18 de diciembre de 2007

Money,money

Hasta hace poco tiempo nos tomábamos un café por cien pesetas, o incluso menos, en algunos lugares.
Hoy día hay personas que, evidentemente, no andan escasas de recursos y dejan de propina más de lo que nos costaba tomarlo hasta hace bien poco; eso dice el Sr Solbes, nuestro ministro de Economía, que tiene por costumbre, que se sepa, dejar unos cincuenta céntimos de propina en el restaurante al que suele asistir con amigos y compromisos.

Pero, ¿acaso alguno ignora lo que nos cuesta hoy en día tomar un café, comprar una barra de pan o subirnos a cualquier transporte público?
Seguro que tampoco ignoran lo que cuesta ganar un euro o el tiempo que se tarda en gastarlo.
¿Saben que es importante apretarse el cinturón porque algunos señores nos van a subir todo lo que se puede subir, y aún más, cuando termine año?
Debería caérseles la cara de vergüenza cuando hablan de lo que podemos hacer o no con nuestro escaso dinero los que cobran lo que no cobramos ninguno de los españolitos de a pie.
Ya me gustaría a mí saber dónde van a pasar, y cómo, algunos de ellos sus vacaciones de Navidad…

¡Qué alegría! ¿A algunos les quedan ganas de desear y costear unas felices fiestas?

6 comentarios:

thoti dijo...

.. creo que hablaba de que dejamos 1 euro de propina.. ¡¡1 euro!!..
.. esta gente no se entera porque van con los gastos pagados allá por donde asientan su imprescindible y ministerial culo.. todo va a "gastos de protocolo".. de lo que hacemos los curritos de eso no entienden, pero de darle al pico (no al compañero de la pala) de eso si que saben, si..
.. besos Isabel..

Juan Cosaco dijo...

Está bien claro que ni PSOE ni PP van a defender a las clases trabajadoras.
La duda es si hay algún otro partido político que pudiera hacerlo. Yo creo que si.
Salud!

LoveSick dijo...

Pues pienso que en gran parte tenía razón. Ya han pasado seis años de la implantación del euro y tenemos el cine a 1500 pesetas, los libros entre 3000 y 3500, el pan a 185, y en cambio las pagamos. El otro día (pero por otro tema) lo hablaba con un diseñador y me decía que ahora las cosas que cuestan hasta 5 euros la gente las compra casi sin mirar el precio, aunque el costo sea de 10 céntimos. Por otro lado y completamente de acuerdo con JUAN, ni el PP ni el PSOE defienden a las clases trabajadoras.

Isabel dijo...

Thoti,yo entiendo que están a otro nivel que el nuestro,pero también entiendo que son responsables de otras muchas cosas que nos afectan a nuestros bolsillos cotidianos y que nunca acaban, en verdad, por beneficiarnos demasiado.Un abrazo,amigo.

Juan,cada vez confio menos en encontrar algún partido que en verdad haga una politica justa,pero entiendo que siempre hay que escoger lo menos malo y pienso que ése es el que menos perjudique a la mayoria de los trabajadores,la clase mayoritaria de la población,pero que actúe no con ideas demagógicas,sino con realidades y proyectos sociales.A veces creo que hablo de utopias,amigo...Un besote.

Lovesick,sí,es verdad,yo también creo que no valoramos el precio de las cosas demasiado bien, aunque sepamos lo que nos cueste todo,es el riesgo que tiene un cambio tan drástico como tuvimos,aun no nos hemos acostumbrado del todo; pero eso no quita que esa no sea la razón de que nuestra economia vaya como va...Hay otros factores que estan por encima de nosotros,evidentemente.
Respecto a lo de los partidos te remito a mi respuesta a Juan; en fin sigo pensando que las ideologias de derechas nunca han beneficiado demasiado al trabajador,pero hoy día es fácil que las ideologias de los partidos no tengan mucho que ver en verdad con su manera de hacer política a veces.Sin embargo hay que seguir con las ideas muy claras...Otro abrazo,hoy van unos pocos eh jeje.Me alegro... ;-)

arrebatos dijo...

La verdad es que evito realizar el cálculo mental de lo que cuesta frente a lo que costaba, porque me podría todavía de peor malhumor. Lo que es evidente que "nuestros" políticos, esos a quienes hemos elegido para que nos represente y se preocupen por nuestro bienestar, viven a años luz del día a día. No tienen la menor idea de lo que cuesta nada de nada, ni les importa. Ya no por sus sueldos astronómicos, es que además viven a gastos pagados.
Hace unos años, no recuerdo qué presidente, se retiró tras varios años en el cargo y comentaba que se había encontrado ante una cabina telefónica por la calle sin saber qué hacer para llamar. Esa es la triste realidad, que guían nuestras vidas habitando en universos paralelos.

Isabel dijo...

Arrebatos,es verdad que existen universos paralelos,pero también demasiados agujeros negros...
En fin,sigamos con nuestros"posibles" diarios...
Me alegra leerte por aquí.Gracias por tu visita.:-)
Un abrazo.