha sorprendido mucho leerte porque parecía que hablaba yo, me identifico plenamente con tus palabras, por ese amor al otoño y ese valor de las pequeñas cosas...

Saludos

manu dijo...

son esas pequeñas cosas que nos pueden hacer sonreír, son esas cosas que son díficiles de explicar. pero en este caso...uno puede percibir cual es tu sensación de forma clara, lo cual sorprende...claro.

saludos