7 de diciembre de 2007

Fantasía

No me crecieron alas, ni las hadas buenas aparecieron cuando las necesitaba; tampoco mis finales fueron todos felices.

Algunos días pasaron por mi vida sin el color adecuado, tampoco pude ver nunca cómo las calabazas se acabaron transformando en bellas carrozas.

La vida nunca ha sido, en verdad, ese cuento que un día me contaron; pero, a pesar de todo, no sé la razón por la que sigo atravesando esa puerta imaginaria cada día…

13 comentarios:

Candela dijo...

La vida no es un cuento de hadas, ni hay príncipes azules, ni hadas madrinas... la vida es este mundo que nos hemos creado, cada uno con sus formas y colores, con sus puertas secretas, con sus desvanes particulares.
Tal vez para soñar con el cuento de hadas, tal vez para recordar vidas vividas...y estos mundos son mágicos, como esa puerta tuya de la imagen, porque te transportan a otros mundos paralelos donde se nos da la oportunidad de conocer a gente hermosa.

Besos

Hanna dijo...

Cuantas veces ese color también tiene que ser retocado por nosotros.
Besos y buen fin de semana

thoti dijo...

.. la vida en realidad tiene cosas mucho más apasionantes incluso que los cuentos que nos decían..

.. ¿no sabes la razón?.. será porque tu lo vales.. :-)

.. besos para ti, atravesando la puerta de mis colinas.. feliz finde, vivido a pleno color, Isabel..

Gwynette dijo...

Porque todo está en tus ojos? :-)

Besos

Alberto dijo...

la vida no es un cuento de hadas pero en ella en muchas ocasiones confundimos fantasía y realidad...
;-)

Xavier dijo...

La atraviesas como hago yo, porque seguimos soñando que un dia.. al otro lado de la puerta los colores brillaran y por fin encontraremos aquello que ha nacido para nosotros..

Un beso

El búho rojo dijo...

Tal vez, sólo tal vez, la vida sea un conjunto de plastelina donde tenemos muy claro que es lo que deseamos hacer, pero una vez que hemos terminado la obra, no se parece en mucho...

Ahora, lo que debemos preguntarnos es, si hemos sido felices mientras moldeábamos nuestra propia existencia, si hemos disfrutado... si nos hemos sentido vivos.

Un beso

almena dijo...

Será porque la vida, a pesar de todo, es nuestro más preciado tesoro.

Un beso

troyana(http://historias-troyanas.blogia.com) dijo...

Será porque en el fondo,tod@s somos un poco la protagonista del Mago de Oz cantando la "over the rainbow"...un saludo troyano!

Isabel dijo...

Candela,todos sabemos que los cuentos verdaderos comienzan cuando dejamos de ser unos niños;sin embargo también podemos no perder la capacidad para mantener la ilusión que nos aporta la fantasia;eso no quiere decir que nos convirtamos en unos seres fantásticos exactamente,porque no es lo mismo,aunque esté dentro de lo posible..Un besazo,amiga.

Thoti,gracias por tus deseos y sobre todo,por atravesar valientemente la puertas coloreadas de tus colinas cada día;no todos son capaces de pasar aún al otro lado,abandonan esa capacidad con los años.Suerte de contar con otro compañero más de travesía. ;-)
Un beso grande,amigo.

Gwynette,eres astuta,sin dudas;la verdad es esa,soy capaz de cruzar el umbral de fantasia porque muy probablemente aún permanece dentro de mí y no la he perdido todavía.Es una satisfacción leerte,amiga.Gracias.

Alberto,así es,pero existe una puerta que marca dónde empieza el Reino de la fantasia y dónde termina.Lo que sucede es que cada vez que vuelvo de ese reino la vida me parece más llevadera.Un abrazote,amigo.


Hanna,llevas mucha razón, quizás sea porque la fantasia nos hace descubrir nuevos colores que antes no conocíamos ni éramos capaces de distinguir...Un abrazo y besos fantásticos. :-)


Xavier,la fantasia la manejamos bien nosotros,pero lo que no correremos el riesgo es de ser unos ilusos.Ambos sabemos que sólo de fantasia e ilusiones no se vive,pero, ¿a que ayudan, eh?
Un besazo.

Pablo,creo que poner ese toque de fantasia en nuestra vida la hace un poquito más mágica.Así que todo lo que sea positivo nos merece siempre la pena.Te puedo asegurar que, hasta ahora, a mí me la ha merecido totalmente.
Espero que lo estés pasando genial y fantasea mucho, que eso nos hace disfrutar más el camino... ;-)

Almena,el mejor tesoro es el que somos capaces de saber disfrutar,no sólo atesorar.Así que está claro que la fantasia forma parte de ese tesoro,amiga.Gracias por pasar por mi "casa",que es la tuya también. :-)

Troyana,me alegra que hayas compartido tus palabras con nosotros;creo que llevas mucha razón,todos somos ,si lo deseamos,un poco "Dorothy";sobre todo porque aún nos merece la pena seguir por el camino de baldosas amarillas.
Bienvenida y un besote.

ahhh dijo...

No hay ninguna razón, ni un por qué, es algo que se lleva dentro lo que te hace atravesar esa puerta cada día.
Que nunca, jamá se te cierre esa puerta.

un beso

Isabel dijo...

Y que tú,querido Rafa,me ayudes siempre que quieras y puedas a cruzarla con tus palabras.Un beso,amigo.:-)

la danza de la vida dijo...

seguimos atravesando esa puerta simplemente para vivir, para seguir sintiendo, soñando, ilusionando, caminando...un beso