14 de octubre de 2008

El mejor regalo

Tiene noventa años y una capacidad mental en perfectas condiciones; su estado físico, digamos, es bastante aceptable para todo lo que ha vivido.

Hoy, al conversar conmigo, me hacía referencia al buen sentido del humor que suelo tener; pongo mucho interés en ese aspecto cuando hablo con ella, porque sé que pasa demasiado tiempo sola.
Pero hoy, cuando terminó de reírse de las muchas tonterías que le estaba diciendo, me dijo algo que me emocionó bastante.

Me contaba que, ahora, cuando veía algún programa de televisión con algún contenido humorístico no sentía ganas de reír, y eso que ella siempre ha sido una persona bastante risueña.

A continuación me dijo esta frase:”¿Tú sabes lo importante que es reírse?”.
Entonces, por su tono de voz, comprendí que agradecía,de algún modo, ese pequeño instante de risas,tan especial y valioso para ella.

Después yo me quedé pensativa haciéndome esta pregunta:¿somos conscientes de lo importante que es reír y hacer reír?.
Me temo que lo olvidamos con demasiada facilidad, con esta vida estresante que llevamos,a pesar de que cada vez que nos reímos, con todas nuestras ganas, sentimos nuestro cuerpo mucho más relajado;sin embargo estamos olvidando cosas verdaderamente importantes para el ser humano.
No olvidemos nunca que una sencilla sonrisa es el mejor regalo que nos pueden hacer y la mejor de las medicinas.
Gracias por reír.


20 comentarios:

El búho rojo dijo...

Que hermoso sería ir sonriendo por la calle en lugar de llevar esas caras de vinagre que suelen verse...

Dices bien Isabel... algunas veces cuanto nos cuesta disfrutar de la sencillez de las cosas...

Un beso

Ligia dijo...

Tienes razón, Isabel. Cuánto bien nos hace una simple sonrisa... Estos días he estado de médicos y nada más ver a la enfermera sonriéndome, me levanta el ánimo. Deberíamos ser más conscientes de ello. Abrazos

Meiga en Alaska dijo...

Qué simple debería de ser, no? :)

juan rafael dijo...

La verdad es que es un regalo que cuesta bastante poco de hacer. Espero que yo eso lo consiga contigo.

Zadí dijo...

Son los pequeños gestos los que logran los grandes cambios. Una simpleza, todas las mañanas, cuando llego a la parada del autobús, saludo con un "buenos días" a las personas que esperan y ¿sabes?, todos responden y la mayoría sonríen, y eso me hace sentir bien. Justo esta mañana era lo que venía pensando, con qué poca cosa podemos sentirnos bien, aunque sólo sea por un momento, pero la vida está hecha de eso, de momentos.

Muac.

Gwynette dijo...

Esta señora tiene 90 años? O_O..la veo estupendísima!!!

La risa y la sornrisa incluso acepto como animal de compañía el humor ácido..sin ir má lejos el domingo pasado me reí mucho, y volví a casa, nueva...:-)

Besitos, Isabel

El Secretario dijo...

Hola Isabel.

Así es.

Y el motivo por el que estamos en esto de la blogosfera muchos de nosotros es ese, además de otros...

Ya lo sabes: me río siempre que puedo con mis escritos, aunque ahora lleve varias entradas un poco más serias...

Y lo que dice el Búho Rojo, cuánta razón tiene.

Hay veces que voy por la calle con la cara contraída. En cuanto me doy cuenta, la relajo e intento un asomo de sonrisa.
Y lo consigo.
Y voy mejor.
Y lo veo todo mejor...

Esa Señora (¿tu madre?), sabe lo que dice.


Abrazo sonriente.

ROSA dijo...

La tita está guapísima bajo el sol de la playa, y tú me has alegrado el día y la vida por un buen rato.
Emocionada:Besos hermanita.

amor en libertad dijo...

ya sabes que la manera de alegrar a alguien no es decirle que se alegre, es alegrarle tú, y se ve que sabes hacerlo

supongo que te aprecio por cosas como esa

un beso

s

Isabel dijo...

Pablo,quizás necesitaríamos aprender a reirnos de nosotros mismos primero,para después saber reír con los demás,amigo.Un fuerte abrazo.

Ligia,es cierto que valoramos mejor la risa cuando, por distintas circunstancias de la vida,la echamos mucho de menos.Ahí es donde se nos aparece con todo su potencial,amiga.Un beso.

Meiga,debería ser ,sí...
Incluso creo que lo es para la mayoría de personas que saben bien lo que supone sentirse mejor con una sonrisa en la cara.Me alegra tu visita,amiga.Un besote.

Juan Rafael,puedes estar seguro que lo consigues; me haces reír con esa manera tan visual de contar las cosas en tu blog.;-)
Un abrazo,amigo.

