6 de mayo de 2010

Ni sombra de lo que fui

De tanto acompañarme,
mi sombra se me ha ceñido
al cuerpo.

Con su traje ajustado
me veo vestida
de negro.

Pero ya no soy la sombra
de lo que fui.

Sólo la silueta que se cruza
en otra dirección.


Una extraña condenada
a desaparecer…

Imagen: Michelangelo84

12 comentarios:

Mar dijo...

Pocas palabras y muy elegantes para expresar una verdad universal (creo yo)

El paso del tiempo, de los años... que imperceptiblemente nos van cambiado por fuera y por dentro.

Besos.

ROSA dijo...

¡Tú si que vales!
je,je, Peasso poetisa.
un beso hermanita

Marisa dijo...

Las sombras de los fuimos, somos y seremos son modeladas como arcilla por el tiempo. Nunca desaparecen, Isabel, se modifican como agua fluyendo constantemente, son formas bellas por su renovación, sombras llenas de luz.
Un placer leerte siempre.
Un fuerte abrazo.

Walden dijo...

"De tanto acompañarme,
mi sombra se me ha ceñido
al cuerpo"
Qué buena!! ¿Me permites que la use de vez en cuando? Es muy descriptiva.
Esa canción de Cohen también me encanta.
Una velada perfecta.

Un beso, pero ahora tengo unas dudas.
¿Se trata de algo conocido por ti o ajeno?

moderato_Dos_josef dijo...

Bellas palabras, preciosa canción de LEONARD COHEN.
Saludos!

Isabel dijo...

Mar,gracias por esas amables palabras; es verdad que el tiempo nos va cambiando,aunque ya es hora que seamos nosotras las que cambiemos los tiempos,nuestros tiempos quizás...
Un abrazo.

Hermana,menos guasa eh.. jeje.Besitos y gracias.

Marisa,yo siempre suelo pensar que vamos transformándonos a cada instante; seguramente yo ya no soy la misma de hace una hora jaja.
La vida pasa rápido y nosotros con ella,es verdad;pero todos ,queramos o no, cambiamos. Todo fluye,amiga.
Gracias por tus reflexivas palabras.Buen fin de semana.

Walden, pues podría decirte que sí,que a veces he sentido esa sensación pero, como le digo anteriormente a Marisa, todo fluye; o mas bién dejo que la corriente se lo lleve para poder recibir aguas más limpias,amigo.
La vida es un cúmulo de toda clase de experiencias,sin duda; lo que importa es que sean positivas al fin y al cabo para nosotros.A saber "desvertirse" de esa ceñida sombra también se aprende,¿verdad?
Un placer también tu visita, que disfrutes de muchos "micro-orgasmos" este fin de semana jaja.
Un abrazo,Walden.

José, gracias a ti por volver siempre con amabilidad por aquí.
Buena música,¿a que si? ;-)
Que disfrutes... Besos.

El búho rojo dijo...

Fiel compañera que también cambia a nuestro lado...

Tu sombra ha mejorado con el tiempo... también tú querida amiga

Un beso

JuanMa dijo...

¿Quién quiere permanecer? Todos desapareceremos, pero lo importante es lo que hagamos mientras tanto.

Besos ajustados.

simply blue dijo...

a veces hay que reinventarse....los años son para eso...sin pensar en mejor, simplemente en diferente....siempre hay algo para disfrutar....

un beso,

Con tinta violeta dijo...

Bellísima reflexión...si, todos sabemos donde vamos al final...pero mientras tengamos sombra, aunque cada vez mas ceñida, nuestra silueta provoca reacciones en los otros...y esa es una forma de permanecer...
Abrazos impresionados por tu inspiración.

almena dijo...

mmm nuestra sombra... al menos ella nos es irremediablemente fiel

:)

un beso!

Isabel dijo...

Pablo,suerte que nos dimos cuenta de nuestra mejoría,amigo... ;-)
Un besazo.

JuanMa,o tal vez cómo nos sentimos mientras tanto,¿no crees?
Gracias por leerme,amigo.Buena semana.

Simply blue,llevas mucha razón; siempre hay algo para disfrutar,la posibilidad está dentro de nosotros,amiga. Un abrazo grande.

Paloma, los otros...,nosotros..; hallar el lugar exacto ,el término medio,o mas bién el preciso.
Mientras avanzamos hacia dónde sea...

Besos y me alegra siempre que compartas tus reflexiones en voz alta,amiga.:-) Gracias...

Almena,¿tú crees?Yo siempre la encontré esquiva y voluble... jaja.
Un placer tenerte por aquí,amiga.