8 de febrero de 2008

Supervivencia

Oigo un silencio que me suena constantemente y me impide escuchar las cosas que me rodean.

Escribo porque las palabras me alimentan y, entonces, muerdo su pan recién horneado, caliente y tentador.
La escritura es el mapa de mi universo, el lugar donde viajar a las estrellas más lejanas y dónde buscar cuando me pierdo.


Por eso escribo, porque la sangre se me para si no la activo con los sonoros
clics – clacs y manuscritos.
Por eso pinto con fotos lo que en un lienzo no escribo.
Si soy simple o soy compleja ni yo misma me lo explico.

A veces me abstraigo del mundanal ruido, me quedo flotando en la inopia de algunos días vividos, de algunos sueños cansados de no llegar ni al principio.
Entro y salgo de mi cielo como esquivando el destino, y vivo encerrada entre cristales transparentes y finos.

Apenas tengo valor y tras de mí misma me escondo, como si fuera un felino callado, sigiloso y esquivo.
A veces me abro la puerta pero vuelvo al mismo sitio; a encontrarme con los otros y a olvidarme de que existo.

Todavía sigo escuchando este atronador silencio que me grita cada día, que quiere salir de dentro y aprender, de una vez, la ignorancia del que nada siente y la felicidad del que nada sabe.
Será, acaso, esto lo que es necesario aprender para sobrevivir.

19 comentarios:

nadaq dijo...

...al escribir algunas personas tienen la capacidad de hacernos ver paisajes, personas, situaciones.

..."hacer ver" sentimientos es mucho más dificil. Sin embargo tú lo consigues con una hermosa naturalidad.

...será porque tocas el corazón cuando escribes.

Como siempre un lujo leerte.

Isabel dijo...

Los lujos son otra cosa,mi niña;nosotras lo que sentimos,en verdad, es la empatía de una cercania muy especial.
Tal vez eso sí sea un lujo...
;-)Un besazo,Bea.

Meiga en Alaska dijo...

Precioso, Isabel. Demuestras uns sensibilidad muy especial. Me encanta leerte. Gracias por escribir para fuera.

Nobska dijo...

"la ignorancia del que nada siente y la felicidad del que nada sabe" estas en lo cierto. A veces es necesario aferrarnos a esa rica vida interior.
Te deseo un buen fin de semana.

thoti dijo...

.. todos estamos en constante aprendizaje en esto del sobrevivir.. jeje.. :-)
.. encontrarse con los otros y sentir, en ese mismo acto, vibrar y crecer la propia existencia, me parece de lo más emocionante que podemos perseguir..

.. te mando un abrazo desde mis colinas..

Arroba dijo...

Leí tus palabras. después, subí el volumen de la mùsica que compartiste con nosotros y me fui a la cocina. Mientras la escuchaba, es curioso, hacía una tortilla pensando en ti y en tus palabras.

Isabel dijo...

Meiga,la sensibilidad es la piel que todos tenemos,unos la usan para cubrirse simplemente,yo también para disfrutar y sentir,amiga querida y lejana.Un fuerte abrazo con mis gracias.

Anna,no querer saber, ni sentir a veces es sólo autoprotección.Pero es cierto que la vida interior tampoco nos puede ofrecer toda la felicidad que deseamos.Un besazo ,amiga,disfruta el fin de semana.

Thoti,vivir es emocionante;sobrevivir,a veces, una necesidad imperiosa...
Recibo con gusto ese abrazo,amigo; creo que ya no son tan solitarias tus colinas,ya somos muchos amigos acompañándote,¿no? ;-)
Un besazo.

Arroba,a veces las cosas se relacionan inconscientemente y acabamos haciendo una tortilla con todo jaja.
Me alegra provocarte esas buenas inspiraciones,mujer;
espero que,por lo menos,saliera muy buena ;-)Un beso y gracias por pasar.

almena dijo...

Volver al silencio. Para escucharlo todo. Para decirlo todo...

Bello, Isabel.

Un beso

38 grados dijo...