Amiga M. del Valle,¿sabes? a mí no me gusta esperar a que los demás den el primer paso,yo suelo adelantarme siempre con mi sonrisa a punto;si me responden de la misma manera me hace sentir que no todo está perdido aún.
Un besazo y gracias por ser como eres.


Querida Gwynette,esta "estupenda" señora es mi tía,a la que adoro; por su facilidad para adaptarse a las nuevas ideas,bueno yo diria que a casi todo,quizás ésa sea una buena razón para su longevidad.Yo, de mayor, quiero ser como ella,si es que llego.;-).
Un beso risueño,amiga ,y gracias.

Secre, yo tengo la insidiosa manía de fijarme en esas caras largas que voy encontrando por casi todas partes,y en una gran mayoría encuentro, más que seriedad, desmotivación;me temo que existe un grave problema,amigo,pero estoy convencida que en ti no,y si algún día vas con cara de pocos amigos seguro que sabes cómo reaccionar a tiempo.
:-))
Hay que reírse hasta que duela... ;-)Besitos.

Hermana,siempre hay razones para reír,y cuando a veces nos faltan, si es preciso, se inventan.Un besote.:-)

Santi,es justo lo que creo yo,la alegría es contagiosa y yo siempre intento ser un gran y peligroso "virus" para todos,pero entiendo que a veces lo difícil es alegrarse uno mismo.
Por otra parte,es un halago ser apreciada por los pequeñitos detalles.Te agradezco,de paso, que lo expreses.Debes ser un buen amigo para tus amigos,estoy segura.Un beso.:-)

Estrella Altair dijo...

Concuerdo completamente que reir es natural y necesario, pero a veces en las ciudades parece que nos esforzamos precisamente en lo contrario, en ir muy serios y muy distantes.

Un besazo

almena dijo...

Qué espléndidos 90 años.
Estoy segura de que esas risas y sonrisas que sabes arrancarle son un verdadero bálsamo.

Besos!

Isabel dijo...

Estrella,es verdad lo que dices,sobre todo esta sensación se tiene en las ciudades,en donde todos nos sentimos anónimos y desconocidos,en las pequeñas poblaciones, al menos, todavía se saludan y sonríen.Es increible la tension que a veces se palpa cuando subes con algún desconocido en un ascensor por ejemplo,nadie se mira a los ojos y casi ni se habla; como si estuvieramos dos fieras enjauladas.En fin,se hace lo que se puede por humanizarse,amiga.que pases un excelente fin de semana.Besos.

Almena,jaja,es verdad que mi tia está bastante bien para su edad,y qué envidia de mentalidad tan abierta tiene,ya te digo,yo quisiera estar al menos la mitad de bien cuando sea más viejita.El caso es que reír no es sólo un bálsamo para ella,sino para mi también,amiga.Que tú también rías mucho durante este fin de semana,amiga.Un besazo.

Hanna dijo...

Tan fácil y tan difícil es a veces reír.
Besitos y Buen fin de semana

Emig dijo...

Pues... gracias a ti, de verdad, por hacer de estos instantes de lectura un abrir los ojos hacia verdades tan hermosas que tú plasmas con palabras hermosas, haciendo contenidos que son esculturas...

Gracias Isabel. Hermosa Isabel.

Isabel dijo...

Hanna,siempre es cuestión de seguir intentándolo,amiga,y nunca darse por vencidos.
La risa y el llanto son naturales en el ser humano,deberíamos dejarlos fluír con sinceridad.Me alegra encontrarte de nuevo.Vuelve pronto,amiga.Un besazo.

Emig,gracias a ti por tener la paciencia de leerme.
:-)Un abrazo.

JuanMa dijo...

El mejor regalo es una sonrisa, sí.

Y nada me hace sentir mejor que unas risas compartidas con gente que quiero.

Besos risueños.

Isabel dijo...

Juanma,me encanta saber que te sientes bien si compartes tu risa.
Eres buena gente. ;-)
Besos.

Azuquita dijo...

Hola Isabel, comparto con mis compañeros de blog lo importante que es reir, pero de tu entrada yo destaco lo importante que es estar con las personas que estan solas. No sé si es tu madre o algún familiar cercano, pero tu compañia es ya muy valiosa para ella, si además la acompañas de risas y sonrisas, mejor que mejor.
Mi admiración y mi respeto, porque hoy en día todos vamos pa alante sin mirar lo que tenemos alrededor, y nos perdemos a los que estan solos o desatendidos.
Un abrazo.

Isabel dijo...

Azuquita,gracias por dejarme tus palabras,en las que dices cosas muy importantes y con las que estoy de acuerdo.Vamos ciegos, sin preocuparnos por los que pueden estar necesitándonos.Gracias de verdad por ese punto de vista tan especial.Sé bienvenida en este tu espacio tambien.Un besazo.