21 de enero de 2008

Blanco y negro

Esta historia empezó siendo un asunto entre dos.
Dos que se tomaban de las manos, dos que se amaban, dos que se complementaban.

Al poco tiempo,acabó convirtiéndose en mucho más que un asunto de dos.

Los dos se sumaron tanto que terminaron por multiplicarse; pero poco a poco, tras un feliz periodo de convivencia,y casi sin saber cómo, los dos empezaron a restarse, los dos fueron olvidando la importancia de ser uno más uno.

Así que ,de repente, todo comenzó a convertirse en un asunto que no sabían resolver ninguno de los dos y eso terminó por dividirles.
Sin embargo ,sólo en una cosa pudieron aún estar de acuerdo,en tomar la decisión de separarse.
Entonces, tuvieron que acostumbrarse de nuevo a ser, solamente, uno más...

18 comentarios:

thoti dijo...

.. a veces, no siempre, no estamos preparados para convivir ni con nosotros mismos e intentamos hacerlo con otra persona, que también es posible, que tampoco sepa.. ¿resultado?.. lo que tu dices..
.. besos, "intentando" sumar, desde mis colinas..

El búho rojo dijo...

Triste final... o triste principio...

Lorena dijo...

Es importante ver lo única y especial que es la persona que tienes a tu lado. No ver las diferencias, no hacerlas abismos. Es peligroso no resolver esos problemas que dividen y rompen. Me ha encantado cómo la has planteado aunque me ha puesto un poco triste, la verdad. Un besazo!

Carmen dijo...

es triste, sí... realmente triste, Isabel...

un beso grande, niña

Amor dijo...

lo bueno de verdad es que a partir de que te separas puedes ser dos con quien quieras y quiera, creo yo

:)

mil gracias por tu apoyo en mi blog

santi

Le Mosquito dijo...

Suena duro, muy duro...
Pero también, y además de sentido, suena firme, meditado, y con una carga positiva (amén de su final) desprovista de las luchas que pudieron ser. Sin culpables ni inocentes.
:)
Un besazo, Isabel.
:)

nadaq dijo...

...suena triste si pensamos que una relación debe durar para siempre.

...pero...
... a veces saber ver que todo tiene un principio y un final puede hacernos disfrutar de ese momento de la vida en el que todo parece detenerse, sin esperar más que lo que la vida nos brinda.

Bellamente narrado, Isabel.

El Secretario dijo...

Hola de nuevo, Isabel.

Nuestros "cálculos" a veces fallan.
Y si se trata del corazón, las mates no cuadran siempre.

Las cuentas del amor, cosa de dos, son difíciles de ajustar y que a los dos dé el mismo resultado.

Pero no imposible.

Abrazo calculado.

Nobska dijo...

Finales como estos son muy tristes, pero lo importante es que esa division les permita a ambos seguir creciendo como persona, aunque sea por rumbos diferentes, y separados.
Mi abrazo de siempre.

LlunA dijo...

La vida es así. Tal vez lo que parece triste y tremendo no lo sea. Pues su camino juntos acabó para dar paso a algo nuevo...nunca se sabe...la vida el amor son tan imprevisibles!

Un besote

arrebatos dijo...

"...Voy a explicarle una cosa, Dígame, Comenzaré preguntándole si sabe cuántas personas forman un matrimonio, Dos, el hombre y la mujer, No señor, en el matrimonio existen tres personas, está la mujer, está el hombre y está lo que llamo tercera persona, la más importante, la persona que está constituida por el hombre y la mujer juntos, Nunca había pensado en eso, Si uno de los dos comete adulterio, por ejemplo, el más ofendido, el que recibe el golpe más profundo, por muy increíble que esto le parezca, no es el otro, sino ese otro que es la pareja, no es el uno, es la unión de los dos..."

Tu texto me ha recordado este de Saramago.

Aleksander Nagi dijo...

… Por Nadaq llegué a tu Blog
… y quisiera entrar sigilosamente y no molestar
… pero el tema me hizo tropezar y no pude evitarlo
… cuando existe este valor de decir hasta aquí, hasta este punto nos llevó el barco
…cuando esta capacidad de reconocer que mejor “solamente, uno mas”, que dos junto jalando cabos en direcciones diferentes
… cuando lo que se gana separados es mucho mas que juntos y revueltos
… creo que es la máxima gallardía
… la máxima honestidad
… y una máxima seriedad y responsabilidad…

Bonita narración… bonito estilo…

Mis disculpas por entrar sin permiso…

Mandarina azul dijo...

Isabel, es como si hubieras desarrollado el post que publicó el búho rojo hace unos días, ¿recuerdas? Seguro que sí.
Lo dijeron ya más arriba, es duro, muy duro. Pero si juntos estaban destinados a ser simplemente "grises", mejor ese blanco y negro por separado, sí...
:)
Un fuerte abrazo, Isabel.

Anónimo dijo...

la canción que acompaña tus palabras, tus palabras...
recordando cuando lo mío era cosa de dos me he llenado de melancolía.
Un abrazo, amiga

Arroba

Hanna dijo...

Hola,
Siempre hay un principio que rápidamente lo olvidamos y cuando damos cuenta, cada uno, ya esta para su lado sin saber como sucedió.
Besitos

Carito dijo...

Por eso aunque andemos de dos parece que es muy importante no olvidarse que también somos uno...
Besos

Isabel dijo...

Gracias a todos y cada uno de vosotros por vuestras palabras;todas ellas refuerzan mis ganas de conservar esta estúpida manía que tengo de hablar en voz alta. :-)
Bienvenido a los nuevos amigos y besos para los,ya,afortunadamente viejos amigos.

Meiga en Alaska dijo...

Espero qeu conserves esta manía de hablar en voz alta, como tú dices. Acabo de descubrirte a través de una hermosa ventana, y me encanta lo que he encontrado.

Este texto es tan, pero tan acertado. Me gusta como lo presentas. Y la imagen que lo acompaña.

Saludos. Volveré por aquí.