No quiero ni puedo ver la vida como un sobrevivir.
La palabra sobrevivir -desde mi punto de vista- tiene connotaciones de pesimismo, de derrota, de haber tirado la toalla.
La vida a veces no es fácil, pero quiero vivirla, quiero emocionarme, sentir, enfrentarme a ella si hace falta. Porque hay una cosa que jamas me olvido: no voy a volver a tener la oportunidad de vivir ninguna otra.

Si las palabras te hacen bien, por favor nunca las abandones, porque las encadenas como nadie.
un beso.

Umma1 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Umma1 dijo...

Sabés?
Siempre que te visito quedo fuertemente impresionada por tu sensibilidad.
Sos una mujer profunda, que trasmite sus emociones con una ternura, que a mí al menos, me atraviesa.
Y, siempre me voy, enriquecida, más liviana de lo que llegue, más humana.

Un abrazo y buen fin de semana

Isabel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Isabel dijo...

Almena,gracias por dejarme tus palabras siempre amables.Que pases un buen fin de semana,amiga.

38 grados,para mí un superviviente es una persona que superó todas las inclemencias y, aún así, es capaz de valorar la vida con optimismo.Ser un superviviente siempre implica haberse superado a uno mismo.Gracias por palabras tan motivadoras,amigo.Un abrazo. ;-)

Umma,tus palabras me llegan hondo,porque mi intención es poder expresar mis sentimientos y, sobre todo, que puedan compartirse;hacer de esto algo recíproco y válido para todos.
Muchas gracias, y no sabes cuánto valoro lo que dices,amiga.Un fuerte abrazo y sé feliz.

El Secretario dijo...

Hola Isabel.

"La escritura es el mapa de mi universo", dices.
Y nos dan ganas de perdernos en ese Universo, con mayúscula, tuyo...

"Escribo porque las palabras me alimentan", dices.
Y nos alimentamos de tus palabras, así mismo...

"Por eso escribo, porque la sangre se me para si no la activo con los sonoros", dices.
Sigue escribiendo, bombeando, activando emociones...

"Vivo encerrada entre cristales transparentes y finos."
Los cristales de este espejito, espejito, en el que nos vemos, nos relacionamos, nos encontramos y, si es posible, nos entendemos.

Ya sabemos: empatía bloguera ; )


Abrazo empático.

Isabel dijo...

Uff,secretario,me ha dejado la oficina sin papeles donde poder escribirle mi agradecimiento por tan empáticas y amables palabras.
;-).
Me encanta que este mundo blogueril esté habitado por secretarios tan eficientes y encantadores.
Un abrazo y gracias,de corazón.Que pases un feliz domingo en familia,amigo.:-)

El búho rojo dijo...

Isabel... Tú eres Isabel... simple, compleja, triste o alegre... Todo ese conjunto de sentimientos, de preguntas con o sin respuesta, de dudas, de miedos, de aciertos, de satisfacciones, de intentos valdios, de aplausos... todas esas palabras que llenan los silencios y todos esos silencios que siguen a las palabras... todo eso eres tú...

Le Mosquito dijo...

"Cuando yo era feliz e indocumentado" es el título de una recopilación de articulos periodísticos de García Márquez -si mal no recuerdo-.
Claro, el título es un tanto irónico, porque viene a exponer las mismas inquietudes que tú nos cuentas.
Pienso que todos tenemos alguna vez pensamientos parecidos a estos. Por mi parte, y aunque esto conlleve una cierta carga de desazón, sufrimiento, prefiero la infelicidad del documentado a un secador en una peluquería mientras paso páginas a una revista rosa.
Es duro, pero hay que crecer.

Un besazo.

Isabel dijo...

Pablo,perdona, no me di cuenta de tu comentario antes;espero que no te importe que te diga que todo lo que dices es cierto,soy la que soy y después de todo eso soy amiga:tu amiga. ;-)
Gracias por pensar así. :-)
Un besote.

Isabel dijo...

Le mosquito,es cierto lo que dices,por muy duro que sea, yo también prefiero el conocimiento,aunque a ratos me provoca cierta nostalgia la inocencia...Un abrazo,amigo.