31 de octubre de 2008

Salud vocal

Nada, no pasa nada. Esta radiografía de la boca confirma que no le sucede nada malo a mi palabra.
No parece tener frágil contorno, ni raquíticos vocablos.


Nada maligno se aprecia en ella. Sigue igual de activa y locuaz; tan sólo le sobran años.
Tantos que puedo sentir sus sofocos, sus cambios de humor, su dolor, sus quejas…
Ya tan a menudo que llega a preocuparme.


Mi palabra se está haciendo mayor, me temo.
No pasa nada - me dicen los entendidos.
Aún está fuerte, con trazo y tono firme.

Se mantiene en forma, porque la ejercito.
La palabra me sana -creo yo.
Es mi secreto a voces.
Corran el rumor...

ImagenYetiGirl


2 comentarios:

Zadí dijo...

Siempre nos quedará la palabra, amiga, esa no nos la callaran nunca. Y nunca, nunca, se hace mayor, lo que sí se hace es más sabia.

Un beso fuerte. (Esto de no tener internet en casa..., me hace llegar tarde muchas veces.)

Isabel dijo...

M del Valle,menos mal que existe algo más que la palabra entre nosotras y que , por suerte, son los muchos años de amistad insustituible que llevamos disfrutándola.Sobre todo,me encanta poder comprender,compartir y respetar nuestros silencios también,amiga mia.Un "achuchón" enorme. :-)