27 de marzo de 2008

Animalitos...

Pasaba sigiloso, con lento caminar y me miraba con sus brillantes ojos gatunos; allí se sentó y empezó a relamerse sus patas en medio de la acera.
Tan tranquilo y ajeno al mundanal ruido que llegó a darme envidia,¿por qué nosotros no podremos vivir igual de
despreocupados?

Continué observando a un grupo de pajarillos que picoteaban el césped de unos jardines, formaban un grupo revoltoso y piaban constantemente, intentando encontrar algún jugoso beneficio que, después, acabarían disputándose. Sufrían una dura competencia entre ellos por conseguir el mejor bocado, igual que nosotros. No sentí envidia de ellos.

Seguí observando…
Por allí pasaron algunos perros que, casi ahogándose con su correa al cuello, tiraban con premura de sus amos y, al final, nunca llegaban al lugar deseado, porque a pesar de seguir su instinto olfativo, cuando estaban a punto de alcanzarlo, recibían un tremendo tirón que los situaba directamente en otra dirección; me quedaba mirando cómo se alejaban tristemente hacia otro destino totalmente falto de interés y sin motivación,ni siquiera como perros vagabundos,simplemente atados a la voluntad de sus dueños.
Ya no sentí nada más que compasión.
Al fin y al cabo, creo que me alegro de ser persona…

8 comentarios:

almena dijo...

Con todo el respeto para ellos...


:)

LlunA dijo...

Animales, personas...a veces no hay gran diferencia...pero sí, me alegro de ser persona, de poder disfrutar de tantas cosas....de una libertad a veces a medias, de la calma...

Un besote

El búho rojo dijo...

Pues sí.... por que hasta ahora, es la única forma de poder leerte!!!

y no madures, no tengas ninguna prisa...

Un beso

neurotransmisores dijo...

Los perros tienen mucha dependencia de los dueños.

Enredada dijo...

Si, tenés razón...
Hay animales más libres y otros no tanto... hay gente más libre y otra encarcelada en su propio existir.
mil besos

Mandarina azul dijo...

Isabel, me he quedado pensativa después de leerte. Pero para bien, eh, no te asustes.

:)

ahhh dijo...

Sin duda, para los animales sería mucho mejor que no existiéramos, porque así podrían vivir sus vidas de la mejor manera posible, la suya.

Pero aquí estamos nosotros....

Nobska dijo...

Qué ternura! Está en muy buenas manos, y se que disfrutaran el uno del otro. Un beso a ambos.